Cerrar
Cerrar
Natalia Ponce de León se convierte en Kaia, una superheroína feminista
Natalia Ponce de León se convierte en 'Kaia', la superheroína de un cómic

La historia arranca con el ataque que sufrió Ponce de León.

Foto:

Cortesía Natalia Ponce de Leon foundation

Natalia Ponce de León se convierte en Kaia, una superheroína feminista

La historia arranca con el ataque que sufrió Ponce de León.

El cómic narra el viaje de autodescubrimiento y perdón que emprendió tras el ataque con ácido. 

El concepto de superhéroe se ha ido transformando con la popularidad de estas figuras en películas, series y por supuesto cómics. Pero, en la mayoría de los casos, son personas que dedican su vida a proteger y salvar a los demás. 

En esa definición entra, sin duda, Natalia Ponce de León, quien después de haber sido víctima de un ataque con agente químico, se ha concentrado en acompañar y guiar a otras personas que también han atravesado por esta situación. 

Ahora, en las páginas de un cómic, se convierte en Kaia, una superheroína colombiana. ¿Sus poderes? La resiliencia, la conciencia y su conexión con la naturaleza.

En el libro 'Kaia: despertando en lo profundo', presentado en la Muestra Internacional Documental de Bogotá, envía un mensaje poderoso a través de un formato que mezcla la ilustración con la realidad virtual. 

"El comic cuenta todo el proceso de mi renacimiento a través de un guía espiritual, que en este caso es una boa en el Amazonas y la serpiente representa ese proceso del cambio de piel, para dejar atrás toda esa rabia, ira y el odio y renacer como Kaia", explica Ponce de León.

El origen de una heroína colombiana

Escogí a Natalia porque su historia es similar a la de superhéroes como Superman, Batman o Spiderman, quienes se transforman después de experimentar una tragedia

Ram Devineni es el fundador de la casa de medios estadounidense Rattapallax (encargada de desarrollar la historieta) y a través de los cómics -a los que les añade un fuerte componente de realidad virtual- se ha dedicado a crear historias de mujeres sobrevivientes de todo tipo de violencias machistas.

Priya’s Shakti,
su primer proyecto, surgió tras la horrible violación en grupo ocurrida en un autobús de Nueva Delhi, India, en 2012. Priya, la superheroína de esta historia, es una joven superviviente de una violación y gracias a su poder de persuasión, es capaz de motivar a la gente para que cambie. El éxito de la historia le valió el reconocimiento como ‘Campeón de la equidad de género’ por ONU Mujeres

Devineni conoció a Natalia Ponce de León en el lanzamiento del capítulo dos de Priya’s Shakti, donde la heroína une fuerzas con víctimas de ataques con ácido. Ahí encontró la inspiración para crear a su próxima protagonista.

"Escogí a Natalia porque su historia es similar a la de superhéroes como Superman, Batman o Spiderman, quienes se transforman después de experimentar una tragedia. Es similar en los casos de víctimas de ataques con agente químico o violencia de género. En primera instancia son una víctima, mientras entienden lo que les sucedió, después ocurre esta transformación en la que se convierten en sobrevivientes, y está el tercer paso en el que se convierten en héroes y empiezan a transformar la sociedad", explica el fundador de Rattapallax.

Y eso se evidencia en el comic, pues le dedican viñetas a las banderas que tomó Natalia para modificar la ley colombiana y aumentar las penas a los agresores con ácido.

El trabajo detrás del cómic

El equipo que desarrolló el cómic 'Kaia: despertar en lo profundo'. Ram Devineni, Natalia Ponce de León, Melanconnie, Laura Velandia y Faebian Ceruleo.

Foto:

Cortesía Natalia Ponce de Leon foundation

La historia de 'Kaia: despertando en lo profundo' comienza después del ataque, cuando Natalia se sumerge en un abismo de depresión y dolor constante, que la lleva a conectar con el reino espiritual, un mundo habitado por una serpiente boa gigantesca con el poder de sanar o destruir.

Cuando está lista, Natalia vuelve de este mundo transformada en Kaia, una fuerza fantástica infundida con la esencia sanadora de la naturaleza.

El equipo creativo, conformado por Melanconnie, Laura Velandia y Faebian Cerule, se encargó de desarrollar el personaje, los paisajes, y definir todo el universo del cómic. Este trabajo colaborativo les tomó cerca de dos años.

Melanconnie, líder del proyecto, cuenta que desde el principio tuvieron claro que era importante manejar con una sensibilidad particular el tema y que la cosmogonía sería una parte fundamental del viaje de la heroína.

Por eso, se embarcaron en un viaje hacia la Amazonia, un lugar poderoso y místico, que se convirtió en el escenario perfecto para que la protagonista se reencontrara. 

"Cuando empezamos a hablar de este cómic y esta superheroína completamente colombiana, escogimos lugares muy representativos para tomar la inspiración y crear el mundo de Kaia. Todo lo que tuviera que ver con el proceso de sanación y la reconexión a través de la naturaleza", cuenta Melanconnie.

Lo que buscamos con el cómic es sensibilizar, educar, prevenir acerca de estas violencias basadas en género a través del arte, de la literatura y la tecnología

Por eso, el personaje de la boa también tiene una fuerte conexión con la cosmogonía indígena -revela la escritora Laura Velandia- especialmente con el mito Chibcha de Bachué, quien después de poblar la tierra regresa al agua para convertirse en una serpiente.

Sobre el proceso de escritura, Velandia dice que tuvo una fuerte influencia de la literatura latinoamericana, pero lo que más enriqueció la construcción del relato fue contar con la participación activa de la fuente principal: Natalia Ponce de Léon.

En la experiencia de cocreación, el equipo creativo conectó a un nivel personal con esta historia, pues “todos hemos sufrido violencia de género”, dijo Melanconnie.

Así, también llegaron al acuerdo de no darle protagonismo al victimario, ya que “esta es la historia de lo que hizo Natalia con su vida. No sobre él”.

“Hablamos mucho sobre el perdón y no necesariamente hacia el victimario, sino en el perdón a sí mismo. Creo que ese es uno de los mensajes más importantes del cómic: que no es necesario perdonar al victimario para poder seguir adelante, sino el entendimiento de uno mismo dentro de la recuperación”, afirmó la escritora.

Ambas afirman que esto las motivó a no enfocarse en el ataque, ni el suceso traumático, sino a poner el foco en que “la víctima es mucho más que eso”.

“Lo que buscamos con el cómic es sensibilizar, educar, prevenir acerca de estas violencias basadas en género a través del arte, de la literatura y la tecnología”, afirma Natalia.

De ahí la incorporación de la realidad aumentada, que en este caso es usada para enriquecer la experiencia de lectura y darle visibilidad a las historias de sobrevivientes de ataques con ácido.

"Cuando escaneas las páginas ves a Natalia y otras historias reales que cobran vida. Con esto queremos llegar especialmente a los adolescentes, que en tiempos como los actuales esperan este tipo de cosas", señala Ram.

La historia de Natalia Ponce de León

A través de la historia envían un mensaje sobre el poder del perdón y del reencuentro con uno mismo.

Foto:

Cortesía Natalia Ponce de Leon foundation

El 27 de marzo del 2014, Natalia fue víctima de un ataque con ácido y tras 37 cirugías reconstructivas en su rostro y cuerpo, tomó la decisión de que quería dedicar su vida a la defensa y promoción de los derechos humanos de las víctimas de ataques con agentes químicos.

Por eso, en 2015, se creó la fundación que lleva su nombre para asesorar a las víctimas de este tipo de ataques sobre sus derechos y promover su cumplimiento.

Para 2016 impulsó la Ley 1773 de 2016, llamada Ley Natalia Ponce, la cual aumentó las penas por este delito.

Tras este suceso, la joven bogotana se ha dedicado a entender el poder de su mente en el proceso de sanación.

“Yo he entendido qué es la verdadera belleza, que no son las medidas 90, 60, 90, por ejemplo. Lo que queremos mostrar, en el cómic, y yo con mis charlas y el libro, es que cada uno se enamore de su ser, se respete, se valore, se ame por lo que es”, apuntó.

Natalia también ha redefinido lo que es el perdón, como un poder que ha enfocado en sí misma.

“El viaje de la vida se va muy rápido. Entonces cargar una maleta llena de piedras y del peso del odio no vale la pena. Yo he entendido que el perdón también es haberme dado la oportunidad de ser feliz, de no vivir como una víctima, sino al contrario de abrazar la adversidad y salir victoriosa de ella”.

El cómic fue coproducido por la Fundación Natalia Ponce de León y la casa de medios estadounidense Rattapallax, con apoyo de la Embajada de Estados Unidos en Colombia.

Está disponible para descarga gratuita en www.fundacionnataliaponcedeleon.org, www.powerofpriya.com y en iBooks. Además, estará en exposición en la Cinemateca Distrital de Bogotá hasta el 13 de enero del 2023.

Más noticias

Los súper alimentos recomendados para frenar el envejecimiento

Uñas acrílicas: ¿cuáles son los pros y contras de esta técnica?

Cinco consejos sencillos para que su imagen personal sea la escalera al éxito

LAURA ALEJANDRA ALBARRACÍN RESTREPO
EN TWITTER: @_AlejaA15

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.