‘Es un renacimiento artístico en Colombia’: Esteban Cortázar

‘Es un renacimiento artístico en Colombia’: Esteban Cortázar

El reconocido diseñador prepara una nueva colección junto al Éxito que saldrá en abril de este año.

diseñador colombiano Esteban Cortázar

Cortázar ha mantenido su vínculo con Colombia y, esta vez, uno de los motivos que lo hizo regresar al país, fue unirse a la Gala Volar más Alto de la Universidad Jorge Tadeo Lozano,

Foto:

Carlos Ortega - EL TIEMPO

Por: Adrián David Osorio Ramírez
14 de enero 2020 , 11:32 a.m.

Por varios años fue conocido como ‘el niño genio de la moda’; sin embargo, Esteban Cortázar (Bogotá, 1984) ya no es el niño que vivía rodeado de arte y modelos en Miami, pero a sus 35 años sí es cierto que sigue siendo un genio de la moda.

Su talento, su esfuerzo y su don único para lograr buenos contactos lo han llevado a posicionarse como uno de los diseñadores colombianos más conocidos a nivel mundial.

A los 17 años presentó su primera colección en Nueva York, a los 18 tuvo a la supermodelo Naomi Campbell modelando uno de sus diseños, a los 23 fue fichado como director creativo de la casa Emanuel Ungaro, lo cual lo llevó a vivir en París; dos años después renunció a la casa de moda y a los 28 revivió su marca homónima.

Con más de 18 años en la industria, Esteban Cortázar sigue trabajando por dejar el nombre de Colombia en alto. Por eso desde su estudio en París, el diseñador habló con EL TIEMPO sobre sus primeros años en la moda y su proyecto con el Éxito, que será lanzado en abril.

¿Cómo fue ese primer desfile que organizó en su colegio en Florida?

Después de estar viendo tanto sobre Gianni Versace, Todd Oldhman y tantas personas que estaban llegando a Miami en esa época a hacer fotografía, todas las supermodelos, artistas y celebridades como Madonna, cuando anunciaron un show de talentos en mi colegio yo decidí imitar un poco lo que estaba viendo a mi alrededor a través de un desfile. Les enseñé a las niñas cómo caminar y tratar de imitar lo que estaba viendo en las revistas y mi alrededor en South Beach. Las prendas las creé en mi casa, era la forma en la que jugaba después del colegio. Sin ningún plan, totalmente espontáneo, como si fuera otro juego más.

Después de tomar la decisión de abandonar Ungaro, regresó con su marca homónima. ¿Cómo fue ese reencuentro con Esteban Cortázar?

Yo creo que ese es un proceso que continúa siempre. Todavía estoy encontrándome a mí mismo y uno va evolucionando dependiendo de cómo la vida lo va llevando. Ungaro me trajo aquí a París y estuve dos años con ellos, dos de los mejores años de mi vida. Y de ahí decidí quedarme en París y relanzar la marca.

El regreso fue en 2012 a través de una colaboración exclusiva con Net a Porter, ellos fueron los que me volvieron a lanzar y desde ese momento empecé a desarrollar más la marca, a abrir la distribución, a llegar a más tiendas y a direccionar el rumbo de lo que es Esteban Cortázar.

¿Y Esteban Cortázar como marca qué significa para usted?

Yo lo veo hoy más que nunca como una gran plataforma de expresión creativa para mí, pero también una plataforma para ser una marca pionera en celebrar la cultura latina y de donde vengo.

Ha sido una forma para mezclar mi amor por la sofisticación, que he vivido aquí en Francia, pero también mi amor por la sensualidad, el color y el optimismo que tenemos los latinos, y mezclar esos dos mundos ha sido el ADN de la marca.
Entre más pasan los años más inyecto la parte latina y también trabajo mucho más para poner el nombre de Colombia en alto en el mundo.

Cuando comenzó su carrera, ¿recuerda algún diseñador colombiano que tuviera como referente?

Sí. Crecí viendo a Silvia Tcherassi, a quien respeto desde que soy chiquito. Y crecí en Miami, donde ella tenía su tienda. Hernán Zajar también es un gran amigo mío y de mi familia. Es alguien a quien siempre he admirado.

Esteban Cortázar

Esteban Cortázar al finalizar su desfile en la semana de la moda de París.

Foto:

Bertrand Guay / AFP

¿Nunca le tuvo miedo al fracaso?
Claro, he pasado por muchas épocas así y nunca paran, esta es una industria que está evolucionando y uno siempre tiene que estar en frente de qué es lo que quiere decir y qué quiere hacer, sin miedo al cambio.

Llevo en esto casi 20 años; entonces ya me conozco un poco la historia de lo que es sentir cuando las cosas no están yendo bien. Es simplemente parte del aprendizaje y lo mejor es no verlo como fracaso sino como oportunidad.

¿Podría recordar el momento más feliz y el momento más triste que le ha dado la industria de la moda?

Creo que ha habido varios. Momentos felices, demasiados como para escoger uno. Por ejemplo, mi primer desfile en Nueva York a los 17 años fue uno de los mejores momentos, de sentir libertad, no tenía nada que perder, lo estaba haciendo por puro amor.

Obviamente venir a París y estar en Ungaro fue tanto una de las mejores épocas de mi vida como una de las más difíciles porque cuando me tuve que ir de ahí me tocó tomar una decisión complicada, y la tomé más que todo por mi integridad, sabía que iba a tener consecuencias y que no iba a llegar otra oportunidad así como esta tan rápido.

Llevo en esto casi 20 años, entonces ya me conozco un poco la historia de lo que es sentir cuando las cosas no están yendo bien.
Es simplemente parte del aprendizaje

¿Cuál ha sido el reto más grande con su marca propia?

El reto más grande es navegar los cambios que están pasando en el mundo y cómo eso tiene que ver con la forma en la que la marca va creciendo.

Yo creo que el mundo y la industria de la moda están cambiando en una rapidez en donde uno se tiene que adaptar a los cambios, pero manteniendo su integridad y lo que uno es como esencia. Esa es la parte grande de todo lo que implica llevar un negocio. Que si se está vendiendo bien, cómo comunicamos, qué es lo que queremos decir, cuál es el mensaje. Es como navegar el mundo a través de una plataforma de moda y saber cómo voy a usar esa plataforma para cosas que van más allá de la moda.

¿Cómo logra reinventarse en cada colección?
Trato de ser lo más instintivo posible y seguir mi corazón. Soy una persona a la que le gusta colaborar también, me gusta oír a otros y ser influenciado por personas a las que respeto. No me gusta que todo venga de mí y de lo que yo quiero. Eso me ayuda mucho a reinventar diferentes momentos para la marca.

Y lo hago muy espontáneamente. Me inspiro mucho de mis propias experiencias, de lo que voy viviendo día a día, de las personas que están a mi alrededor, de las conversaciones que tengo, lo que leo, veo y escucho.

Y también se trata de no tenerle miedo a que hay gente a la que le gusta lo que hago y otra a la que no, y así es el mundo. Obviamente a uno le gusta que a la gente le guste, pero desde que tengo 17 años estoy expuesto a buenas y malas críticas.

¿Cómo es la mujer para la que diseña?
No pienso en una, pienso en muchas, porque tengo muchos tipos de mujeres en mi vida. Pensar que un vestido le puede gustar a una niña en Japón, como a una niña americana, como a una niña en Cali, el mismo vestido se puede adaptar a diferentes cuerpos, culturas y estéticas. No me gusta encasillarme diciendo que ‘yo solo diseño para este tipo de mujer’, que es lo que normalmente la moda y el mundo nos enseña. No creo mucho en esa forma de hacerlo.

Ha vestido a muchas de las grandes personalidades del mundo ¿quién le falta por vestir?
Desde chiquito tengo el sueño de vestir a Jennifer López.

Como colombiano y como diseñador radicado en París, ¿cómo percibe el mundo el diseño colombiano actual?

Me parece que, en general, Colombia a nivel creativo y artístico está teniendo un momento magnífico, lo cual está haciendo que la gente vea al país con otros ojos. Hay una nueva generación que está creando cosas muy buenas a nivel local, pero también a nivel internacional.

Ya no está ese obstáculo, que alguna vez existió, de que las cosas que se hacían en Colombia se quedaban superlocales, porque con las redes sociales y la forma como nos comunicamos ya hay talento que se puede convertir en un hit mundial. Y me encanta que eso esté pasando en Colombia. No solamente en la moda, en el cine, en el arte, en la música. Es un momento de renacimiento en Colombia a nivel artístico.

¿Qué comentarios recibe de otros diseñadores extranjeros sobre la moda colombiana?

Más que todo, escucho de lo mucho que la gente quiere ir a Colombia a descubrir el país y a descubrir un lugar que por mucho tiempo vivió momentos muy oscuros, y que no se han acabado del todo, pero sí existe la forma de ver Colombia con menos miedo a la violencia, con más color y con más entusiasmo.

Yo crecí fuera de Colombia y he visto esa evolución del interés que tiene la gente hacia el país, no solamente para ir sino para hacer cosas con colombianos.

¿Qué diseñadores colombianos resalta en este momento?

Hace poco conocí a Laura Laurens, que está haciendo un trabajo magnífico y está trabajando mucho con la comunidad embera, con la comunidad de transexuales y está haciendo proyectos espectaculares. Ella me impactó mucho no solo a nivel creativo, sino socialmente.

Alguien como Paula Mendoza, que está haciendo proyectos divinos como Looking for the Masters, también con las comunidades indígenas y de artesanos.
A los chicos de Leal Daccarett los respeto porque tienen una identidad y están creando su propia historia. Y como ellos hay varios, es muy emocionante ver que cada uno tiene su lugar.

Diseños de Esteban Cortázar

Los rosas empolvados marcaron el inicio del desfile de la colección Spring 2019 ready-to-wear del colombiano Esteban Cortázar.

Foto:

Reuters

¿Qué cree usted que le falta a la moda colombiana?

Antes yo decía muchas cosas que me parecían que le faltaban a la moda colombiana. Hoy en día no estoy enfocado en lo que falta, sino en lo que tiene y lo que ya hay. Es muy fácil decir ‘es que falta esto o lo otro’, en vez de celebrar lo que sí hay y la forma en la que ha podido evolucionar.

Entonces, yo prefiero decir que estoy muy orgulloso de todos los talentos que han podido mostrar, desarrollar y comunicar su historia, y sé lo difícil que es. Esta es una industria complicada.

Hablando de la evolución y de las nuevas tendencias de la industria de la moda –como la moda sostenible y las prendas ‘gender-less’–, ¿cómo está trabajando su marca en esta dirección?

Ya he estado incluyendo mucho lo que es ropa de hombre en mis colecciones, y en mis castings siempre he sido un gran amante de la diversidad en la forma en cómo celebro distintos tipos de looks, estéticas y cuerpos. Eso siempre me ha encantado. Lo ideal es que en algún momento ya no sea ni siquiera una conversación, sino que sea algo normal.

¿En qué está trabajando actualmente?

Ahora estoy trabajando en un proyecto muy especial con el Éxito, después de 10 años del primer proyecto con ellos. Es un proyecto que va a cambiar muchas cosas para lo positivo, para una compañía como esta, los estoy empujando a pensar diferente en muchas maneras, porque aunque es de moda, está construido en torno a un mensaje profundo de lo que significa bienestar para mí, por lo cual está muy basado en el tema de sostenibilidad, inclusión, diversidad y tolerancia. Ese es el mensaje que quiero dar a través de esta colección.

Pronto vamos a lanzar un casting nacional digital buscando talentos por todo el país: personas de todos los tamaños, colores, géneros para crear una campaña con gente de todo el país. El proyecto sale en abril y estoy feliz porque me va a llevar más a Colombia.

ADRIÁN DAVID OSORIO RAMÍREZ
ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO@adriianosoriio

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.