Una sonrisa une al mundo/ De tu lado con Alex

Una sonrisa une al mundo/ De tu lado con Alex

Todos compartimos una misma esencia, aun así, muchas veces nos enfocamos en nuestras diferencias. 

felicidad

A lo largo de la historia hemos librado sangrientas guerras con nuestros hermanos, en vez de enfocarnos en buscar soluciones.

Foto:

Istock

Por: Alexandra Pumarejo
23 de octubre 2019 , 07:00 a.m.

¿Ustedes sabían que ya hay cientos de aplicaciones que traducen cualquier idioma en segundos? Estas herramientas, valiosísimas a la hora de viajar, son tan completas y prácticas que podrían reemplazar cualquier curso intensivo de idiomas. Hoy les quiero dar otro truco que es infalible y no necesita de ningún dispositivo. Lo acabo de probar, y me funcionó a la perfección en cuatro países donde yo no entendía ni el abecedario: ¡una sonrisa!

Sin importar si le sonreía a un monje, a una niña, a un anciano o hasta a un guardia de alta seguridad en un país comunista, jamás falló la táctica de decir ‘hola’, con una sonrisa de oreja a oreja. Al instante veía cómo se iluminaban los ojos de esa otra persona, quien me la devolvía inmediatamente, por más gruñón que al principio pareciera. Y después de la sonrisa, todo fluía perfectamente a través de señas.

Esto me hizo reflexionar sobre lo fundamentalmente iguales que somos los seres humanos, sin importar raza, religión o nacionalidad. Tal vez comamos comidas distintas, les recemos a dioses diferentes o tengamos costumbres radicalmente opuestas, pero nuestra esencia humana es la misma.

Nuestra esencia como seres humanos es la misma, pero es increíble la forma como nos enfrascamos en resaltar nuestras diferencias.

Por ejemplo, al aterrizar el avión, todo el mundo enciende su celular y les avisa a sus seres queridos que llegaron bien; sin importar el país de destino, los niños chiquitos quieren correr por todas partes, y las mamás están detrás de ellos para que no se caigan o se pierdan; la selfi es universalmente obligatoria para los jóvenes y los adultos contemporáneos; un beso no conoce idioma, y ver a una pareja de enamorados caminando juntos es igual de fantástico, aunque vengan de Marte.

Las fronteras están en nuestra mente. Las limitaciones de idioma están en nuestras inseguridades.

Nuestra esencia como seres humanos es la misma, pero es increíble la forma como nos enfrascamos en resaltar nuestras diferencias. A lo largo de la historia hemos librado guerras sangrientas y lamentables contra nuestros hermanos, originadas por sutilezas de pensamiento, en lugar de ayudarnos y acompañarnos bajo el enfoque de todo aquello que nos une. Yo no soy diferente a cualquier mujer de cualquier parte del mundo que trabaja, que está tratando de criar a una hija adolescente y quiere tener una relación amorosa linda y comprometida. Ojalá pudiéramos enfocarnos en lo tanto que tenemos por aprender los unos de los otros y lo agradable que sería construir conjuntamente un mundo mejor para todos.

Esto suena obvio, pero solemos olvidarlo. Las fronteras están en nuestra mente. Las limitaciones de idioma están en nuestras inseguridades. Miremos más allá de lo superficial de cada uno y concentrémonos en las sonrisas; creo que ahí es donde radica la verdadera globalización.

ALEXANDRA PUMAREJO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.