Gracias al coronavirus / De tu lado con Álex

Gracias al coronavirus / De tu lado con Álex

Es un buen momento para hacernos preguntas y reflexionar ¿Qué nos está enseñando este virus? 

Coronavirus

Es indispensable que entendamos que los humanos estamos conectados. No podemos seguir pensando de una manera egoísta ni aislacionista.

Foto:

EFE

Por: Alexandra Pumarejo 
10 de marzo 2020 , 09:15 p.m.

No hay nadie en el planeta que en este momento no hable o piense en el coronavirus. Quizá para asegurar que “no le preocupa” o, por el contrario, para afirmar que “el mundo se va a acabar”. Independientemente de si usted está en el primero o en el segundo grupo, quiero proponerle que lo veamos desde otra óptica. Es un buen momento para hacernos preguntas y reflexionar. ¿Qué nos está enseñando este virus? ¿Qué lecciones nos deja este ‘pánico mundial’?

Es indispensable que entendamos que los humanos estamos conectados. No podemos seguir pensando de una manera egoísta ni aislacionista. Lo que les pase a otros en continentes lejanos nos debe importar a todos.

Que haya niños sufriendo y muriéndose de hambre en lugares remotos del mundo ¡debe ser preocupación de todos! Que estén mutilando el clítoris a las mujeres, por las razones que sea, ¡es problema de todos! Que aún haya tráfico de personas (donde las jovencitas son las principales víctimas) ¡es asunto de todos! Que exista la explotación laboral ¡nos debe consternar a todos! Que no haya educación y servicios de salud gratis para cada niño en el planeta ¡es problema de todos!

Estamos conectados por nuestra humanidad. Tenemos que preocuparnos y ocuparnos de los temas que nos unen y no de los que nos separan por ideología, religión o fronteras. Esta crisis nos enseña a gritos que no importa si vivimos en Wuhan o en Boyacá, todos queremos lo mismo: estar saludables, ser amados y cuidados y que nuestros seres queridos estén bien. ¡Queremos que nos escuchen y ser relevantes en la vida de quienes nos rodean!

Una situación como la que vivimos debe acercarnos y demostrarnos que detrás de los ojos rasgados, el pelo rubio o el tono de la piel ¡somos iguales! Nos duelen las mismas cosas, nos enfermamos igual, enfrentamos miedos similares y tenemos los mismos anhelos. Detrás de todo aquello que superficialmente nos hace distintos se esconde un corazón que late al mismo ritmo.

Detrás de las trabas originadas por diferentes idiomas hay un lenguaje común que es el amor, el cariño, el afecto y las ganas de vivir con alegría y, sobre todo, con salud. Antes de dejarnos llevar por el pánico colectivo, pensemos en lo que la situación nos enseña. Estamos juntos como seres frágiles y vulnerables, y por eso deberíamos invertir nuestro precioso tiempo en ayudarnos y entendernos.

ALEXANDRA PUMAREJO
@detuladoconalex
Para EL TIEMPO 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.