Opinión: Arriesguémonos a estar de acuerdo en estar en desacuerdo

Opinión: Arriesguémonos a estar de acuerdo en estar en desacuerdo

Salir de nuestra zona de confort, nos permitirá considerar otros puntos de vista. 

Tomar riesgos

Hemos ido perdiendo la capacidad de salir de nuestra zona de confort y cuestionar nuestras propias ideas, para contemplar un universo que actúa distinto.

Foto:

IStock

Por: Alexandra Pumarejo
20 de noviembre 2019 , 07:00 a.m.

En cualquier red social de hoy en día es posible elegir entre millones de cuentas para seguir, y por lo tanto, filtrar la información con la cual alimentamos nuestro cerebro. Podemos diseñar estratégicamente a qué tipo de contenidos queremos estar expuestos. Podemos escoger entre personas, pasatiempos, opiniones, tendencias, religiones o estilos de vida.

Por más específicos o raros que parezcan nuestros intereses, gustos o criterios, en algún lugar hay un grupo de personas que están pensando o haciendo lo mismo. Entonces, los seguimos y de alguna manera compartimos nuestra ideología o nuestros gustos con ellos.

Yo debo admitir que la mayoría de cuentas que sigo son de tipo espiritual y casi siempre comparten mis creencias. Incluso, hace un tiempo decidí borrar aquellas que, consideraba, me hacían perder el tiempo porque no estaban alineadas con mis convicciones o porque me parecía que no aportaban a mi crecimiento personal.

Precisamente, a raíz de esto me di cuenta de que tener la opción de personalizar la información a la que nos exponemos es una de las razones por las que nos estamos volviendo cada día más radicales y ‘enranchados’ en nuestros propios pensamientos y creencias. Y, entonces, no podemos contemplar todo un universo que tiene el derecho a pensar y actuar distinto.

Hemos ido perdiendo la capacidad de pensar por fuera de nuestra zona de confort, de cuestionar nuestras creencias y de exponernos a ideas y estilos de vida diferentes a los nuestros.

Si las únicas cuentas o personas que seguimos son aquellas que piensan y actúan exactamente como nosotros, llegaremos a un punto en el que estaremos seguros de ostentar la razón absoluta y de que ningún punto de vista u opinión contrarios o diferentes valen la pena para tomarlos en consideración. Además, dejamos de ser tolerantes con todo aquello que no esté en línea con nuestra realidad. Una realidad que consideramos única, pues a la larga solo hemos recibido afirmación de lo que ya creemos y sabemos.

En el mundo físico tendemos a socializar con quienes son afines en cuanto a nivel socioeconómico, gustos y estilo de vida; pero creo que esto viene cambiando poco a poco, en la medida en que se han ido desvaneciendo ciertos prejuicios. Sin embargo, estamos echando para atrás en nuestra capacidad de entender que todas las personas tenemos derecho a pensar y a ser distintas, sin que eso invalide lo nuestro.

Debemos hacer un análisis personal para definir si la manera como manipulamos las redes sociales está reduciendo nuestro mundo, a tal punto que hemos ido perdiendo la capacidad de pensar por fuera de nuestra zona de confort, de cuestionar nuestras creencias y de exponernos a ideas y estilos de vida diferentes a los nuestros.

ALEXANDRA PUMAREJO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.