La mamá del nuevo milenio no busca ser perfecta

La mamá del nuevo milenio no busca ser perfecta

Este domingo se celebra el Día de la Madre, una oportunidad para reflexionar sobre su nuevo rol.

Mamá

La mamá millennial no aspira a desempeñar el papel de madre perfecta.

Foto:

iStock

Por: Sergio Caro / El Mercurio (GDA)
07 de mayo 2019 , 09:15 p.m.

Los tiempos han cambiado: hoy, las mujeres de 30 años no tienen como prioridad el compromiso de pareja ni tampoco sienten presión para convertirse en madres. Es más, según el estudio Chile 3D 2019 de Gfk Adimark, para la mujer millennial (de 23 a 35 años), lo ideal sería tener su primer hijo a los 32 años. Pero, aunque ser mamá dejó de ser el único objetivo en la vida para las mujeres, tener un hijo cambia sus prioridades y para la mayoría se convierte en el desafío más importante de su vida.

El retraso de la maternidad junto con el descenso sostenido en la tasa de natalidad caracterizan la actual generación de madres. Para la directora de Marketing y Comunicaciones de GfK Adimark (estudios de mercado de Chile), Catalina Correia, la mayoría de mujeres siguen decidiendo ser madres, pero postergan la decisión, junto con tener menos hijos.

Hace tiempo quedó atrás el modelo de familia numerosa porque, según la académica del Instituto de Sociología UC y experta en temas de demografía, Viviana Salinas, antiguamente había una justificación económica para tener muchos hijos: eran mano de obra, particularmente en zonas de campo, además de que la mortalidad infantil era alta; entonces, “iban a trabajar para el hogar. Ahora (los hijos) son vistos como gasto”, y no tiene sentido una prole extensa.

No es solamente la de padre ausente, también hay mujeres que deciden tener hijos solas

Para la antropóloga Carolina Franch, de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, aparte de las familias extendidas (que hoy ya no lo son por tener muchos hijos) y la nuclear tradicional (padre-madre-hijos), hoy hay una alta prevalencia de la familia monoparental, “que no es solamente la de padre ausente, también hay mujeres que deciden tener hijos solas; así como hay familias que apuestan por la diversidad sexual, padres del mismo sexo. También han cambiado los patrones de crianza: los niños no son entes pasivos, tienen voz y mayor injerencia en las decisiones que se toman en casa”.

La socióloga Viviana Salinas considera que con el mayor acceso a la información, las madres tienden a teorizar la crianza. Buscan permanentemente información en internet y en las redes sociales sobre las implicaciones que todo tiene en las prácticas de crianza. “Antes no estaban tan preocupadas, la gente hacía las cosas por tradición; así se criaban los hijos”. No obstante, la principal fuente de consulta para dudas y consejos de crianza para la mamá actual es su propia madre, y las abuelas son el principal apoyo.

A la hora del trabajo

Para Christine Angerstein, directora de Planificación Estratégica de McCann Santiago, “si bien hay segmentos socioeconómicos más bajos que tienen hijos de manera más temprana, el segmento medio está eligiendo tener menos hijos y más tarde porque son parte de una generación que sabe el esfuerzo que significa para los padres tenerlos y quieren lograr lo mejor posible para ellos”.

Menciona la realización personal, “y como el mundo laboral todavía está al debe con las mujeres, muchas veces ellas postergan la maternidad por tener miedo de no volver a las mismas condiciones de trabajo, pues perderían posibilidades que pueden ganar los hombres, y, al estar fuera, ellas no se sienten tan seguras”.

La socióloga Viviana Salinas explica que la inserción de la mujer en el mundo del trabajo, particularmente en la segunda mitad del siglo XX, es el mayor cambio estructural dentro de la familia, ya que deja de estar disponible las 24 horas para las tareas domésticas y el cuidado de los hijos.

La maternidad pasa hoy a ser una opción; la mujer se está dando cuenta de que tiene otras alternativas antes de formar familia, como el desarrollo profesional, viajar, usar su tiempo en otras cosas

En la perspectiva de la denominada revolución de género (concepto acuñado en 2015 por tres teóricas nórdicas), en una primera etapa, la mujer gana protagonismo en el espacio público y autonomía económica, pero “baja la fecundidad y aumenta la edad de matrimonio como respuesta lógica a las múltiples demandas de la mujer”, que cumple “doble jornada, trabaja y cuida la casa”.

En una segunda etapa (en la que estarían algunos países desarrollados), en la medida en que el hombre aumente su participación en la crianza de los hijos y las labores domésticas, aliviando la carga de la mujer, se recuperarían las tasas de natalidad.

La antropóloga Franch explica que “la identidad de la mujer está asociada a la maternidad. (...) Más allá de la dimensión biológica, culturalmente es considerada un sujeto cuya función es el cuidado de otro”, que no son solamente los propios hijos, ya que pueden ser los padres o algún familiar enfermo, por ejemplo. Este esquema, a la vez, subsidia el papel de proveedor del hombre. Al mismo tiempo, la estructura básica de la familia es la díada madre-hijo.

Catalina Correia señala que las mamás emprenden el doble que las que no tienen hijos, ante la necesidad de generar ingresos para sacar adelante su familia. Asimismo, observa que se relacionan de manera distinta con el trabajo. De partida, mientras un hombre se preocupa del sueldo, la mujer tiene que ver la compatibilidad con la familia, incluyendo hasta la ubicación del trabajo.

Coincide Christine Angerstein: “Tenemos que negociar cosas como flexibilidad horaria (...) todavía falta una cultura que tiene que ver con entender que si hacemos bien el trabajo, no importa dónde lo hagamos. No tienes por qué estar encerrado en un lugar para hacer las cosas bien. Obviamente, depende del tipo de trabajo, pues algunos que sí tienen que ser presenciales”.

No a la madre perfecta

La principal aspiración de las mamás es que sus hijos sean felices. Aunque perciben que hoy es más difícil la maternidad porque hay más inseguridad. “Sienten que los niños están más expuestos a riesgos que ellas cuando eran chicas”, explica Correia, refiriéndose a factores como el acceso a drogas, exposición a violencia, el bullying, acoso y abuso.

Algo que puede ser considerado un avance es que, con todas las dificultades asociadas a compatibilizar los roles, la mamá millennial no aspira a desempeñar el papel de madre perfecta, como el estereotipo de la ficción y la publicidad de mediados del siglo XX: la mamá de collar de perlas, con una casa impecable y niños bien portados.

Christine Angerstein señala que según un estudio realizado por Truth Central, McCann Worldgroup, más del 50 por ciento de las millennials no se sienten representadas, y hasta caricaturizadas, por esa imagen: en los años 60, la mujer quería ser perfecta, hoy no, hoy abraza su imperfección, y hace lo mejor que puede; una madre dice hoy, ‘mira, tal vez no logro hacer todas las cosas que quisiera, tal vez me enojo, y soy capaz de conversar con mi hijo, decir disculpa me enojé’.

La imperfección se volvió algo valorable que construye familia (...) Está la muerte de la madre abnegada que no tiene más vida que ser madre; hoy hay un espacio para decir, ‘soy madre, pero también soy mujer, pareja, quiero realizarme’, y esto no significa ser mala madre.

No obstante, agrega que más allá de que el tema de la culpa aún es fuerte, el cambio cultural necesita que también parta de las mismas mujeres: “Tienen que ser más bondadosas entre ellas; la que trabaja critica a la que no trabaja. También necesitamos desarrollar eso”.

SERGIO CARO
EL MERCURIO DE CHILE (GDA)

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.