‘Si ser feminista es respetar los derechos y la igualdad, lo soy’

‘Si ser feminista es respetar los derechos y la igualdad, lo soy’

La embajadora de género, paz y seguridad de la Unión Europea, Mara Marinaki, habló con EL TIEMPO.

Mara Marinaki

Marinaki se reunirá con mujeres para conocer su experiencia en el posconflicto.

Foto:

Claudia Rubio. EL TIEMPO

Por: CAMILA BERNAL
25 de febrero 2019 , 09:50 p.m.

La embajadora en temas de mujeres, paz y seguridad de la Unión Europea (UE), Mara Marinaki, llegó este lunes a nuestro país. La visita de la alta funcionaria de la UE, la primera en ocupar este cargo, creado en 2015, se da como parte de la labor que adelanta esa organización en torno a la participación de las mujeres en el posconflicto en Colombia y a la implementación de la Resolución 1325, emitida por las Naciones Unidas, en la región.

Dicho documento respalda e incentiva la participación de las mujeres en la superación de los conflictos armados y el mantenimiento de la paz, y busca que se garanticen medidas de protección y respeto por los derechos de las mujeres y las niñas.

La labor de la embajadora durante los tres días de su visita consistirá en conocer de primera mano la situación de las mujeres en la implementación de los acuerdos de paz para, en el futuro, construir el plan de acción para el seguimiento y monitoreo de la resolución en Colombia.

A su llegada, EL TIEMPO habló con ella.

¿Se define como feminista?

Si ser feminista es ser alguien que respeta los derechos humanos y la igualdad entre hombres y mujeres, entonces sí. Soy una feminista.

¿Cómo percibe el rol de la mujer en Colombia?

Las colombianas han sentado grandes ejemplos y son motivo de orgullo en cuanto a lo que han logrado en el contexto del proceso de paz y de finalización de una guerra tan longeva. Han probado su valor y han demostrado que podían hacer parte de los diálogos de paz, y que en la implementación es aún más importante trabajar en torno a la inclusión.

En este sentido, que el 50 por ciento de los ministerios actuales estén conformados por mujeres hace que Colombia sea un ejemplo para otras sociedades y sienta muy altos estándares para el resto del mundo. Ahora tienen el gran reto de que los acuerdos se conviertan en realidad y que todas estas iniciativas e intenciones se conviertan en compromisos a largo plazo.

Mara Marinaki

La Resolución 1325 de Naciones Unidas respalda e incentiva la participación de las mujeres en la superación de los conflictos armados y el mantenimiento de la paz.

Foto:

Claudia Rubio. EL TIEMPO

¿Cree que debe mantenerse esa participación femenina en el Gobierno, como lo establecen leyes como la Ley de Cuotas?

La Ley de Cuotas establece un 30 por ciento de participación de las mujeres en los cargos públicos. Si hablamos de equidad e igualdad, hablar del 30 por ciento no es suficiente. Sin embargo, es un buen primer paso hacia la dirección correcta. Que el 50 por ciento de los ministerios estén liderados por mujeres (8 de 16) significa que han dado un paso más allá de lo establecido.

En un mundo ideal no deberían existir ‘cuotas’ de hombres y mujeres, pero como no vivimos en un mundo ideal, comenzar con el 30 por ciento no es malo. La misma sociedad definirá cuándo es necesario levantar esos estándares. Una vez logremos cierto balance, como una premisa general, los casos individuales se regularán automáticamente.

¿No hace más grande la desigualdad el hecho de crear políticas públicas dirigidas especialmente a las mujeres?

Depende. Cuando se trata de proteger derechos y obligaciones en torno a los hijos, estoy de acuerdo con que se creen estas políticas porque gracias a ellas las madres son protegidas. Pero en cuanto a lo demás, pienso que cuando una mujer tiene muchos tratamientos especiales se puede volver algo contraproducente. Entiendo que necesitamos mantener el balance y protegerlas, pero no podemos irnos al extremo. De ser así, en el futuro, por ejemplo, no las van a ver como un candidato óptimo para una posición laboral, porque el empleador sabrá que tendrá más problemas que soluciones si contrata a una mujer.

¿Cuál debe ser el papel de la mujer colombiana en el posconflicto?


Así como fueron parte de la solución, deben ser parte de la implementación y, más importante aún, su voto debe tener el mismo peso en los procesos de toma de decisiones que tengan que ver con la paz. Ellas también deben hacerse cargo de áreas y competencias específicas y participar de manera equitativa en la forma en la que las decisiones se pongan en marcha. Deben ser parte de todos los mecanismos establecidos en los acuerdos, deben ser escuchadas y respetadas en cada proceso que lleven a que estas decisiones se conviertan en realidad.

Varios países de la región han registrado casos de violencia extrema a las mujeres. ¿Hay algo que está mal en general o son casos aislados? ¿Cómo lo percibe?

Cualquier comportamiento en contra de las mujeres que vaya más allá de un caso individual refleja la realidad de la sociedad. Los feminicidios no son solo un fenómeno de Latinoamérica; sin embargo, aquí hay grandes estadísticas del tema. Es necesario que cada sociedad evalúe las formas tradicionales de tratar a las mujeres, lo que se está haciendo en materia de educación, de inclusión. Si el Gobierno actuara en esos puntos no tendríamos estos casos horrorosos en Latinoamérica.

El movimiento #NiUnaMenos refleja las realidades sociales que necesitan ser dejadas atrás para cambiar los patrones de comportamiento y hacer una diferencia real. Estos cambios deben ser hechos desde la niñez, la educación y la familia. La forma en la que los padres se traten a sí mismos y traten a sus hijos hará una diferencia a la hora de eliminar los feminicidios. La Unión Europea está muy comprometida con eso y hacemos todo lo posible por combatir esta problemática.

¿Qué país pondría como referente en materia de igualdad y protección de derechos?


Nadie es perfecto, pero todos trabajan por la protección de los derechos humanos y porque sus ciudadanos tengan éxito y sean prósperos. Si hablamos de la Unión Europea, podría decir que sus 28 países miembros tienen tanto elementos positivos como debilidades. Incluso, los más avanzados en esas áreas, como Suecia o Finlandia, tienen elementos por mejorar.

CAMILA BERNAL
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.