Secciones
Síguenos en:
Es hora de dominar nuestra cabeza

Es hora de dominar nuestra cabeza

De tu lado con Alex

03 de junio 2021 , 03:29 p. m.

En la época prehistórica la vida de los seres humanos era mucho más compleja, pues constantemente se enfrentaban a la amenaza de ser devorados por un animal, aniquilados por el hambre o devastados por un fenómeno natural. En ese entonces, solo tenían dos reacciones que les permitían sobrevivir: pelear o huir.

(Le puede interesar: Así será el regreso a clases presenciales tras anuncio de reactivación)

Nuestro cerebro no puede distinguir si lo que nos imaginamos está pasando realmente o si se trata de solo pensamientos.

Foto:

iStock

Lo curioso es que aunque han pasado miles de años, nuestro subconsciente sigue creyendo que esas son nuestras únicas herramientas emocionales para afrontar cualquier ‘amenaza’. Una amenaza que ya no proviene de animales gigantescos, pero sí de una pareja agresiva, de un posible contagio de covid-19, de una quiebra financiera o de un despido del trabajo.

Nuestros mecanismos de defensa siguen siendo exactamente los mismos, sin importar la magnitud de la amenaza que percibimos. Nos preparamos para la batalla con gritos, insultos o ataques, o salimos corriendo y evadimos para protegernos.

(Vea también: ¿Cómo tu nombre puede afectar a tu personalidad?)

Otro factor que está ‘engranado’ en nuestro subconsciente, desde nuestra naturaleza humana, es la necesidad de imaginarnos lo peor en cualquier situación. Creemos que si imaginamos de antemano la catástrofe que se nos viene encima, estaremos mejor preparados y así garantizaremos nuestra sobrevivencia.

Y aunque estoy de acuerdo en que pensar así les salvó la vida a muchos de nuestros antepasados, creo que hoy en día eso mismo nos está matando de estrés.

Nuestro cerebro no puede distinguir si lo que nos imaginamos está pasando realmente o si se trata de solo pensamientos. Entonces, aunque ese ‘peor de los casos’ nunca suceda, nuestro cuerpo ya habrá sentido los efectos nocivos del estrés. Porque cada vez que tenemos un pensamiento negativo, el cerebro envía mensajes de malestar al cuerpo, independientemente de si la situación es real o no.

(Le puede interesar: Jóvenes: hay inequidad en acceso a derechos entre hombres y mujeres)

Sé que es difícil no pensar en un futuro terrorífico cuando estamos en el ojo de un huracán, pero es importante que seamos conscientes del ‘aquí y el ahora’. No podemos permitir que nuestra cabeza nos haga creer que todo lo que pasa por ella es una realidad absoluta.

Ustedes saben que la inmensa mayoría de las historias de terror que nos imaginamos nunca suceden. No les propongo hacernos una especie de ‘baipás positivo’ y ver todo con gafas color rosa, pero sí que permanentemente cuestionemos la veracidad de nuestros pensamientos. ¿Son reales o son solo un mecanismo de defensa de nuestro subconsciente?

Manteniéndonos atentos a esto, podremos prepararnos mejor para la incertidumbre que nos produce el futuro incierto; porque no andaremos en ‘modo pelea o huida’, sino que estaremos más tranquilos y autorregulados, listos para afrontar cualquier cosa que la vida nos mande.

¡La apariencia es arandela!

No juzgues mi camino si no has caminado en mis zapatos

Más de Alexandra Pumarejo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.