Secciones
Síguenos en:
Secretaría de Salud reconoce 'error' en caso de mujer trans fallecida
Alejandra

Alejandra Monocuco tenía 39 años y era trabajadora sexual.

Foto:

Red Comunitaria Trans

Secretaría de Salud reconoce 'error' en caso de mujer trans fallecida

Procuraduría abrió investigación por irregularidades. Organizaciones de personas trans piden verdad.

Las secretarías de Salud, de Integración Social y de Planeación de Bogotá se pronunciaron sobre el caso de Alejandra Monocuco, la mujer trans que murió en la madrugada del pasado viernes 29 de mayo, al parecer, por negligencia.

En un comunicado conjunto, reconocieron que hubo un error en la información emitida horas después de conocerse el caso. En ese momento, la Secretaría de Salud aseguró que, a pesar de la gravedad que presentaba, no se trasladó a Alejandra a un centro médico porque una de sus acompañantes había firmado un desistimiento. 

(Le recomendamos: La historia tras la contratista encapuchada en Altos de la Estancia)

"No existió la firma de un desistimiento escrito, lo cual reconocemos como un error", se lee en el comunicado.

Juliana Salamanca, vocera de la Red Comunitaria Trans, organización que denunció el caso, rechazó la respuesta de los entes distritales. "Es muy grave que una Secretaría salga con una mentira de ese calibre", dijo.

Ante lo sucedido, el procurador General, Fernando Carrillo, informó a través de su cuenta de Twitter que ese organismo de control abrió una investigación por "los presuntos hechos irregulares que rodean la muerte de Alejandra Monocuco".

Los cuestionamientos

Alejandra vivía en el barrio Santa fe, en Bogotá. Era una mujer trans de 39 años, víctima del conflicto armado y trabajadora sexual. La Red Comunitaria Trans ha cuestionado las circunstancias en las que ocurrió su muerte, pues denuncia que hubo negligencia institucional.

En días pasados, Salamanca le relató a este diario que ese viernes "a las 12:30 a. m. a Alejandra le empezó un ahogo. La madre Lady (con quien vivía) llamó a la línea 123. La ambulancia llegó a los 50 minutos. Le tomaron la temperatura y dijeron que no tenía síntomas de covid-19, que podía ser una sobredosis".

Agregó que, "cuando la madre Lady le informó al personal de la ambulancia que Alejandra tenía VIH, ellos se retiraron. Dijeron que no era nada grave”.

Este miércoles, las secretarías del Distrito informaron que revisaron el caso. En el comunicado, explican que lo hicieron a través de una bitácora, en la cual, como ocurre en procedimientos de este tipo, todo queda grabado en tiempo real.

(Le puede interesar: Por qué denuncian negligencia en caso de la mujer trans fallecida)

En la bitácora, aclaran, "se identificó que en el caso de Alejandra Monocuco, desde la llamada a través de la cual fue reportada la emergencia, se tuvo conocimiento de la situación de VIH positivo, lo cual no se constituyó, en ningún momento, como un factor que impidiera o retrasara el despacho de las ambulancias ni del personal de salud que brindó la atención".

La Red Comunitaria Trans, sin embargo, asegura que la actitud del personal médico cambió luego de que la madre Lady les dijera que Alejandra tenía VIH. Denuncia, además, que les recomendaron no darle comida, pero no la trasladaron a un hospital. 

Al respecto, las autoridades distritales aseguran que a las 00:49 horas "se realizó una revisión minuciosa y completa, sin darse traslado a un centro asistencial, pues según se refiere en la bitácora verbal, la paciente Alejandra Monocuco se negó a ser traslada".

Esa versión fue rechazada por la organización. "Ahora salen con el cuento que Alejandra no permitió ser trasladada cuando se estaba muriendo ahogada", escribieron desde su cuenta de Twitter.

Alejandra murió 40 minutos después de que el personal médico se retirara del lugar. Las personas que la acompañaban llamaron de nuevo a la línea de emergencias. El personal de salud regresó y sobre las 2:40 a. m. se confirmó el deceso.

Sobre esa segunda atención, las secretarías del Distrito manifestaron que el personal de salud, una vez encuentra a Alejandra sin signos vitales, "activa la ruta para determinar la causa de la muerte y poder certificar su deceso".

(Lea también: El papel del activismo social en tiempos de pandemia)

Así, detalla el comunicado, "se realizó llamado al Grupo de Atención Humanizada de la Defunción de la Secretaría de Salud, que acudió al domicilio, procediendo a realizar la certificación de su fallecimiento" y "se activó el protocolo establecido para las personas fallecidas en domicilio por sospecha de covid-19"

Desde la Secretaría de Salud, ademas, "se realizó la asesoría y la articulación con el servicio de emergencia social (Casa Rosada) de la Secretaría de Integración Social para acceder al auxilio funerario".

La Red Comunitaria Trans también ha denunciado inconvenientes con el levantamiento del cuerpo. Como lo reportó este diario, de acuerdo con Juliana Salamanca, “desde las 3:30 a. m., llamamos a todas las líneas para solicitar el levantamiento. A las 9 a. m. llegó el Quinci. Embalaron el cuerpo de Aleja y les dijeron que lo tenía que recoger una funeraria”. 

A las 2 p. m., según su relato, la Secretaría de Integración social les comunicó que, para el levantamiento, “la madre Lady, que es una adulta mayor, tenía que ir a una notaría a hacer una declaración juramentada. Nosotras nos escandalizamos: es una adulta mayor, no sabemos si está contagiada y aún no sabemos si Alejandra murió por covid-19”.

Salamanca aclaró que las autoridades atendieron su llamado y, unas 15 horas después del fallecimiento, hacia las 4:50 p. m., la funeraria levantó el cuerpo. Cabe mencionar que la Secretaría de Salud explicó que las ambulancias no realizan traslado de personas fallecidas.

(Además: Víctimas LGBT son recordadas a través de una plataforma en línea)

Las autoridades explicaron que, una vez conocieron el caso, a las 6:30 a. m., la Secretaría de Integración Social, desde la Subdirección para Asuntos LBGTI, activó la ruta con Enlace Social para el apoyo fúnebre y acompañó el procedimiento notarial, así como los trámites correspondientes para la declaración de extrajuicio, pues, dicen, Alejandra no contaba con un familiar para realizar el registro de la defunción, requisito necesario para el servicio funerario.

Luego de certificar la causa de la muerte, se efectuó el protocolo para manejo, traslado y disposición de cadáveres, emitido por el Ministerio de Salud.

Sin embargo, Juliana Salamanca asegura que Alejandra sí tenía familiares. "A mí me contactaron dos allegados en Bogotá y dos hermanas que viven en Magangué (Bolívar), quienes se enteraron de la muerte de Alejandra por televisión", dijo.

Sobre el caso, también se pudo establecer que el 30 de mayo las autoridades de salud les practicaron pruebas de covid-19 a las cinco mujeres que convivían con Alejandra. De momento, no se conocen los resultados de estas muestras. Tampoco se ha establecido si Alejandra tenía coronavirus.

Alejandra

Alejandra tenía 39 años, era trabajadora sexual y tenía VIH. Murió en el barrio Santa fe.

Foto:

Red Comunitaria Trans

(Le recomendamos: Por qué organizaciones de personas trans rechazaron el ‘pico y género’ en Bogotá)

Un llamado de justicia y verdad

La Secretaría de Salud anunció que "iniciará las investigaciones disciplinarias y contractuales a que haya lugar" y "reforzará las capacitaciones al personal de salud para garantizar la aplicación correcta y constante de los enfoques de derechos, género y diferencial en toda circunstancia".

Además, el Distrito invitó a las organizaciones, colectivos y personas trans a "participar en una mesa de diálogo que permita a la administración y a la ciudad avanzar en la implementación de acciones de mejora y ajustes que garanticen los derechos de todas las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans y de todas aquellas que se autoreconozcan como diversas o no binarias".

Por su parte, en la Red Comunitaria Trans insisten en que "esto se soluciona con verdad". Dicen que, como organización, aceptan el diálogo propuesto por la Alcaldía, pero solo si hay garantías.

Además, elevan un llamado a la alcaldesa Claudia López a emitir un pronunciamiento. "Esto es transfobia institucional. Es increíble que Claudia López no diga nada. Necesitamos ver esa bitácora que (los entes distritales) mencionan. Nadie nos va a devolver a Alejandra, pero exigimos justicia, verdad y garantías de que esto no se repetirá", puntualizó Juliana Salamanca.

La Red Comunitaria Trans lidera una campaña con el hashtag '#JusticiaParaAlejandra' para obtener respuesta por parte de las autoridades. Varios sectores se han sumado, entre organizaciones de derechos humanos, políticos, personajes públicos y cientos de usuarios en redes sociales.

También se creó una petición en el sitio web de Change.org para recoger firmas, con el propósito de que "las actuaciones no se limiten a investigar los hechos ocurridos, sino también a adelantar acciones para que la Alcaldía Bogotá cuente con programas, planes o proyectos fuertes que permitan prevenir que situaciones como estas se vuelvan a presentar".

En ese espacio explican que "la muerte de Alejandra Monocuco es reflejo de la transfobia estructural a la que nos enfrentamos las mujeres trans".

"La demora, la falta de respuesta, la falta de atención a las peticiones de sus compañeras para garantizar una atención digna y la angustia y el dolor a la que se sometió a toda una comunidad son reflejo del abandono del Estado a la población trans, que ha sido marginalizada y discriminada de manera sistemática por la sociedad", se lee en la petición.

WILLIAM MORENO HERNÁNDEZ
Redactor ELTIEMPO.COM
En Twitter: @williammoher

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.