Artesanías que se vuelven joyas y moda

Artesanías que se vuelven joyas y moda

La diseñadora Perla Dávila y las artesanas de la Asociación Ébéra Néka desarrollaron una colección. 

Colección  Ébéra Néka + Perla Dávila

La Asociación Ébéra Néka, de mujeres inídgenas emberá katío del Alto Sinú, y la diseñadora monteriana Perla Dávila desarrollaron una colección de prendas y accesorios basada en el tejido de chaquiras.

Foto:

Cortesía Código Malva

Por: NATALIA DÍAZ BROCHET
24 de octubre 2018 , 10:32 p.m.

Lucila, Genilda, Dina, Yarledis, Erlinda, Anita, Glubi y las demás mujeres indígenas de la Asociación Ébéra Néka, del Alto Sinú, tenían las caras pintadas con esos trazos negros que se hacen con la tinta que sacan de la semilla de jagua y con la cual expresan los sentimientos o emociones que están viviendo.

Los dibujos de ese jueves de octubre en Montería decían –aunque sus caras estuvieran serias– que estaban emocionadas, contentas, alegres, felices, agradecidas, sonrientes.

Y lo estaban porque ese día, además de graduarse de un programa de capacitación, pudieron entender de qué se trataba todo eso de una colección, un desfile y un catálogo de moda, en lo que trabajaron durante seis meses.

Modelos en pasarela mostraron las piezas que realizaron junto con la diseñadora monteriana Perla Dávila: prendas de vestir y los accesorios, hechos por la asociación.

“Todo muy bonito, elegante; no me imaginaba cómo se iban a ver nuestras cosas, y se ven muy lindas”, dijo Erlinda Domico, sonriente, al finalizar el desfile y con su catálogo en la mano, con todas las piezas de la colección Jenené Culture, con el sello Ébéra Néka + Perla Dávila, que están a la venta en la tienda de la diseñadora.

Colección  Ébéra Néka + Perla Dávila

Aretes y collar con tejidos con chaquiras hechos por los indígenas, y vestido con estampado inspirado en las artesanías de los emberá katíos. 

Foto:

Cortesía Código Malva

Collares, okamas (pectorales típicos), aretes, anillos y brazaletes fueron hechos en chaquiras por las indígenas (y algunos hombres), además de los recamados de algunas prendas y los zapatos de la diseñadora.

Los accesorios los intervenimos con esmeraldas, amatistas, perlas del río para darles un estilo de joyería contemporánea”, cuenta la diseñadora, que se inspiró en esta cultura para desarrollar los estampados.

“Este es un homenaje a la cultura embera. Yo visité los asentamientos de la comunidad en Tierralta y me enamoré de su cultura, de su entorno con sus ríos, flores, animales, tanto verde, y quise hacer algo con y por ellos”, dice la diseñadora.

El desfile fue el cierre del programa de capacitación para la profesionalización y diversificación de portafolio ‘Artesanía, moda y competitividad’, organizado por Código Malva y la Empresa Urrá, con la participación de la diseñadora, con el objetivo de preservar la tradición artesanal de estas comunidades de embera katíos, como el tejido con chaquira y el bordado de molas, y mejorar la economía de estas familias indígenas.

“Buscamos perfeccionar lo que ellas hacen y aprendieron de sus ancestros para que puedan ampliar su portafolio, mejorar la oferta comercial y aumentar el ingreso para el bienestar de sus familias”, explicó Marta María Jiménez, de Código Malva.

Para ello, durante seis meses, las artesanas asistieron a talleres de recamado, bordado, técnicas de diseño, patronaje, joyería, creatividad e innovación, control de calidad y mejoramiento de procesos, dictados por diseñadores como María Luisa Ortiz y Juan Pablo Socarrás.

Colección  Ébéra Néka + Perla Dávila

La diseñadora y algunas de las integrantes de la Asociación, junto con las modelos que presentaron la colección Ébéra Néka + Perla Dávila.

Foto:

Cortesía Código Malva

“Me gustó el recamado con chaquiras en tela para poner en blusas o vestidos. Eso fue nuevo para nosotros”, cuenta Erlinda, quien ha tomado la vocería de un grupo de cuatro mujeres, tímidas y serias, que hablan en su dialecto. Y agrega otras cosas que dicen que aprendieron, como por ejemplo a combinar el negro y el dorado o el negro y el blanco. “A nosotros nos gusta usar colores fuertes, los de los loros, las guacamayas, del chupaflor, del arcoíris, de las flores, pero a ustedes los kapunias no siempre les gustan”.

Todo esto los plasman con su simbología: triángulos, cuadrados, rombos...

Estos también los usan para hacer las molas con las que adornan sus camisas de colores, las que usan cuando salen de su territorio, pues por el calor y la humedad de la selva es mejor ir con el torso desnudo y solo usan la paruma (tres metros de tela que se envuelven en la cadera). Las usan cortas, para cubrir solo sus senos, pues el vientre es importante mostrarlo como símbolo de mujer fértil.

“Aprendimos a hacer blusas más largas para ustedes los kapunias, otras sin mangas. Todas con las molas, que también se pueden poner en cojines o carteras”, remata Erlinda.

NATALIA DÍAZ BROCHET
Editora de EL TIEMPO@ndiazbrochet​

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.