Catharine MacKinnon: ‘Las mujeres no tienen poder’

Catharine MacKinnon: ‘Las mujeres no tienen poder’

Entrevista a una de las pioneras del feminismo y una de sus voces más relevantes y polémicas.

PROTESTA FEMINISTA CONTRA  LA SENTENCIA DE  LA  MANADA

"La sociedad necesita cambiar para que las mujeres puedan tener una vida plena", dice Catharine MacKinnon.

Foto:

Chema Moya / EFE

Por: Paula Coddou - El Mercurio (Chile) - GDA
15 de diciembre 2018 , 09:50 p.m.

Es como una ‘rockstar’ del feminismo. Los asistentes a su charla sobre ‘Igualdad sexual’ en la Universidad Diego Portales, Chile, le piden autógrafos, fotos o que les firme alguno de los doce libros que ha escrito. Es alta, flaca y en la mitad del señorial moño que sujeta su pelo canoso tiene un ancho mechón rojizo que va de la frente a la nuca. Lleva puestos unos anteojos redondos que dejan traslucir sus intensos ojos azules. Un atractivo que usaban sus enemigos para denostarla cuando era más joven y comenzaba a batallar por los derechos de la mujer.

A los 72 años, conserva una mirada penetrante que no desmiente su fama de dura, pero Catharine MacKinnon es mucho más que eso, una pensadora y activista del feminismo. Con un currículum que incluye ser profesora de Derecho en las universidades de Chicago, Harvard, Stanford, Yale y Michigan, y una larga lista de publicaciones, como ‘Sexual Harassment of Working Women’, ‘Toward a Feminist Theory of the State’, y el último, ‘Butterfly Politics’, fue pionera en identificar el acoso sexual como una forma de discriminación de sexo y una combatiente contra la pornografía, que considera que denigra a las mujeres.

MacKinnon es considerada una feminista radical con un profundo cuestionamiento al poder y al estado liberal. También ha trabajado en la inclusión de las violaciones masivas en conflictos bélicos como materias de derechos humanos, en concreto genocidios, y llevó un caso contra el jerarca serbio Radovan Karadzic por esto.

¿Cómo explica, en el contexto de este gran movimiento feminista, un Trump que muchos consideran misógino, y ahora a un Bolsonaro que se ha ganado el mismo calificativo?

Tengo una explicación: aún no hemos ganado, aún existe la subordinación de la mujer y ellos son el ejemplo de aquello. Predije que Trump ganaría porque su base de apoyo, que es principalmente la supremacía blanca, ¿cómo podría perder? ¡Es América! Un país blanco y racista en sus estructuras dominantes y misógino, como en casi todos lados. Todo lo que tuvo que hacer fue movilizar eso. Y lo hizo. No estoy sorprendida en lo absoluto.

¿Cree que el votante medio de Trump, blanco, rural, con empleo inestable, resentía los avances del movimiento feminista y eso explica la votación?

No lo creo. Si creen eso, están equivocados. Las mujeres no tienen poder. Hay varias cosas interesantes sobre esas elecciones, y una de ellas es cómo la gente vota en contra de sus propios intereses, materiales, me refiero. Trump es elitista, finge ser populista, pero en realidad es rico, viene de una familia privilegiada y heredó su riqueza. Pero actúa como si representara a ese trabajador que has descrito. De alguna manera lo compra. La política de Hillary Clinton habría hecho algo para esas personas. La de Trump no lo hará.

¿Es una derrota del feminismo?

No. Es que no hemos ganado aún. La gente actúa como si hubiésemos ganado. Cuando alguien me habla de ‘backlash’ (retroceso), está equivocado. Es como si hubiéramos avanzado lo suficiente como para retroceder, cuando no hemos logrado avanzar aún. Con la tasa de violaciones como está, el acoso sexual, la prostitución, el abuso sexual infantil, es claro que aún no hemos ganado. No hemos avanzado. Mira cómo la industria pornográfica sigue dominando, incluyendo a Trump, que es un héroe pornográfico. Él es la versión política de un pedazo de pornografía. Es fascista y la pornografía es sexualidad fascista.

¿Su lucha contra la pornografía ha sido su batalla más dura?

La pornografía explica muchas cosas, porque sexualiza la jerarquía de género. Es poderosa en hacer a la gente creer que la dominación masculina es natural. Mire lo que ha pasado, puede ser que muchos vivieran en esa jerarquía, pero no hablaban de esa manera. Luego aparece Trump, que sí es un macho dominante y habla de esta manera, y su votante dice ¡hurra! Al fin alguien está sacando la voz por nosotros. La pornografía no es mi batalla más difícil, pero explica mucho.

No hemos logrado avanzar aún. Con la tasa de violaciones como está, el acoso sexual, la prostitución, el abuso sexual infantil, es claro que aún no hemos ganado

Muchos liberales defienden la pornografía, con el argumento de que tienes libertad para hacer lo que quieres. Hay feministas y lesbianas que están en desacuerdo con la tesis suya.

Es una mentira de que realmente represente a feministas o lesbianas. Lo que hacen los pornografistas es venderles a otros lo que ellos quieren ver diciéndoles ‘esta es tu sexualidad’. Es una manipulación de la sexualidad de los hombres y yo sigo esperando que algún día los hombres resientan esta manipulación y la rechacen. Estaré muerta antes de que esto ocurra, pero sigo teniendo esa esperanza porque esto implica que están relacionando su sexualidad con el abuso de mujeres y enfrentándola de una manera que hace la intimidad imposible. Cualquier conexión real no puede ocurrir ahí. La pornografía condiciona la sociedad en general estableciendo el estatus inferior de las mujeres.

Dice que ‘aún no hemos ganado’. ¿Qué opinión tiene sobre Michelle Bachelet o Dilma Rousseff, quienes encabezaron gobiernos de centroizquierda? ¿Piensa que fueron casos aislados de liderazgo femenino o los ve como similares a los masculinos?

No necesariamente. No son tratadas tan bien como los hombres. Y todavía están en una calidad inferior. Que las mujeres asciendan a jerarquías es muy bueno para todas, pero no significa que cambien las cosas por la tasa de violación, el abuso sexual infantil y el hecho de que la prostitución es la condición común de las mujeres.

Dilma y en Argentina Cristina Fernández han sido procesadas; en Chile, Bachelet salió con mucho menos popularidad que con la que llegó. ¿Cómo ve este fenómeno?

Ellas son tratadas como son tratadas las mujeres. Hay estándares distintos para ellas. En particular, los hombres las encuentran no indispensables. Como un pañuelo... desechables. Son útiles como un medio para llegar al poder.

¿Angela Merkel es una excepción?

Hasta cierto punto, sí. También lo fue Thatcher. Los conservadores hacen esto menos que los liberales.

¿A qué se debe?

Los conservadores se relacionan más con los individuos que los liberales. Si estás dispuesto a llevar su carga, no les importa quién eres. No se relacionan contigo como miembros de un grupo de la misma manera que los liberales. Nunca cambian su punto de vista sobre el grupo, pero están dispuestos a aceptarte como individuo. Pero no cambia nada en absoluto, porque esos individuos necesitan continuar con las mismas políticas que mantienen a su grupo en la posición actual, o no les permitirían mantener ese cargo. Mientras sigan implementando esas políticas, los conservadores los reciben felices.

Cuando Michelle Bachelet ganó por primera vez, había mujeres que declaraban que sus maridos las trataban con más respeto, incluso que no las golpeaban.

Eso sería genial, si fuera cierto. No creo que la gente que trabaja con violencia familiar note que el golpear mujeres desapareció cuando una mujer fue elegida presidenta. Lo siento, de verdad que quisiera que fuera así, pero no creo que eso haya sucedido realmente.

¿Tienes esperanzas en el rol de Nancy Pelosi, quien quedó como la máxima figura demócrata de su país?

Sí. Ella ha sido buena legisladora y líder. Pero desearía que todas las mujeres en esos puestos les den más prioridad a temas como el abuso sexual, pero no creo que comprendan lo central que es para la mujer. No era parte de la campaña de Hillary Clinton tampoco.

Usted lo viene diciendo desde hace 40 años...

Todo lo dicho es aún más cierto ahora. La pregunta es: ¿viviremos suficiente tiempo para ver algún cambio? La gente actúa como si yo inventara todo esto. Y las cosas suceden.

¿Qué piensa de lo que ocurrió con el juez Kavanaugh y su nominación?

Lo notable fue que la denunciante Christine Blasey tenía un aspecto creíble y la gente le cree. No hubo un problema de credibilidad, el tema era que no les importaba. Simplemente, ¡no importa! Eso es abrumador.

¿Cree que Estados Unidos está listo para una mujer presidenta?

Estará listo cuando ocurra el cambio. La sociedad no estaba preparada para el movimiento MeToo, pero ya existía. La pregunta es qué lo hará posible para que emerja.

Antes había en el Congreso 109 mujeres, y después de estas elecciones recientes, 125. ¿Es un aumento que permite albergar esperanzas?

Son más mujeres que las que ha habido nunca. Y la manera en que se dio la vuelta a la Cámara es bastante exitosa.

¿Cree que las acusaciones contra la líder de MeToo, Asia Argento, de abusos sexuales contra un joven, debilitaron el movimiento?

Es muy complicado. Hay muchos hechos que no entiendo. Hay esta cosa sobre un joven. Ella era la novia de Anthony Bourdain, y al mismo tiempo que esto se supo, él murió.

¿Pero cree que esto afectó el movimiento?

No. Es posible que ella haya sido lastimada en la manera que describe. También es posible que ella haya infligido daño de la manera que él describió. Ambos pertenecen a este movimiento. De alguna manera, la idea es sobre los hombres que abusan de las mujeres, pero ¿ellos nunca fueron abusados? Eso es falso.

Los hombres que abusan de mujeres usualmente han sido abusados. Se cruza. Es una experiencia de subordinación que cuando es posible estar en la posición de dominación mejora la situación para algunas personas. Se llama masculinidad. Si tú se lo puedes hacer a alguien más; luego tú, de alguna manera, tienes una experiencia de empoderamiento y de reclamar tu sexualidad que fue tomada de ti y nunca más vas a estar en la misma posición en la que estuviste.

La sociedad no estaba preparada para el movimiento MeToo, pero ya existía. La pregunta es qué lo hará posible para que emerja

Se tiende a creer que la estructura empresarial actual niega o no facilita la maternidad. ¿Cree que una licencia materna de seis meses afecta la igualdad?

Las mujeres son vistas como personas que pueden ausentarse por seis meses, lo que tiende a interferir con sus avances y posibilidades. Aquí es donde la neutralidad de igualdad es importante. Si los hombres no pueden tomarse seis meses de licencia de paternidad, las mujeres pueden ser vistas como trabajadoras menos valiosas a la hora de contratar, y se mantiene la idea de que crear una familia o el cuidado de los hijos es algo que le pertenece únicamente a la mujer. Las mujeres lo aceptamos, pero al hacer esto demuestra que no se nos ha dado más opción. La sociedad necesita cambiar para que las mujeres puedan tener una vida plena.

PAULA CODDOU
EL MERCURIO (Chile) - GDA@ElMercurio_cl

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.