‘En la cárcel aprendí a ser libre’

‘En la cárcel aprendí a ser libre’

Johana Bahamón Gómez dejó la actuación para dedicarse a trabajar por la población carcelaria.

Johana Bahamón

Johana Bahamón Gómez, con la Fundación Acción Interna busca mejorar la calidad de vida de la población carcelaria y pospenada. Es candidata por Bogotá al Premio Cafam a la Mujer.

Foto:

Mauricio Moreno . EL TIEMPO

Por: Flor Nadyne Millán*
28 de febrero 2020 , 09:12 p.m.

En su casa madrugan. Johana Bahamón Gómez y sus hijos se levantan a las 5:30 o 6 de la mañana por tarde. Desayunan juntos, ella los alista y lleva a cada uno al colegio. A Simón, Mía y Evelyn, hija de una reclusa y de la que Johana y su esposo, Juan Manuel Salazar, tienen la custodia temporal. Después visita alguna cárcel por la mañana porque, dice, sus horarios de actividades son de 9 a 11. Más tarde va a trabajar a Casa Libertad, espacio para la atención al pospenado en alianza con el Ministerio de Justicia, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Colsubsidio y la alcaldía de Bogotá, y del que es su cofundadora.

En su casa habilitó una oficina para trabajar, y por eso, cuando sus hijos llegan del colegio, si la necesitan, pueden contar con ella. Así es un día de esta administradora de empresas del Colegio de Estudios Superiores de Administración. “Y también me la paso en reuniones y más reuniones para conseguir ayuda porque no es fácil tener una fundación que apoya a presos, pero todo lo hemos logrado y vamos muy bien”, agrega esta mujer cuyo trabajo ha sido reconocido, entre otras, por la Fundación Obama, que la nombró una de las diez líderes en Colombia.

Para que Johana terminara en una cárcel hubo un punto de quiebre en su vida. Y sucedió cuando tenía 30 años y sentía que algo no la satisfacía. “Estaba en un momento muy bueno de mi carrera, protagonizaba la serie Tres milagros, de RCN Televisión, ya me había casado, tenía un hijo, una casa. Como que todo estaba muy bien, pero algo me faltaba”, manifiesta esta vallecaucana que dejó su carrera actoral para trabajar con reclusos.

¿Por qué ese giro del destino lo vivió a los 30 y en una cárcel? Eso mismo se pregunta ella. “No tengo ni idea. La cárcel fue lo que hizo vibrar mi corazón, mi alma y mi ser. No sé si me hubiera pasado lo mismo tras ir a una fundación de niños”, dice minutos antes de entrar a La Picota, centro penitenciario en el sur de Bogotá, para comenzar su labor cotidiana con la Fundación Acción Interna, que ella dirige y cuyo propósito es defender la calidad de vida de la población carcelaria y pospenada en el país.

Su primer contacto con un establecimiento penitenciario fue hace ocho años, cuando la invitaron como jurado de un reinado en El Buen Pastor. “Obviamente conocía la situación de las cárceles, pero una cosa es verla en los medios de comunicación y otra, muy diferente, estar allí y conocer las historias de los seres humanos que están adentro”, dice.

Desde entonces trabaja con mujeres y hombres de 33 cárceles de Colombia y con más de 30.000 personas privadas de la libertad, “y conociendo su día a día creamos el modelo de intervención que está sistematizando el Banco Interamericano de Desarrollo para replicarlo en cualquier cárcel del mundo”, apunta esta gestora social de 37 años.

Johana Bahamón

Si quiere ayudar con esta obra, puede comunicarse con voluntarios@accioninterna.com

Foto:

Fundación Acción Interna

¿Qué percibió en el primer contacto con reclusos?

Seres humanos que habían cometido errores y que estaban pagando por ellos, de una forma no muy productiva, en mi opinión. Sentí que uno puede estar privado de la libertad, pero no privado de su dignidad. Así que desde ese día me fue imposible ser indiferente a lo que acababa de conocer y tuve que volver. No sabía por qué ni qué iba a hacer, pero sentía la necesidad de regresar para darles un poco de dignidad a esas personas.

Con la fundación trabajan en tres programas...

Sí, el primero es Crecimiento Interno, enfocado en su crecimiento personal y espiritual y darles apoyo y rehabilitación de adicciones y apoyo psicosocial. El segundo es Arte Interno, resocialización por medio del arte y la cultura, que fue como empezamos porque la actuación era mi herramienta de trabajo en ese momento. Y el tercero es Trabajo Interno, para que las cárceles no solo sean centros de reclusión, sino centros productivos.

¿Cuándo decide entregarse de lleno al servicio social?

Desde el primer día que fui a una cárcel, sentí la necesidad de estar más tiempo ahí adentro. Yo tenía tres meses de vacaciones mientras empezaba mi siguiente proyecto en televisión y me había programado para tomar un curso de teatro. Lo cancelé y pasé ese tiempo en la cárcel. Después le dije a mi mánager que me iba a retirar un año porque quería seguir en los centros de reclusión, y al año siguiente le anuncié que me retiraba de la actuación para siempre.

¿Qué le han enseñado quienes están en reclusión?

Son muchas las lecciones de vida que he aprendido y que me hacen crecer como persona, mujer, mamá, esposa y ser humano. Una de ellas, muy importante, es que la cárcel me liberó. Me liberó de prejuicios, me liberó de estigmatizaciones, me liberó de miedos. A veces los que estamos afuera, libres físicamente, estamos mucho más encarcelados mentalmente que quienes pagan una condena.

Johana Bahamón

Son muchas las lecciones de vida que he aprendido y que me hacen crecer como persona, mujer, mamá, esposa y ser humano.

Foto:

Fundación Acción Interna

Es la gestora y fundadora del primer restaurante en el mundo abierto al público en una cárcel de mujeres, Restaurante Interno en Cartagena...

El restaurante nace por la línea de productividad que tenemos y que se enfoca en preparar a los internos en lo que quieren hacer y que salgan de la cárcel con herramientas para lograr sus sueños. En la cárcel de Cartagena había mucho gusto de las internas por la gastronomía y así hicimos el restaurante. Un elemento importante en todos nuestros programas es generar espacios de encuentro y reconciliación real entre la población carcelaria y la población civil. Es absolutamente necesario. Y, por eso, las mujeres que cocinan no son las únicas que se sienten libres, también los clientes porque salen liberados de prejuicios.

¿De qué miedos se ha liberado Johana?

Estamos muy acostumbrados a actuar por miedo. Nos queremos casar rápido por miedo a quedarnos solteronas, queremos ser ricos por miedo a ser pobres, queremos formar una familia por miedo a la soledad. Todo es por miedo. Y qué tal si hacemos algo porque realmente queremos. Sí, sentimos miedo, ¿y qué? Obviamente yo sentí miedo al dejar el que fue mi trabajo durante 15 años para irme a trabajar a una cárcel. Pero no me importó. Me dije voy a liberarme y a hacer lo que realmente mi corazón está sintiendo, voy a actuar por amor y no por miedo. Voy a actuar por convicción y no por lo que sea más cómodo y fácil. Y no me arrepiento. He tenido los mejores ocho años de mi vida.

¿Cómo es la Johana de ocho años atrás comparada con la de hoy?

La esencia es la misma. Solo que ahora valoro más y necesito menos. Antes daba por sentado levantarme de una cama y no del piso, abrir los ojos en un sitio donde no me estoy congelando, tener una cobija, bañarme con agua caliente… Cosas que no valoraba.

Gestiona la primera agencia de publicidad en una cárcel en el mundo, en La Modelo, de Bogotá…

Sí, llevamos más de un año. Le recalco a mi equipo de la fundación que no hacemos trabajo de caridad sino de calidad, porque es lo que merecen los internos y porque si queremos una resocialización de calidad necesitamos que las mejores agencias de publicidad los capaciten. La Agencia Interna ha trabajado con MullenLowe SSP3, Lip, Google, Facebook, MediaCom, CapitalFilms, Leo Burnett, Universidad Sergio Arboleda, entre otros. El primer cliente que tuvimos fue Carulla, con la agencia Ogilvy. Es importante que cuando la gente salga de nuestros programas trabaje en los mejores sitios. El trasfondo de todo es bajar los índices de reincidencia.

La cárcel fue lo que hizo vibrar mi corazón, mi alma y mi ser: Johana Bahamón

¿Qué es lo que más cuesta de hacer trabajo social?

Son dos cosas difíciles. La primera es el cambio de conciencia de la gente porque prefiere ayudar a otro tipo de fundaciones, enfocadas en niños, mamás, personas con cáncer, abuelitos, pero no en presos. Generar esta sensibilización es un poco difícil, pero lo hemos logrado. La parte de conseguir los recursos también es difícil, por eso me he enfocado en que la fundación sea autosostenible y que no solo viva de donaciones.

Su mayor satisfacción…

Ver a los internos sonreír es una sensación increíble o cuando salen y consiguen un trabajo digno o compran la casa que había sido su sueño. Me motiva ver ese reencuentro que tienen con sus familias y que vuelvan a ser admirados por ellas. Es como si les volviera el alma al cuerpo.

¿De dónde sacó esa vena solidaria?

La primera sorprendida fui yo. Yo tuve la influencia todo el tiempo en casa, y es mi mamá, María Mercedes Gómez. Ella fue presidenta de Bancamía, hizo el Banco de la Mujer y fue fundadora y directora de la Corporación Mundial de la Mujer Colombia. Es pionera en dar créditos a microempresarias de estratos 1, 2 y 3.

¿Ha cambiado su sensación al entrar a una cárcel?

Al principio era duro y salía afectada. Emocionalmente era pesado. Ahora lo hago feliz porque siento que he aportado algo, he visto a los internos, he compartido con ellos y hemos hecho algo productivo. Si pasa alguna semana que no haya podido ir, en mi casa me dicen: ‘¡Ay, por favor ve a la cárcel! Te hace falta’. Es que ya hace parte de mí y lo disfruto muchísimo.

FLOR NADYNE MILLÁN
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.