Diccionario práctico para sobrevivir en la era del amor por WhatsApp

Diccionario práctico para sobrevivir en la era del amor por WhatsApp

Las nuevas tecnologías han creado pautas de comportamiento inéditas en las relaciones de pareja.

Relaciones de pareja

La tecnología impone nuevos códigos de relacionamiento en el ámbito amoroso.

Foto:

iStock

Por: Julia Alegre Barrientos
07 de abril 2019 , 06:18 p.m.

Las redes sociales y los dispositivos electrónicos imponen nuevos códigos de relacionamiento, sobre todo en términos amorosos, que distan mucho de lo que conocíamos hace años. Son pautas de comportamiento ligadas a la inmediatez de la información —y de las respuestas— y la presencialidad inexistente que, a veces, son complicadas de comprender y gestionar.

Este es el manual definitivo para no perderse en el universo de las parejas en tiempos de la digitalización extrema.

‘Ghosting’

Es el término que ha irrumpido con más fuerza y la actitud más extendida de todas. Una investigación de 2018, realizada por Rebecca B. Koessler de la Universidad de Ontario, Canadá, concluyó que más del 70 por ciento de las personas lo han padecido y casi dos tercios lo han generado.

En términos simples, se trata de la táctica de la desaparición ejercida en el entorno digital. De ahí su nombre: ‘ghosting’ se desprende de la palabra anglosajona ‘ghost’, que en español se traduce como fantasma. Sucede mayoritariamente en el contexto de las relaciones amorosas, pero puede ocurrir en cualquier otro ámbito (familiar, de amistad e, incluso, a nivel profesional).

Aquella persona que mostraba interés por otra corta de forma abrupta toda comunicación, sin dar ninguna explicación sobre los motivos y beneficiándose de una impunidad total que en el mundo analógico sería imposible. Comprende desde dejar de contestar los mensajes y dejar en visto hasta bloquear de todas las redes sociales al otro.

La estrategia, obviamente, es un éxito en términos de cumplir su objetivo para quien la ejecuta. El problema es para quien lo padece. Varios estudios coinciden en que este comportamiento tiene consecuencias muy dolorosas, comparable a la crueldad emocional, porque no hay cierre ni posibilidad de luto ante la pérdida, sino la incertidumbre y el cuestionamiento constante de qué habrá pasado.

Para la psicóloga clínica y experta en relaciones Wendy Walsh, existen diferentes niveles de desaparición, explicó a ‘The New York Times’. No contestar inmediatamente a los mensajes o 'e-mails' y esperar cierto tiempo para hacerlo es lo que ella denomina desaparición de pesos ligeros. Luego, están los pesos medianos, que implica evitar a la otra persona, pero se mantiene un contacto esporádico. Finalmente, identifica la de pesos completos: “Cuando has establecido una relación sexual y la abandonas, lo que deja completamente confundida a la otra persona”.

‘Orbiting’

La revista ‘Men’s Health’ lo define como “el nuevo ‘ghosting’ ”, aunque le agrega un mayor grado de crueldad emocional por su trasfondo desestabilizador.

Esta práctica de reciente aparición, que se traduce como orbitar, mantiene la lógica del ‘ghosting’, es decir, unilateralmente, uno de los implicados decide desaparecerse de la vida del otro –de forma progresiva o más radical– sin dar explicaciones. Sin embargo, y ahí está la paradoja, continúa haciéndose presente en el mundo digital del otro por medio de los ‘likes’ en sus publicaciones, comentarios ambiguos en sus fotografías y viendo todas sus historias en Instagram o Snapchat.

“El fenómeno te mantiene suficientemente cerca del otro para observarle, pero suficientemente lejos para nunca tener que hablar”, lo define la columnista Anna Iovine, una de las primeras personas en acuñar el ‘orbiting’ y analizar su impacto. “Se trata de tener un pie adentro y el otro pie afuera. Una manera de decir: ‘Mira, todavía estoy aquí’, pero sin tener que estar dentro de una relación. Deja la puerta abierta en caso de querer retomar la relación otra vez”, explica Persia Lawson, experta en relaciones, en entrevista con la BBC.

Este tipo de comportamiento es confuso y genera inestabilidad emocional para quien lo sufre, porque lo que parece un intento de volver a retomar la relación que se mantenía con anterioridad, en realidad, no lo es. La persona que lo ejerce, finalmente, ignora todos los intentos del otro de entablar un contacto significativo y permanente.

La recomendación de los expertos es bloquear al que orbita de todas las redes sociales y no permitirle ser observador de una vida de la que no quiere formar parte.

Una manera de decir: ‘Mira, todavía estoy aquí’, pero sin tener que estar dentro de una relación. Deja la puerta abierta en caso de querer retomar la relación otra vez

‘Slow fade’

Es una versión moderada y progresiva del ‘ghosting’. Una desaparición ‘más sutil’. Se conoce así al acto de ir evaporándose de la vida digital del otro poco a poco, contestando cada vez menos a los mensajes o de forma más tajante, con monosílabos, haciendo evidente con esa actitud que algo ha cambiado en la relación, pero negando el hecho. Esta técnica está tan extendida que, incluso, existe una aplicación que hace el trabajo sucio por ti. ‘Ghostbot’, como se llama, responde de forma automática a los mensajes que se reciben de esa persona con la que se quiere romper el contacto con otros cada vez más impersonales y vagos. Así, hasta que la ‘víctima’ deja de escribir, bien por cansancio, bien por la frialdad recurrente en las respuestas.

Los expertos coinciden en que el ‘slow fade’ genera ansiedad y frustración en los destinatarios, porque desconocen los motivos por los que la otra persona se está distanciando cada vez más y más. Generalmente, quien lo ejecuta no explica los motivos que han llevado al enfriamiento de la relación, solo ocurre.

Más actitudes que hay que evitar

‘Breadcrumbing’

Es la eterna espera. Se trata de mantener al otro con la expectativa constante de que algo va a pasar, por medio de mensajes y haciéndose presente en las redes sociales del otro, pero ese interés jamás se concreta en la vida real. La persona que lo practica alimenta la ilusión en el escenario virtual, pero no hay una intención de llevar ese flirteo al mundo analógico.

‘Benching’

Básicamente, cuando alguien te mantiene en el banquillo por si todo lo demás falla. La persona en cuestión aparece cuando quiere y desaparece cuando le viene bien, pero mantiene un contacto permanente por la vía digital, que hace creer al otro que hay un interés mutuo. Esporádicamente se concretan encuentros presenciales que avivan esa esperanza, pero, en general, nunca se materializará en una relación amorosa formal. Conclusión: eres el segundo plato.

JULIA ALEGRE BARRIENTOS
Redacción Domingo

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.