Las preguntas claves antes del divorcio

Las preguntas claves antes del divorcio

Experta propone una serie de interrogantes que debería responder de tomar esa difícil decisión.

Divorcios

Como se ha visto en otros países, especialmente China, tras la cuarentena se han disparado las solicitudes en todo el mundo, y Colombia va por ese camino.

Foto:

iStock

Por: La Nación (Argentina) - GDA
27 de junio 2020 , 09:00 p.m.

Las cosas no están bien. Está pensando en separarse, en divorciarse, en dejar la convivencia. El sexo ya no es como era antes. Las ganas de verse y estar juntos están cubiertas con la rutina, los lugares comunes, lo previsible. No hay sorpresas. No hay misterios ni enigmas por descubrir. Conoce a su otro como la palma de su mano, o eso cree, al menos. Su otro cree lo mismo, tanto que casi dejó de tener sentido preguntarse ¿qué tal?, ¿cómo estás?, porque cada uno cree que lo sabe sin preguntar. En lugar de saber, adivinan, suponen, atribuyen. Todo eso en el mejor de los casos.

También podría darse que lo que al principio eran desencuentros divertidos se han transformado en batallas campales que terminan en una vorágine violenta y desgastante. Que en lugar de generar cariño se irriten, se molesten, se ofendan. Gritos, desprecios, descalificaciones, agravios. Cualquier cosa, por más nimia que sea, dispara el arsenal habitual y se desata el infierno. No se puede aguantar más. Ya no sabe qué hacer. Inmersos en la desdicha de no sentirse deseados, esperados, acariciados se fueron deslizando hasta una situación de tal agresión que se ha vuelto insoportable. Todo es oscuro, no se ve salida por ningún lado, la separación es el mejor –y siente que el único– camino.

Y a veces lo es, aunque no es fácil tomar esa decisión. Pero dejemos eso para otra oportunidad. Ahora enfoquémonos en quienes optan por la separación buscando alivio instantáneo ante un estado de situación que tanto duele. Como quien tiene clavado un clavo en el dedo gordo del pie y lo único que quiere es que se lo saquen y se detenga el dolor de una buena vez. Separarse es un alivio. Pero a veces es transitorio porque cada uno sigue llevando el germen de lo que llevó a la desdicha.

Por eso, antes de tomar esta drástica decisión, lo invito a que se haga algunas preguntas y que piense con serenidad sus respuestas.

(Lea también: ¿Qué hacer para divorciarse si la decisión no es de mutuo acuerdo?)

Sobre el amor

Tal vez crea que el amor se acabó, como si fuera algo finito que se usa un tiempo y un día se termina, una idea del amor como algo que, mágica o misteriosamente, está o no está, viene de afuera, sucede involuntariamente, que no depende ni de usted ni de las circunstancias. ¿Sigue añorando aquella pasión arrebatada? ¿Eso es para usted “el amor”? ¿Esperaba que fuera así siempre? Si se ha reconvertido en un vínculo amoroso de compañeros de ruta, ¿eso quiere decir que se terminó el amor?

Sobre la mirada y la queja

¿A quién mira? ¿Solo al otro? Lo que le hace, lo que no. ¿Y levanta el dedo acusador mientras se queja, demanda, protesta? ¿Y dónde está usted en esa interacción? ¿Expresó sus necesidades y carencias de un modo que el otro pudo escuchar? ¿Las tiene identificadas? ¿Sabe qué le hace falta? ¿Sabe lo que precisa y espera su otro? ¿Alguna vez lo hablaron frontal y francamente? ¿Sabe exactamente qué le hace daño en la relación? Si no sabe todo esto, es probable que cambie de pareja y repita su penuria porque seguirá esperando lo que no tiene bien claro qué es.

(Le puede interesar: Infidelidad, la principal causa de separación de parejas)

Sobre el otro

Si sabe qué es lo que necesita, ¿cree que respondió a esa necesidad o tan solo esperaba que satisficiera la suya? Cuando decidió no responder a lo que necesitaba, ¿lo guio el resentimiento y la venganza? O jugaba al ¿por qué tengo que empezar yo, por qué no el otro? Si espera que sea el otro y si el otro espera que sea usted, ninguno da el primer paso y ambos se derrumban. ¿Importa tanto quién empieza? ¿Es acaso el empezar un indicio de rendición? Si fuera así, ¿son enemigos? ¿Cuál es la guerra?

Sobre las expectativas

La cultura hace que se espere demasiado, que uno se crea el cuento de las perdices. ¿Cuáles eran o son sus expectativas de la convivencia? ¿Esperaba la felicidad rotunda, definitiva y eterna? ¿Cree que son expectativas realistas? ¿Cuál es su modelo de pareja? ¿Conoce a alguien que lo ejercite?

Cuando no se siente feliz deja de ver lo que está bien, lo que se fue construyendo y funciona y solo tiene encima la nube negra de lo que está mal y todo es negro y oscuro

Sobre el sesgo emocional

Uno ve lo que sus emociones le permiten ver y cuando son fuertes lo son tanto que no se advierte que uno está siendo sujeto de ellas. Es trágico porque uno no ve que no ve. Cuando no se siente feliz deja de ver lo que está bien, lo que se fue construyendo y funciona y solo tiene encima la nube negra de lo que está mal y todo es negro y oscuro. La pregunta sería: ¿ve lo que hay o ve lo que le dictan sus frustraciones? ¿Puede ver lo que está bien entre ustedes (familia, hijos, ideología, formas de ver el mundo, etc), lo que fueron construyendo y tejiendo juntos? Si hace el esfuerzo de enfocarse también en eso tendrá una posibilidad más realista de tomar una decisión.

(Lea además: En las causales de divorcio urge una mirada de género)

Sobre el futuro

A la hora de esperar alivio no suele considerarse todo lo que se perdería. ¿Tiene claro cómo seguiría su vida respecto a hijos, manejo del dinero y recursos, vida cotidiana -limpieza, alimentos, ropa, trámites-, familia, amigos, trabajo? ¿Está dispuesto/a a ocuparse de todas las cosas de las que se ocupa el otro? ¿Cómo tiene pensado manejarlo con los hijos?

Sobre la soledad

Esta puede ser un alivio, pero también puede volverse un peso insoportable que lo lleve a buscar rápidamente otra pareja y repetir la desdicha. ¿Se ve viviendo en soledad o correrá a buscar a alguien que la compense? Y si lleva su vulnerabilidad y fragilidad encima, si sus expectativas sobre el amor y la convivencia siguen igual de irreales, ¿cómo saber si un nuevo amor será mejor que el otro que dejó?

Sobre la felicidad

Una vez superado el alivio de la presencia de su otro, ¿seguro se va a sentir feliz? ¿Seguro que su infelicidad era una consecuencia de estar con un otro equivocado? ¿No será que tiene que ver con logros propios no alcanzados, con pasiones no desarrolladas, con sentidos en la vida que no pudo encontrar? Yo sé que cada una de las preguntas abre archivos en los que no es fácil meterse. No lo haga en soledad o solo introspectivamente. Si no tiene con quién hablar y revisar cada uno de estos puntos, está bien hacerlo por escrito. Antes de separarse, tómese el trabajo de ver todo esto. Si lo puede hacer junto con su pareja, mejor. Tal vez decidan que separarse es lo mejor o descubran que hay cosas que no entendieron, y se elijan nuevamente.

LA NACIÓN (Argentina) - GDA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.