Los tesoros de la espina dorsal de Suramérica, los Andes

Los tesoros de la espina dorsal de Suramérica, los Andes

En esta región están algunos de los paisajes y ecosistemas tropicales más ricos del mundo.

PNN Los Nevados

De las tres cordilleras colombianas, la Central es la única que posee actividad volcánica. PNN Los Nevados.

Foto:

Francisco Rojas.

Por: Tatiana Pardo Ibarra
07 de febrero 2019 , 01:14 p.m.

La cordillera de los Andes es la formación natural más larga y la segunda más alta del mundo, después del Himalaya. Con sus 8.900 kilómetros de longitud atraviesa imponente Chile, Argentina, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia y Venezuela. Sus formidables crestas, altiplanos, mesetas, valles, volcanes y cañones hacen que sea una de las zonas más diversas del planeta.

El Banco de Occidente acaba de lanzar su más reciente libro, 'Región Andina de Colombia', un recorrido minucioso sobre las características de la espina dorsal de Suramérica. Hablamos con el biólogo Juan Manuel Díaz, autor principal.

¿Por qué un libro sobre la región Andina de Colombia?

La región Andina es una de las cinco regiones naturales del país (junto con la Caribe, Pacífica, Orinoquia y Amazonia) y es la que mayor diversidad de ecosistemas y de especies de flora y fauna alberga. En esa región se asienta casi el 70 por ciento de la población colombiana y, por lo tanto, sus paisajes y ecosistemas han experimentado considerables trasformaciones y enfrentan grandes amenazas.

¿Por qué se llama los Andes?

El origen de la palabra Andes es bastante controvertido. Según algunos historiadores, la palabra proviene del término quechua anti, “cresta elevada”, pero otros aseguran que deriva de la voz aimara anta, “color cobrizo”, la misma que en quechua corresponde a “cobre”. En todo caso, Andes fue empleado por primera vez como topónimo en 1609 por Garcilaso de la Vega en su crónica titulada Comentarios reales de los incas. Pero fue en 1572 cuando otro cronista, Pedro Sarmiento de Gamboa, utilizó la expresión ‘cordillera de los andenes’ para referirse a un paisaje modelado por muchas terrazas para uso agrícola en las montañas peruanas. Por lo tanto, es posible que la palabra andenes derivara más tarde a Andes.

Oso de anteojos

El oso de anteojos es el mayor de los mamíferos andinos y la única especie osuna que sobrevivió en Suramérica a la gran extinción del Pleistoceno.

Foto:

Angélica Montes.

A diferencia de otras cadenas montañosas como los Alpes, los Pirineos o el Cáucaso, ¿cómo se formó la cordillera de los Andes y hace cuánto tiempo?

La mayoría de esas cordilleras se originaron por el choque frontal entre dos bloques continentales que se incrustan el uno con el otro (proceso geológico llamado obducción). En cambio, la cordillera andina se formó debido a la subducción de la corteza oceánica del Pacífico por debajo de la masa continental de Suramérica. Ese proceso, que se inició a comienzos del Jurásico, hace unos 200 millones de años y continúa hasta el presente, produjo la deformación estructural y empujó hacia arriba todo el margen occidental del subcontinente, dando origen a la cadena montañosa más larga del mundo.

¿De qué manera el levantamiento de la cordillera Central condicionó la biodiversidad de nuestro país?

Si bien la cordillera Central fue la primera en levantarse en el sistema andino colombiano, todo el proceso secuencial de formación de las tres cordilleras determinó las características y la identidad de la flora y la fauna colombianas. Antes de la orogenia andina, todo el territorio colombiano consistía en terrenos bajos y planos, pero al levantarse las cordilleras, las poblaciones de muchas especies de tierras bajas se aislaron, no solo al oriente y occidente de ella, sino en los valles interandinos. Simultáneamente, otras especies de tierras bajas se iban adaptando y transformando en otras especies a medida que sus poblaciones eran “llevadas” a mayor altitud por el levantamiento de las montañas. Con ello se impulsaron grandemente los procesos de especiación o de generación de nuevas especies.

rEGIÓN aNDINA

En la mitad del siglo XIX hubo un auge en el establecimiento de hatos ganaderos.

Foto:

Banco de Occidente

¿Cuántos tipos de ecosistemas naturales hay en los Andes colombianos?

Depende de cómo y con qué criterios se definan y delimiten los ecosistemas. Por ejemplo, según el Mapa de ecosistemas continentales, costeros y marinos de Colombia, publicado por el Ideam y los otros institutos adscritos al Ministerio del Medio Ambiente a escala 1:100.000, en Colombia existen 85 ecosistemas generales, de los cuales 35 son terrestres; 16, de agua dulce y 27, marinos.

Un estudio reciente, llevado a cabo por especialistas de varios países, logró discriminar 133 unidades ecológicas naturales en los Andes tropicales. En esta amplia región, que abarca la cordillera andina desde el norte de Chile y Bolivia hasta Venezuela, los Andes colombianos representan el 23 por ciento, donde se encuentran 22 de esas unidades o ecosistemas.

Si esta es la región con mayor diversidad, ¿cuántas especies se le conocen?

La región Andina representa el 27 por ciento de la extensión terrestre del país, pero es la región que concentra la mayor cantidad de especies de fauna y flora. Por ejemplo, las más de 11.500 especies de plantas con flores o fanerógamas registradas en la región Andina equivalen al 43 por ciento de la riqueza de este grupo de plantas en el país; el 70 por ciento de las especies de mamíferos registradas en Colombia se encuentran en la región Andina, así como el 52 por ciento de las especies de aves, el 54 por ciento de reptiles y casi el 70 por ciento de anfibios.

La cordillera andina se formó debido a la subducción de la corteza oceánica del Pacífico por debajo de la masa continental de Suramérica

¿Cuál fue la relación que hubo entre nuestra especie y el asentamiento en esta cordillera?

Prácticamente desde la llegada del ser humano a Suramérica, hace unos 14.000 años, las montañas andinas ejercieron un atractivo para asentarse en sus altiplanos y laderas. En primer lugar, en las montañas, las temperaturas eran menores que en las zonas bajas, y por tanto no pululaban tantas plagas de insectos ni enfermedades transmitidas por estos. Y, en segundo lugar, las montañas significaban una cercanía mayor a los dioses. Además, en los altiplanos andinos habitaban animales más fáciles para domesticar como los curís, las llamas, las alpacas y los guanacos.
La alta montaña implicaba también la necesidad de adaptarse fisiológicamente a un aire escaso en oxígeno, a bajas temperaturas y la radiación ultravioleta.

¿En qué período empezamos a transformar este sistema montañoso y qué consecuencias estamos viendo?

La transformación antrópica del entorno natural de los Andes comenzó desde el mismo momento en que se asentaron allí los primeros pobladores y utilizaron los recursos naturales que este ofrecía. Pero fue en el marco de un lento proceso de adaptación y aprendizaje mediado seguramente por el ensayo y el error, de manera que los impactos sobre el ambiente se mantenían en niveles muy bajos.

Fue a partir del siglo XVI, con el arribo de los conquistadores europeos, que traían sus costumbres y prácticas sobre el manejo de los recursos y la explotación de los suelos, que la transformación de los ecosistemas experimentó una inusitada aceleración. Con la llegada del ganado, el empleo de técnicas de labranza no autóctonas y la tala de bosques para obtención de materiales y adecuación de terrenos para fundar pueblos y ciudades, las transformaciones en el paisaje se fueron convirtiendo en impactos sobre los ecosistemas, erosión de laderas y suelos, y perturbaciones significativas sobre la fauna y la flora.

Y en el siglo XXI vivimos las consecuencias...

Sí, como los elevados niveles de contaminación de las aguas, las avalanchas y derrumbes frecuentes, la degradación de los suelos y la pérdida de coberturas vegetales y de biodiversidad. En la actualidad, apenas alrededor del 27 por ciento de la superficie de los ecosistemas andinos naturales se han mantenido en niveles bajos de intervención.

TATIANA PARDO IBARRA
tatpa@eltiempo.com
Twitter: @Tatipardo2

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.