Un ‘timonazo’ pendiente / Opinión

Un ‘timonazo’ pendiente / Opinión

Cinco años después la encíclica Laudato Si', en medio de la crisis, sigue vigente.

árbol

El mensaje en este aniversario de Laudato Si’ busca aumentar la conciencia eficaz sobre el deterioro del medio ambiente.

Foto:

iStock

Por: Jorge H. Peláez, S. J.
17 de mayo 2020 , 12:30 a.m.

Hace cinco años, el 24 de mayo de 2015, el papa Francisco se dirigió a los habitantes del planeta con el propósito de “entrar en diálogo con todos acerca de nuestra casa común”.

Fue así como hizo pública su carta encíclica Laudato Si’, una juiciosa reflexión en torno al “deterioro ambiental global” y la urgencia de afianzar “una verdadera cultura del cuidado del ambiente”.

Al recodar el quinto aniversario de la promulgación de este extraordinario documento pontificio, la universidad desea subrayar la vigencia y hacer eco del “llamado” que hizo el santo padre, con el fin de “unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”.

En este contexto, hoy queremos invitar a la sociedad en general, en particular a los universitarios y académicos, así como a los dirigentes en el mundo de la economía, la industria y la política, a repasar este texto, profundizar en sus planteamientos, para actuar más decididamente en orden a corregir el rumbo en nuestras relaciones con el medio ambiente, dando el ‘timonazo’ que está pendiente “para salir de la espiral de autodestrucción en la que nos estamos sumergiendo”.

Entre los puntos centrales expuestos por el Papa, sobresale una afirmación categórica, central en la encíclica, que surge al analizar “las razones por las cuales un lugar se contamina”, las cuales están indudablemente asociadas “al funcionamiento de la sociedad, de su comportamiento, de sus maneras de entender la realidad”, y que, por lo tanto, hacen que no se pueda “encontrar una respuesta específica e independiente para cada parte del problema”.

Dice el santo padre: “No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socioambiental”.

Este reconocimiento implica que para encontrar soluciones, “para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza” –debemos añadir, para enfrentar exitosamente el desafío del covid-19– se tiene que realizar “una aproximación integral”, considerando las interacciones de los sistemas naturales entre sí y con los sistemas sociales”.

Una de las medidas que no dependen de grandes decisiones consiste en la modificación de nuestros hábitos y estilo de vida, que en general llevan la impronta de ese “consumismo obsesivo que es el reflejo subjetivo del paradigma tecnoeconómico”. Sometidos a los dictámenes de una tecnología deslumbrante y avasalladora, y regidos por el interés económico como criterio dominante y excluyente, la comunidad humana se enfrenta a un punto de no retorno.

No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socioambiental

Francisco indica que “las raíces más profundas de los actuales desajustes, tienen que ver con la orientación, los fines, el sentido y el contexto social del crecimiento tecnológico y económico”. A su juicio, “la idea de un crecimiento infinito o ilimitado, que ha entusiasmado tanto a economistas, financistas y tecnólogos... supone la mentira de la disponibilidad infinita de los bienes de planeta, que lleva a estrujarlo hasta el límite y más allá del límite”.

Nuestro mensaje en este aniversario de Laudato Si’ busca aumentar la conciencia eficaz sobre el deterioro del medio ambiente, que haya consecuencias prácticas, no solo en el ámbito personal, sino también en el de la comunidad humana en todos sus niveles. Que los hechos, más que las palabras, expresen la determinación de la familia y las instituciones, de los países y las organizaciones internacionales, en relación con el cuidado de la casa común.

Se podría decir que nuestra propuesta queda resumida en cuatro palabras: vivir en clave de cuidado. Si aceptamos que no es posible cuidar sin obrar, es fundamental llevar la reflexión y el estudio, la preocupación recogida en discursos y documentos, al plano de las acciones; y forzar el cambio de rumbo.

Solo así nuestro destino no será el de un planeta agotado en medio de la concentración creciente de la riqueza y los recursos tecnológicos, que una vez más ha quedado en evidencia con la pandemia de estos tiempos. Francisco nos lo recordó: “No habrá una nueva relación con la naturaleza sin un nuevo ser humano. No hay ecología sin una adecuada antropología”.

Para hacerlo es necesario volver por los fueros de la sobriedad y la humildad, que “no han gozado de una valoración positiva en el último siglo”.

Se trata de forjar y fortalecer “una actitud del corazón” que haga posible ese “estar presente plenamente ante cada ser humano y ante cada creatura... un camino para superar la ansiedad enfermiza que nos vuelve superficiales, agresivos y consumistas desenfrenados”.

No olvidemos, entonces, como magistralmente lo señala Francisco, que “no todo está perdido, porque los seres humanos, capaces de degradarse hasta el extremo, también pueden sobreponerse, volver a optar por el bien y regenerarse, más allá de todos los condicionamientos mentales y sociales que les impongan”.

Al celebrar con gratitud y complacencia el quinto aniversario de la promulgación de la carta encíclica Laudato Si’, renovamos nuestro decidido compromiso con el cuidado de la casa común, animados de genuina esperanza. De nosotros depende que ese diálogo, que desde hace cinco años ha promovido Francisco, dé frutos abundantes que ayuden transformar la realidad socioambiental del mundo.

JORGE H. PELÁEZ, S. J.
Rector de la Pontificia Universidad Javeriana

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.