Cerrar
Cerrar
La lucha de las mujeres iraníes es ejemplo para otras formas de resistencia
protesta en favor de las mujeres de Irán

Las voces se han alzado para protestar contra la muerte de la joven iraní Mahsa Amini. 

Foto:

Getty Images

La lucha de las mujeres iraníes es ejemplo para otras formas de resistencia

Las voces se han alzado para protestar contra la muerte de la joven iraní Mahsa Amini. 
FOTO:

Getty Images

'Mujer, vida y libertad' es el lema que se oye en calles de Irán y ha ido más allá de sus fronteras.

Cuatro eventos centrados en las mujeres han sido noticia durante el mes pasado: la victoria electoral de Giorgia Meloni en Italia, la muerte y el funeral de la reina Isabel II, el estreno de la película The Woman King y las protestas generalizadas en Irán tras el asesinato de Mahsa Amini a manos de la policía moral de ese país. En conjunto, estas cuatro historias resaltan características esenciales del terreno político.

Dado que la izquierda no ofrece una respuesta adecuada a la crisis de la democracia liberal, el surgimiento de nuevos gobiernos de derecha en Europa no es particularmente sorprendente. Pero el papel central de las mujeres en este movimiento aún no ha recibido la atención que merece. Líderes de derecha como Meloni y Marine Le Pen en Francia se presentan como alternativas más fuertes a los tecnócratas masculinos tradicionales de la corriente principal. Encarnan tanto la dureza de la derecha como rasgos generalmente asociados con la feminidad, como un enfoque en el cuidado y la familia. El fascismo con rostro humano.

Ahora considere el espectáculo televisado del funeral de Isabel II, que destacó una paradoja interesante: a medida que el estado británico se ha alejado cada vez más de su antiguo estatus de superpotencia, la capacidad de la familia real británica para inspirar ensoñaciones imperiales solo ha crecido. No debemos descartar esto como una ideología que enmascara las relaciones de poder reales. Más bien, las fantasías monárquicas son en sí mismas una parte del proceso por el cual las relaciones de poder se reproducen a sí mismas.

(Lectura sugerida: ¿El regreso inminente de los jeans descaderados y otras tendencias del 'Y2K'?).

La muerte de Isabel II nos recordó la distinción moderna entre reinar y gobernar, y la primera se limitó solo a los deberes ceremoniales. Se espera que el monarca irradie compasión, bondad y patriotismo, y que se mantenga al margen de los conflictos políticos. Como tales, los monarcas no representan la trascendencia de la ideología sino más bien la ideología en su forma más pura.

Durante siete décadas, el papel de Isabel II fue servir como la cara del poder estatal. La coincidencia de su muerte con el ascenso al poder de la primera ministra Liz Truss puede haber sido muy contingente, pero también fue profundamente simbólico el cambio de Reina a Mujer Rey. En su nuevo cargo, Truss, en gran parte, se ha sobrepuesto a la izquierda al mezclar los subsidios a la energía con recortes de impuestos para los ricos.

The Woman King (La Mujer Rey), de Gina Prince-Bythewood, también trata sobre la lógica política de la monarquía. Una epopeya histórica sobre las Agojie, una unidad guerrera exclusivamente femenina que protegió el reino africano occidental de Dahomey desde los siglos XVII al XIX. Está protagonizada por Viola Davis como la general ficticia Nanisca. Ella está subordinada solo al rey Ghezo, una figura de la vida real que gobernó Dahomey de 1818 a 1859, y que se dedicó al comercio de esclavos del Atlántico hasta el final de su reinado.

En la película, los enemigos de las Agojie incluyen a los traficantes de esclavos liderados por Santo Ferreira, un personaje ficticio vagamente inspirado en Francisco Félix de Sousa. Pero, de hecho, de Sousa fue un comerciante de esclavos brasileño que ayudó a Ghezo a ganar poder, y Dahomey fue un reino que conquistó otros estados africanos y vendió a su gente en el comercio de esclavos. Mientras que Nanisca es representada protestando ante el rey contra el comercio de esclavos, las verdaderas Agojie le sirvieron.

(Puede interesarle: ¿Nace el amor entre colegas con el regreso al trabajo presencial?).

The Woman King promueve así una forma de feminismo favorecida por la clase media liberal occidental. Al igual que las feministas del #MeToo de hoy, las guerreras amazónicas de Dahomey condenarán despiadadamente todas las formas de lógica binaria, patriarcado y rastros de racismo en el lenguaje cotidiano; pero tendrán mucho cuidado de no perturbar las formas más profundas de explotación que sustentan el capitalismo global moderno y la persistencia del racismo.

Las protestas masivas en Irán tienen un significado histórico mundial, porque combinan diferentes luchas en una unidad orgánica

Esta postura implica minimizar dos hechos básicos sobre la esclavitud. Primero, los traficantes de esclavos blancos apenas tuvieron que poner un pie en suelo africano, porque los africanos privilegiados (como el reino de Dahomey) les proporcionaron un amplio suministro de esclavos frescos. Y, en segundo lugar, el comercio de esclavos se extendió no solo en África occidental sino también en sus partes orientales, donde los árabes esclavizaron a millones y donde la institución duró más que en Occidente (Arabia Saudita no la abolió formalmente hasta 1962).

De hecho, Muhammad Qutb, el hermano del intelectual musulmán egipcio Sayyid Qutb, defendió vigorosamente la esclavitud islámica de la crítica occidental. Argumentando que “el Islam dio derecho al voto espiritual a los esclavos”, contrastó el adulterio, la prostitución y el sexo casual (“la forma más odiosa de animalismo”) que se encuentra en Occidente con el “vínculo limpio y espiritual que une a una sirvienta (una esclava) con su amo en el Islam”. Todavía se escucha esa charla de algunos eruditos salafistas conservadores, como el jeque Saleh Al-Fawzan, miembro del máximo órgano religioso de Arabia Saudita. Pero uno no lo sabría por escuchar solo a los liberales occidentales de clase media.

Afortunadamente, las asociaciones históricas del Islam con la esclavitud no tienen por qué impedir el potencial emancipador de las sociedades predominantemente musulmanas. Las protestas masivas en Irán tienen un significado histórico mundial, porque combinan diferentes luchas (contra la opresión de las mujeres, la opresión religiosa y el terror estatal) en una unidad orgánica. Irán no es parte del Occidente desarrollado, y el eslogan de las manifestantes “Zan, Zendegi, Azadi” (“mujer, vida, libertad”) no es una mera rama del #MeToo o feminismo occidental. Aunque ha movilizado a millones de mujeres comunes, habla de una lucha mucho más amplia y evita la tendencia antimasculina que a menudo se encuentra en el feminismo occidental.

(No deje de leer: Balenciaga envía mensaje con su nueva colección: ‘Haz el amor y no la guerra’).

Los hombres iraníes que cantan “Zan, Zendegi, Azadi” saben que la lucha por los derechos de las mujeres es también la lucha por su propia libertad

Los hombres iraníes que cantan “Zan, Zendegi, Azadi” saben que la lucha por los derechos de las mujeres es también la lucha por su propia libertad, que la opresión de las mujeres es simplemente la manifestación más visible de un sistema amplio de terror estatal. Además, los acontecimientos en Irán son algo que todavía nos aguarda en el mundo occidental desarrollado, donde las tendencias hacia la violencia política, el fundamentalismo religioso y la opresión de las mujeres se están acelerando.

Nosotros, en Occidente, no tenemos derecho a tratar a Irán como un país que está buscando desesperadamente alcanzarnos. Más bien, somos nosotros los que debemos aprender de los iraníes si vamos a tener alguna oportunidad de enfrentar la violencia y la opresión de la derecha en los Estados Unidos, Hungría, Polonia, Rusia y muchos otros países. Cualquiera que sea el resultado inmediato de las protestas, lo crucial es mantener vivo el movimiento, organizando redes sociales que puedan seguir operando bajo tierra en caso de que las fuerzas de la opresión estatales logren una victoria temporal.

No basta con expresar simpatía o solidaridad con los manifestantes iraníes, como si pertenecieran a alguna cultura exótica lejana. Todo el balbuceo relativista sobre las especificidades y sensibilidades culturales ahora no tiene sentido. Podemos y debemos ver la lucha iraní como sinónimo de la nuestra. No necesitamos testaferros femeninos o mujeres reyes; necesitamos mujeres que nos movilicen a todos por “mujer, vida, libertad” y contra el odio, la violencia y el fundamentalismo.

Más noticias A Fondo

Imaginación: una cualidad que no se debería perder con la edad

Video: así fue hackeo a televisión iraní durante intervención del líder supremo

Las estudiantes también desafían el uso del velo en Irán

SLAVOJ ŽIŽEK*
Project Syndicate
Liubliana

* Profesor de Filosofía en la European Graduate School, es Director Internacional del Instituto Birkbeck de Humanidades de la Universidad de Londres y autor, más recientemente, de Heaven in Disorder (OR Books, 2021).

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.