No nos tiremos al vacío sin preguntar/ De tu lado con Álex

No nos tiremos al vacío sin preguntar/ De tu lado con Álex

Estamos tan ensimismados en lo que creemos, que no nos detenemos a pensar en nuestras decisiones.

Estrés

En muchas ocasiones estamos tan ensimismados en nuestros puntos de vista que tomamos partido basándonos en suposiciones, sin analizar variables claves al tomar mejores decisiones para nuestras vidas.

Foto:

iStock

Por: Alexandra Pumarejo
17 de septiembre 2019 , 11:02 p.m.

Si yo les ofreciera un millón de dólares por lanzarse desde un avión sin paracaídas, ¿qué dirían? Supongo que el ciento por ciento de ustedes responderían no. ¿Pero qué pasaría si después les explico que ese avión estaba en tierra? Estoy segura de que, ante esta nueva información, lamentarían no haber hecho más preguntas antes de responder.

Este ejemplo es un reflejo de lo que la mayoría de las veces nos sucede. Tomamos decisiones, reaccionamos y hasta debatimos con vehemencia sin tener toda la información relevante. En muchas ocasiones estamos tan ensimismados en nuestros puntos de vista o creencias que respondemos o tomamos partido basándonos en suposiciones, sin analizar una cantidad de variables que serían claves al tomar mejores decisiones para nuestras vidas. Y a esto sumémosle el hecho de que usualmente no disponemos de todos los elementos de juicio, permitiendo que nuestras reacciones tengan más que ver con nuestros propios miedos y condicionamientos del pasado, que por la nueva información que nos están revelando.

Como padres, frecuentemente estamos tan enfrascados en enseñar y adoctrinar, que olvidamos escuchar con atención a nuestros hijos. A veces, no los dejamos ni terminar una frase cuando ya estamos diciendo qué es lo mejor o lo peor que deben hacer y/o pensar; en otras palabras, les impedimos completar la información para nosotros. Es por eso que tantas veces se sienten incomprendidos y frustrados, pues no les damos un espacio en el que puedan enseñarnos o explicar sus opiniones.

En las relaciones de pareja es habitual suponer que el otro va a actuar como siempre ha actuado o va a decir lo que siempre ha dicho, y no se nos ocurre preguntar si lo que damos por hecho es correcto o si deberíamos tener más detalles antes de reaccionar o de tomar una posición frente a la conversación. Juzgamos, e incluso peleamos, sin dar el beneficio de escuchar.

Las redes sociales están invadidas de frases mediáticas, información sesgada y, lamentablemente, falsa; y a pesar de la escasez de detalles, nos enfurecemos, tomamos partido, insultamos y condenamos sin misericordia. ¿Cuántos pedimos más elaboración de los hechos antes de teclear comentarios hostiles y dañinos?

No permitamos que por querer tener la razón o por sonar más inteligentes o por oírnos hablar, olvidemos preguntar y, ante todo, escuchar. Creo que nuestras vidas serían más felices, pero, sobre todo, tendrían más paz.

ALEXANDRA PUMAREJO @detuladoconalex

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.