Feminicidios, una plaga que cada hora cobra la vida de 10 mujeres
NO ES HORA DE CALLAR
No es hora de callar patrocinado

Feminicidios, una plaga que cada hora cobra la vida de 10 mujeres

No importa si es un país rico o pobre, en guerra o en paz, esta vergüenza para la humanidad no cesa.

Protesta contra el feminicidio

Protesta contra el feminicidio en Francia, donde este año ya van más de 100 mujeres asesinadas.

Foto:

Clement Mahoudeau / AFP

Por: Marie Dhumieres, Emmanuel Duparcq, Anne Lec'hvien y Arnaud Bouvier - AFP
23 de noviembre 2019 , 10:34 p.m.

Miles de mujeres mueren cada año en el mundo por el simple hecho de ser mujeres. En 2017, las víctimas llegaron a 90.000. Y esta es una plaga que afecta sin distinción a países ricos y pobres, a los que están en guerra o en paz.

Varios países han adoptado desde hace algún tiempo legislaciones contra este flagelo, como es el caso de España y varios países de América Latina, cuna de las primeras leyes contra el feminicidio. Otros, como Francia, están tomando conciencia recién ahora.

Una mujer muere cada tres días en Francia a manos de su pareja o expareja, y la violencia matrimonial afecta anualmente a unas 220.000 francesas. Y los crímenes, como en todas partes, son estremecedores. El 22 de abril, una barcaza halló el cuerpo de una mujer dentro de una maleta flotando en el río Oise, en Neuville, al norte de París. Resultó ser el cadáver de Marie-Alice, de 53 años, una consultora que los investigadores creen que fue asesinada por su pareja, quien ocultó el cuerpo con la ayuda de su hijo. Marie-Alice es una de las 115 mujeres asesinadas en Francia este año por su pareja o expareja.

Balance por continentes

En el mundo, Asia encabeza la lista de más mujeres asesinadas por sus parejas o familiares en 2017, con 20.000 casos. Le siguen África (19.000), América (8.000), Europa (3.000) y Oceanía (300), según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

En 2017, El Salvador conoció una de las peores situaciones del mundo en términos de asesinatos de mujeres, con 13,9 mujeres muertas por cada 100.000, de acuerdo con UNODC.

En España, uno de los países que más esfuerzos está haciendo contra esta lacra desde hace casi dos décadas, el año pasado 50 mujeres fueron asesinadas y este año ya van 51 homicidios.

(Le puede interesar: Alertas que pueden anunciar un feminicidio)

Mientras que en la pacífica Canadá, a pesar de que hay planes de acción contra la violencia a mujeres, con policías, abogados y jueces entrenados para ayudar a las víctimas, cada seis días una mujer es asesinada por su cónyuge.

De las cerca de 90.000 víctimas del 2017, un 57 % (50.000) murió a manos “de sus parejas o de miembros de su familia”, según UNODC. Un tercio de estas mujeres (30.000) fueron asesinadas por su excónyuge o pareja actual, “alguien en quien normalmente tendrían que confiar”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirma que un 35 % de los asesinatos de mujeres son cometidos por su pareja masculina y añadió que estos crímenes no son “generalmente consecuencia de actos espontáneos o aislados, sino más bien de una acumulación de violencia de género”, vinculada con temas como “carácter posesivo, celos y el miedo al abandono”.

Según expertos, el hecho de que algunas mujeres permanezcan por largo tiempo en relaciones violentas que pueden terminar con su muerte se debe a que su pareja las logra poner bajo su control psicológico, hasta abolir gradualmente su capacidad de decir “no” o “basta ya”. Quedan atrapadas en una ‘telaraña’, casi un ‘lavado de cerebro’ y la violencia física se vuelve parte de la vida cotidiana.

La psiquiatra Marie-France Hirigoyen, autora de un libro sobre el tema, anota que esta violencia psicológica comienza con comportamientos que pueden parecer ‘mínimos’. El hombre, por ejemplo, le negará sistemáticamente el acceso a su cuenta bancaria, con el pretexto de que es “demasiado complicado para ella”, o comenzará a controlar o criticar sus acciones o gestos. Pero la mujer se suele tranquilizar diciéndose a sí misma: “Si él me hace todas estas preguntas es porque se preocupa por mí”.

El hombre manipulador, continúa Hirigoyen, aislará gradualmente a su compañera de su familia y amigos, con lo cual a la víctima no le quedará nadie para construir un discurso crítico sobre lo que está viviendo. Y cuando ocurra la violencia física, el hombre también hará que su pareja se sienta culpable, al persuadirla de que debe cambiar su comportamiento para que la violencia cese.

Morgane Seliman, quien sufrió golpes diarios de su compañero durante cuatro años y que ahora se considera una “sobreviviente”, cuenta que tenía que esforzarse al máximo para lograr unos huevos “perfectos” para su pareja, porque de lo contrario, sabía que habría una lluvia de golpes.

Poner fin al abuso es extremadamente difícil, dicen los psicólogos, pues el hombre ha “penetrado tanto en el territorio psíquico” que la mayoría de ellas piensa que lo que vive es normal. Y si se produce un ‘despertar’, la mujer entra en un momento muy peligroso, dice la coronel de la gendarmería francesa Karine Lejeune. Cuando la mujer quiere “volver a ser sujeto y no solo un objeto para el agresor, muchas veces para él eso es inadmisible, y esto es lo que a menudo genera el desenlace fatal” del feminicidio, explica.

Para el psiquiatra y criminólogo Roland Coutanceau, la clave está en la prevención y aboga por “dar a los hijos las herramientas para que no se dejen abusar por el otro”.

Señales de alerta

Y en cuanto a aquellas mujeres que podrían estar a punto de caer bajo el abuso de su cónyuge, Françoise Brié, de la Federación Nacional francesa de Solidaridad de la Mujer, pide estar atentos a algunas señales muy concretas, y ayudarlas a reaccionar, apoyarlas y protegerlas cuando esto ocurra. “Tan pronto como haya insultos, una prohibición de salir, de vestirse como quieran, de que haya un control sobre la familia, sobre los amigos, es el comienzo de la violencia”, dice Brié.

A lo que Seliman añade: en una relación con una pareja violenta a menudo “decimos que lo curaremos, que mejorará, que cambiará”, pero debemos entender que eso no va a suceder y que la prioridad debe ser “salvar tu pellejo”.

Otra cara particularmente compleja de esta problemática son los llamados ‘crímenes por honor’, que ascienden a los 5.000 casos anuales y son perpetrados por personas cercanas a la víctima en nombre de la defensa de las tradiciones y a menudo en zonas rurales conservadoras. De ellos, cerca de 1.000 se cometen en India.

A principios de noviembre, una joven pareja de 29 años –casados hacía tres años sin el consentimiento de sus familias– fue lapidada hasta la muerte en el sur de India por familiares de la esposa, contrarios a esta unión con un hombre supuestamente de una casta inferior. En el vecino Pakistán, cientos de mujeres acusadas de haber mancillado el honor de la familia mueren cada año a manos de allegados, a menudo en circunstancias extremadamente violentas.

Los feminicidios relacionados con los conflictos en torno a las dotes de las familias son también numerosos en Asia, sobre todo en India y Nepal.

MARIE DHUMIERES, EMMANUEL DUPARCQ, ANNE LEC'HVIEN Y ARNAUD BOUVIER
Agence France Presse (AFP)
París

(Lea también: Así van los feminicidios en Colombia)

‘A. Latina, pionera en el reconocer este drama’

Stéphanie Wattier, experta en derecho y profesora de la Universidad de Namur, en Bélgica.

¿Cuáles son los diferentes tipos de feminicidio?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) habla de cuatro. Están los feminicidios denominados íntimos, que es la categoría más habitual y son los perpetrados por maridos, exmaridos, compañeros y excompañeros. Según la OMS, el 35 % de los feminicidios son de este tipo. Luego están los feminicidios no íntimos, perpetrados por un agresor que no conoce a la víctima. El tercero es el feminicidio por razones de tradición o costumbres, presente especialmente en Oriente Medio y Asia, en culturas en las que el aborto o el adulterio no son tolerados y en las que un familiar mata para salvar el honor de la familia. Por último está el feminicidio basado en prácticas culturales, como del vinculado con una dote cuando esta no es lo suficientemente elevada, o en China, a raíz de la antigua política del hijo único. Pero el hecho es que todas son atacadas por ser mujeres.

¿Cuáles son los países pioneros en su reconocimiento?

El continente americano, y más precisamente América Latina, es la parte del mundo en la que el reconocimiento jurídico del feminicidio ha ganado más terreno. El primer instrumento jurídico consagrado a la violencia contra las mujeres es de hecho la Convención Interamericana de Belém do Pará, firmada en 1994. Y por países, México es el gran pionero: en 2007 adoptó una ley de “acceso de las mujeres a una vida libre de violencias”, en la que se encuentra la expresión ‘violencia feminicida’. Hoy, 14 países de A. Latina reconocen el feminicidio como un crimen.

¿Y en Europa?

España es el alumno modelo con su ley del 2004 tendiente a eliminar la violencia contra las mujeres. Esta norma implementa desde magistrados especializados hasta medidas cautelares, como la implantación de brazaletes que impiden que el agresor se acerque a la mujer. A nivel de Europa, en su conjunto, hubo que esperar hasta 2011 para ver la adopción de una convención específica: la Convención de Estambul, que busca eliminar toda forma de violencia contra las mujeres y ya fue ratificada por 34 Estados.

Más de 200 casos este año en Colombia

Entre enero y septiembre de este año, Medicina Legal ha reportado 231 asesinatos de mujeres, perpetrados por sus parejas sentimentales; de estos, 81 han sido identificados plenamente como feminicidios. Pero por las características de los crímenes, los 231 serían feminicidios. Anualmente hay registro oficial de cerca de 300 feminicidios, pero hay mucho subregistro de esta problemática.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.