Una de cada 20 jóvenes de entre 15 y 19 años ha sido violada

Una de cada 20 jóvenes de entre 15 y 19 años ha sido violada

Esta es una de las alarmantes cifras que revela la ONU sobre condiciones de la mujer en el mundo.

Violencia sexual en las universidades

La violencia contra mujeres y niñas sigue siendo una epidemia mundial.

Foto:

iStock

Por: Redacción Domingo - Con información de EFE
07 de marzo 2020 , 10:27 p.m.

Trece millones de jóvenes de entre 15 y 19 años han sido violadas a lo largo de su vida en el mundo; en promedio, una de cada 20 en este rango de edad. Esta alarmante cifra de la Unicef, agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la infancia, se suma a otras igual de preocupantes que demuestran que no mucho ha cambiado esta situación desde hace 25 años, cuando se aprobó en 1995 la Declaración de Pekín, considerada el primer gran compromiso global para lograr la igualdad de género, una apuesta que llenó de esperanza a millones de mujeres en condiciones vulnerables.

Sin embargo, los esfuerzos no han sido suficientes para derrocar lo que sigue siendo una lamentable realidad: “No tenemos un mundo igualitario, y las mujeres están enojadas y preocupadas por el futuro. Están radicalmente impacientes por lograr un cambio”, como declaró la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, con ocasión del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora este domingo. Este es un balance de los derechos de las mujeres durante estos 25 años, cifras que deberían trazar una hoja de ruta para los gobiernos con acciones decisivas.

(Le puede interesar: Habla mujer detrás de tendencia #ComoHombres que confronta al machismo)

Violencia y agresión

“A lo largo de su vida, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual”. Este fue uno de los resultados de la evaluación del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) de julio del año pasado, que reveló que la violencia contra mujeres y niñas sigue siendo una epidemia mundial. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que al menos el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia física o sexual a manos de un compañero sentimental o violencia sexual por parte de otra persona (sin incluir el acoso sexual).

Una problemática sobre la cual también alerta la ONU en el informe ‘Las mujeres en el mundo 2015’ es que dos de cada tres víctimas de homicidio a manos de la pareja o de un familiar son mujeres, y menos de 40 por ciento de las víctimas de violencia de esta clase denunciaron a su agresor.

Otro tipo de violencia es la trata de seres humanos, en la que las mujeres adultas representan casi la mitad, el 49 por ciento, de las víctimas a nivel mundial. Y, en conjunto, mujeres y niñas suponen más del 70 por ciento.

Líderes mundiales también reclaman acciones urgentes contra prácticas como el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina. De acuerdo con la Unicef, en la actualidad 12 millones de niñas son obligadas a casarse cada año en todo el mundo. Tan solo para marzo de 2018, un 21 % de las mujeres adolescentes del mundo se habían casado antes de cumplir los 18 años; de esta cifra, la mayoría provienen de África subsahariana, donde el 38 por ciento de las niñas se casaron durante su infancia (antes de los 10 años).

En cuanto a la mutilación genital femenina, la Unicef señala que al menos 4 millones de niñas están en riesgo de sufrirla cada año. La OMS también sostiene que más de 200 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido objeto de esta práctica en 30 países de África, en Oriente Próximo y en Asia.

(Lea también: ‘Un día sin mujeres’ en México por los feminicidios)

Calidad de vida

La salud reproductiva es uno de los puntos que más preocupa en las agendas de derechos de la mujer. A pesar de que el acceso a la planificación familiar sí ha aumentado en estos 25 años, el drástico discurso de algunos líderes ha desembocado en retrocesos como las restricciones a los anticonceptivos de emergencia en Polonia o el conservador enfoque de la educación sexual en Brasil. Y es que la cifra de embarazos adolescentes en el mundo no deja de ser un problema. Más de 15 millones de jóvenes de entre 15 y 19 años dan a luz cada año.

Aún en las regiones en desarrollo, más de 200 millones de mujeres que no desean embarazarse siguen sin usar métodos de planificación seguros y eficaces por razones que van desde falta de información hasta falta de apoyo por parte de sus parejas o comunidades.

En el caso de América Latina y el Caribe, un reporte del UNFPA de 2017 revelaba que 65 % de mujeres en edad reproductiva (15-49 años) deseaban evitar un embarazo; sin embargo, la necesidad de métodos anticonceptivos de 24 millones de mujeres no estaba satisfecha y 18 millones dijeron no utilizar ningún método.

Aunque la OMS señala que la expectativa de vida de las mujeres ha aumentado en los últimos 16 años, no es un secreto que los factores de riesgo que enfrenta la mujer en su vida son muy altos. Una de las principales causas es la mortalidad materna o por causas relacionadas al embarazo, que, aunque cayó un 40 por ciento en 25 años, sigue representando al menos 33 muertes por hora en el mundo, según la UNFPA.

La OMS hace énfasis en el peligro que representan las prácticas abortivas sin las condiciones adecuadas y calcula que cada año cerca de 22.000 mujeres adultas y jóvenes mueren a causa de abortos no seguros, el 97 % de ellas en África, Latinoamérica y en entornos sin los mínimos estándares médicos.

(Además: ¿El aborto debe permitirse en Colombia?)

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación (Unesco) también advierte sobre el aumento de los problemas de salud mental, que conecta en parte con un uso excesivo de tecnologías digitales, y señala que el suicidio se ha convertido en la segunda causa más común de muerte entre las adolescentes de 15 a 19 años, solo superada por problemas en el parto o la maternidad.

En adición a las complicaciones médicas que puede sufrir una mujer a lo largo de su vida, su expectativa de vida se ve afectada por las condiciones de desigualdad. Para 2018, la división de la ONU dedicada a las mujeres alertó que ellas están por debajo de los hombres en todos los indicadores de desarrollo sostenible. Y las cifras que presentó son aterradoras.

Señaló que un 70 % de las personas que sufren hambre en el mundo son mujeres, que unos 15 millones de niñas nunca aprenderán a leer y a escribir, y que en América Latina y el Caribe hay 124 mujeres que viven en extrema pobreza por cada 100 hombres. Similar fue la advertencia del Foro Económico Mundial un año antes, cuando estimó que se necesitarán todavía 100 años para cerrar la brecha de género en términos económicos a nivel mundial.

En esta misma línea, la Organización Internacional del Trabajo sitúa una brecha salarial entre hombres y mujeres en el 20 % y señala que solo el 48,5 por ciento de las mujeres cuentan con un trabajo remunerado a nivel mundial (frente al 75,2 % de los hombres) y apenas el 22 % accede a un alto cargo.

Apostar por la educación

Aunque este panorama es desalentador y explica el llamado desesperado y urgente de los movimientos feministas a lo largo del mundo, la ONU dice que la apuesta hoy debe ser por la educación, uno de los pocos factores que esboza un lado positivo del balance.

Según la Unicef, en las últimas dos décadas el número de niñas que no asisten a la escuela se ha reducido en 79 millones y hoy las niñas superan a los niños en la educación secundaria.

La Unesco también destacó que las tasas de matriculación de niñas en la enseñanza primaria y secundaria casi se han duplicado en los países de ingresos bajos. Además, en esos países la brecha de género en la matriculación primaria se ha reducido a la mitad. Ahora bien, el ritmo de cambio no es lo suficientemente rápido. En total, en los últimos 25 años la tasa de matriculación de las niñas en la enseñanza primaria solo ha aumentado 10 puntos, del 78 al 88 %. “Como van las cosas, no se logrará que todas las niñas ingresen en la escuela primaria hasta 2050”, advierte la organización.

“Ignorar la educación de las niñas es como ignorar una de las soluciones más eficaces para alcanzar el desarrollo”, dijo Audrey Azoulay, directora general de la Unesco, pues, según el ‘Informe de seguimiento de la educación en el mundo’, si todas las mujeres finalizaran la educación primaria, las muertes maternas se reducirían en dos tercios. Si cursaran educación secundaria, las muertes infantiles se reducirían a la mitad, lo que permitiría salvar 3 millones de vidas, y habría dos tercios menos de matrimonios infantiles. Y si todas las niñas del África subsahariana y el Asia meridional y occidental recibieran educación secundaria, el número de embarazos de menores de 17 años se reduciría en cerca del 60 %. La educación es claramente estratégica en este tema, pero esperar más de un cuarto de siglo para ver sus resultados sería un crimen –literalmente– con millones de mujeres.

REDACCIÓN DOMINGO*
* Con información de EFE

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.