La lucha del siglo XXI / Opinión

La lucha del siglo XXI / Opinión

Ricardo Lozano, ministro de Ambiente, reflexiona sobre las lecciones que nos dejará esta pandemia.

Los 22 Parques Nacionales de Colombia para visitar en vacaciones

El parque Utría se encuentra en la costa norte del pacífico colombiano, en el departamento de Chocó. Cuenta con 54.380 hectáreas, tanto de mar como de tierra.

Foto:

Javier Silva Herrera - Parques Nacionales de Colombia

Por: Ricardo Lozano*
31 de marzo 2020 , 10:10 a.m.

Para ganar la batalla contra las enfermedades del siglo XXI nunca antes había sido tan clara la relación existente entre la salud de los ecosistemas y la salud de los humanos. Es claro que, para asegurar la cadena de suministro de agua, energía, medicinas o alimentos debemos asegurarnos de que los ecosistemas como páramos, humedales, manglares, bosques húmedos o secos, o los mismos ríos, estén muy sanos y provean los servicios y recursos que necesitamos para vivir.

Esa ha sido y seguirá siendo nuestra política: un enfoque basado en la salud de los ecosistemas pensando en el bienestar de las generaciones futuras. Y es desde allí que nace el concepto de Bio diverciudades: ciudades sostenibles basadas en la salud de sus ecosistemas y de las personas que las habitan.

El enfoque ecosistémico para mejorar la salud de los humanos y demás seres vivos en la Tierra requiere de un trabajo interdisciplinario, intersectorial y colaborativo para la prevención, mitigación, vigilancia, monitoreo y control de enfermedades, así como para la conservación y restauración de la estructura ecológica de territorios únicos por su naturaleza, que se aplica a nivel local, regional y global, con el objetivo de conseguir soluciones óptimas para la salud de todos juntos, teniendo en cuenta por supuesto la interacción entre personas, animales, plantas y el medio en el que vivimos.

En ese sentido debemos:

Reconocer el vínculo esencial entre la salud humana, la vida silvestre, doméstica y los ecosistemas como proveedores de alimentos, esenciales para mantener los ambientes saludables y funcionales que todos necesitamos.

Invertir más en educación y en crear conciencia a través de una comunicación efectiva en comprender mejor las relaciones entre la salud humana, la de los animales y la integridad en un mismo ecosistema.

Reducir la vulnerabilidad de los ecosistemas mediante acciones de conservación y restauración ecológica, sobre todo de los más vulnerables y amenazados, de acuerdo con los niveles de riesgo identificados en la Lista Roja de Ecosistemas de Colombia, entre otros, siguiendo los estándares de UICN.

Asegurar los servicios ecosistémicos asociados a la salud de nosotros en gran escala, a través de su sostenibilidad ecológica.

Necesitamos trabajar más transversalmente en acciones que vinculen aspectos del manejo ecosistémico con la salud humana, como las desarrolladas en el caso del proyecto de adaptación - INAP para la prevención y alertas tempranas de dengue y malaria y su relación con la variabilidad y el cambio climático, es decir, un trabajo conjunto y permanente entre el INS y el IDEAM.

Desarrollar sistemas de monitoreo permanente que incluyan de manera integral los temas de manejo ecosistémico y salud, y desarrollar acciones integrales de investigación y práctica.

Continuar con la lucha contra la deforestación, la degradación de nuestros ecosistemas, el tráfico de la vida silvestre. Fortalecer la legislación y los mecanismos de cumplimiento sobre el manejo de la vida silvestre, así como fortalecer los vínculos con la Organización Mundial de la Salud para abordar y prevenir los riesgos que tiene el uso de especies silvestres.

Todo lo anterior, tuvo su origen en una conferencia del pasado 25 de octubre, en Berlín, en donde líderes en conservación y salud pública emitieron los principios dirigidos a alentar la investigación interdisciplinaria y los esfuerzos por dar solución a los problemas tanto ambientales como de la salud humana.

Estos principios, que son parte del movimiento One Health, se desprendieron de los Principios de Manhattan, introducidos en el 2004, cuando científicos globales de la salud, la biodiversidad y los ecosistemas hicieron sonar la primera campana previendo el estado actual en que se encuentra la humanidad, y que fue acogido en el 2018 en la COP 14 de la Convención de Diversidad Biológica sobre “Salud y Diversidad Biológica”. Y cuya conclusión afirma que aún estamos a tiempo para corregir el camino.

Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.