América Latina necesita más mujeres para crecer económicamente

América Latina necesita más mujeres para crecer económicamente

Su incorporación al mercado laboral solucionaría el estancamiento económico que vive Latinoamérica.

Mujeres

En la inauguración de la Conferencia Regional de la Mujer de América Latina y el Caribe en Santiago (Chile).

Foto:

Efe

Por: Efe, Santiago de Chile
31 de enero 2020 , 03:10 p.m.

El estancamiento económico que sufre Latinoamérica y su repercusión en el gasto social de los países pone en peligro los avances que ha hecho la región en materia de igualdad de género, alertó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

"La región está creciendo menos, a la vez que se incrementan las desigualdades y la pobreza aumenta. Todo esto plantea una situación compleja en lo que respecta al gasto social y, sobre todo, a las políticas que repercuten en la vida de las mujeres", dijo la secretaria ejecutiva del organismo de la ONU, Alicia Bárcena.

La región latinoamericana creció solo un 0,1 % el año pasado, lastrada principalmente por la situación de sus tres grandes economías: México, Brasil y Argentina. Las proyecciones de crecimiento para este año, si bien mejoran con respecto a las cifras de 2019, no son muy prometedoras.

La Cepal estima que el crecimiento en Latinoamérica podría llegar hasta el 1,3 %, lo que situaría al período 2014-2020 como el de menor crecimiento para la región en las últimas siete décadas. "Casi todos los países están bajo tremendos ajustes fiscales y recortes muy importantes en sus presupuestos", aseguró Bárcena durante la presentación del informe 'La autonomía de las mujeres en escenarios económicos cambiantes', en la XIV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe.

Para la secretaria general, la región ha hecho "importantes avances" en los últimos años, pero no los suficientes: "Los motores y niveles de crecimiento en la región no han sido suficientes para crear las condiciones favorables para lograr mayor autonomía económica de las mujeres y superar las brechas de género en el mercado laboral", agregó.

Mujeres

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe  de las Naciones Unidas, Alicia Bárcena (d), y la ministra de la Mujer y la Equidad de Género de Chile, Isabel Plá (i)

Foto:

Efe

ALTA DEPENDENCIA ECONÓMICA DE LA MUJER

El número de mujeres sin ingresos propios se redujo del 41 % en 2002 al 27,5% en 2018, sin embargo, este último porcentaje sigue siendo superior al de los hombres en la misma situación (13,1%) e implica que cerca de un tercio de las mujeres de la región depende totalmente de otros para su subsistencia, según el documento.

A esto se suma el hecho de que las mujeres están sobrerrepresentadas en la población en situación de pobreza y que el promedio regional del índice de feminidad de los hogares en situación de pobreza subió de 105 mujeres por cada 100 hombres en 2002 a 113 mujeres por cada 100 hombres en 2018.

Las mujeres, por el contrario, están subrepresentadas en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, lo que limita sus posibilidades de una mejor inserción económica y un menor acceso al crédito.

El informe indica que el monto total de crédito vigente de las mujeres equivale a un 57 % del monto de los hombres en el caso de Chile, a un 67 % en el caso de Costa Rica y a un 59 % en el caso de Guatemala. "Aquellos países con menores niveles de pobreza tienen mayores índices de feminización de la pobreza, como Chile, Uruguay, Costa Rica o Panamá. No basta con bajar la pobreza si no lo hacemos con un enfoque de género", indicó Bárcena, quien urgió además a acelerar la implementación de políticas públicas que reconozcan el trabajo doméstico y de cuidado no remunerados y que promuevan la corresponsabilidad.

Según el informe, las mujeres de la región dedican diariamente el triple del tiempo que los hombres al trabajo doméstico y de cuidados no remunerados. "Debe analizarse la interacción entre las políticas macroeconómicas, productivas, de innovación, climáticas y de empleo con las políticas de cuidados, de educación, de migración, de salud y de erradicación de la violencia contra las mujeres, y avanzar para superar estos desafíos de forma conjunta", concluyó la secretaria.

Por su parte, la secretaria general Iberoamericana (Segib), Rebeca Grynspan, aseguró que “todos los estudios dicen que si hubiera condiciones iguales en salarios y en participación de la población económica activa, los países tendrían hasta un 14 % más de producto interior bruto (PIB) de lo que tienen ahora” que apenas creció un 0,1 % en 2019.

Para 18 millones de mujeres en América Latina su trabajo asalariado es el doméstico y no tienen iguales condiciones al resto de profesiones ni protección de la ley

Incorporar a las mujeres, única solución

Para la exvicepresidenta de Costa Rica, “no hay ninguna otra intervención (para solucionar el nulo crecimiento) que dé tanta rentabilidad como incorporar a las mujeres mucho más al mercado laboral”.

Según un estudio presentado esta semana por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el número de mujeres sin ingresos propios se redujo hasta el 27,5% en 2018, lo que implica que cerca de un tercio de las mujeres de la región depende totalmente de otros para su subsistencia.

Grynspan alertó además de que la situación económica de la región puede traducirse en “menores oportunidades de empleos y salarios”, especialmente para las mujeres, “que tienden a sufrir mucho más por ello al estar en sectores muy vulnerables o de baja productividad”.

Retraer los servicios sociales, recarga para las mujeres

“Además, si se retraen los servicios sociales, eso es una recarga sobre las mujeres“, agregó Grynspan, que viajó a Santiago de Chile para participar en la XIV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe.

La Cepal estima que el crecimiento en Latinoamérica podría llegar hasta el 1,3 %, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó este miércoles su previsión hasta el 0,9 %, lo que situaría al período 2014-2020 como el de menor crecimiento para la región en las últimas siete décadas.

Para estimular el empoderamiento femenino, la exvicepresidenta costarricense pidió a algunos países de la región derogar leyes “de tutelaje” que prohíben a las mujeres ejercer ciertos empleos por cuestiones de seguridad o suscribir el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que protege los derechos de las trabajadoras domésticas.

“Para 18 millones de mujeres en América Latina su trabajo asalariado es el trabajo doméstico y no tienen igualadas sus condiciones laborales al resto de profesiones y no tienen protección de la ley”, apuntó Grynspan, que recordó que casi un 26 % de las trabajadores domésticas viven en hogares en situación de pobreza.

EFE

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.