Impuesto nacional al carbono: ¿qué pasa con la plata?

Impuesto nacional al carbono: ¿qué pasa con la plata?

Deben ser usados en proyectos que impacten al mismo tiempo aspectos ambientales y de paz.

Impuesto nacional al carbono: ¿qué pasa con la plata?

El impuesto nacional al carbono lo pagan empresas que en su actividad emiten al ambiente gases provenientes de la combustión de gasolina, ACPM, kerosene, ‘jet fuel’, ‘fuel oil’ y gas natural.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Por: Tatiana Pardo Ibarra
11 de diciembre 2018 , 10:10 a.m.

Durante el 2017 y hasta septiembre de este año se han recaudado más de 700.000 millones del impuesto al carbono, creado inicialmente con el objetivo de ayudar a resolver los problemas ambientales del país.

Sin embargo, de ese dinero, que alimentaría el ya desnutrido presupuesto del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, no se ha podido usar ni un peso.

¿Por qué? Un laberinto de trabas que involucran al Ministerio de Ambiente y el Fondo Colombia en Paz (FCP) han impedido que salgan del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, donde reposan –según la entidad– los 476.862 millones de pesos recaudados el año pasado, y los 238.339 millones a septiembre de este año como Presupuesto General de la Nación.

Hace unos tres años, el expresidente Juan Manuel Santos, en el marco de la COP21 en París, se comprometió a que Colombia reducirá el 20 por ciento de sus emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera hacia el 2030. Para ello, el país prometió aumentar la extensión de áreas protegidas, reducir la deforestación, delimitar y proteger los 36 complejos de páramo, cuidar las principales cuencas y realizar planes de mitigación y adaptación al cambio climático para los municipios más vulnerables.

Uno de los instrumentos económicos creados para cumplir con esas metas es el impuesto nacional al carbono, una medida que obliga a las empresas a pagar unos 15.000 pesos por cada tonelada de CO2 emitida a la atmósfera durante sus operaciones, más exactamente por contaminar el ambiente con los gases provenientes de la combustión de gasolina, ACPM, kerosene, jet fuel, fuel oil y gas natural.

Un giro inesperado

Hasta ahí, todo bien. El meollo del asunto empezó en junio de este año, cuando el Congreso de la República aprobó la ley de páramos y modificó el artículo 223 de la reforma tributaria. Este cambio implicó que lo recaudado por el impuesto nacional al carbono ya no iría al Fondo Colombia Sostenible (como se planteó inicialmente), sino al Fondo Colombia en Paz. Se pactó que el 25 por ciento del dinero iría directamente a manejar la erosión costera, conservar ecosistemas estratégicos y al cuidado de fuentes hídricas; un 5 por ciento, a fortalecer el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, y el 70 por ciento restante se destinará al posconflicto “con criterios de sostenibilidad ambiental”.

Ante esta situación, el exministro de Ambiente Manuel Rodríguez Becerra escribió en su momento: “El Gobierno Nacional le torció el pescuezo a la ley. ¿Por qué diablos los programas del acuerdo de paz se tienen que financiar con los recursos para enfrentar el cambio climático?”.

El ambientalista Juan Pablo Ruiz, por su parte, también criticó la medida: “Esto no es un mico nativo, es un orangután internacional que genera indignación y vergüenza. Minambiente está tan debilitado que ya ni defiende su presupuesto”. La controversia creció, y hay malestar en el sector.

Para Mary Gómez Torres, directora del Fondo Colombia Sostenible (FCS) –una de las 13 subcuentas que maneja el Fondo Colombia en Paz–, el hecho de que la mayor tajada del pastel ahora vaya al posconflicto no es una barrera para cumplir con ambos objetivos: construir la paz y promover el desarrollo sostenible.

Según le explica a EL TIEMPO, el FCS no recibe ni un peso del recaudo al impuesto nacional al carbono, sino que se financia con cooperación internacional de Noruega, Suiza y Suecia a través de un mecanismo de pago por resultados. En otras palabras: si se cumplen con las metas, se desembolsa el dinero.

Hasta el momento, dice Gómez, han recibido 18,6 millones de dólares (la idea es alcanzar los 210 millones), que se destinarán, hasta el próximo año, a desarrollar proyectos en los municipios priorizados por el Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET). Se apoyarán iniciativas de REDD+ en el Pacífico colombiano, de gobernanza forestal en lugares donde se explota madera de manera legal, de producción sostenible dentro de la frontera agrícola, de restauración en el PNN La Macarena, de conservación y pago por servicios ambientales y otras.

Entonces, ya sabiendo que la ley ordena que el 70 por ciento del recaudo vaya al posconflicto, surgen otras preguntas: ¿a qué proyectos se está destinando concretamente ese dinero? ¿Y cuáles son los criterios ambientales que el FCP está usando?

Esto no se ha hecho, en parte porque no hay suficiente presión
de las entidades que lideran los temas de paz y ambiente.

EL TIEMPO consultó al exministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo, quien dice que le “parece” que alcanzó a dejar “un borrador” con esos lineamientos, pero “no estoy seguro”, pues lo “más correcto era que lo hiciera el gobierno entrante”. Sin embargo, luego de consultar a distintas fuentes, que piden reserva de su nombre, nadie dio razón de ese borrador que ayudaría a acelerar la transferencia de los recursos a la cartera verde y al FCP.

Este medio insistió en hablar con un vocero del Minambiente para saber si ya había una directriz en el tema y nunca hubo respuesta. 

Para Carolina Urrutia, representante de las organizaciones ambientales en el Consejo Nacional de Planeación “esto no se ha hecho, en parte porque no hay suficiente presión de las entidades que lideran los temas de paz y ambiente y en parte porque para el Ministerio de Hacienda es muy cómodo que los recursos se vayan a la bolsa del Presupuesto General de la Nación. Lo importante es que se establezcan ya los canales para que los recursos se ejecuten de acuerdo con la ley y se defina si hay o no retroactividad sobre su destinación”.

Si el presupuesto del sector ambiental de por sí ya es flaco y el posconflicto requiere una alta inversión (muy particularmente en las zonas rurales donde se libró la guerra), ¿por qué no le ponen acelerador?

'Minambiente debe decir a qué va a destinar el dinero’

El director del Fondo Colombia en Paz, Juan Carlos Mahecha, habla del impuesto al carbono:

¿Cómo funciona la distribución del dinero recaudado por el impuesto?
Cuando se modificó la reforma tributaria, el 27 de junio de 2018, se estableció que el recaudo del impuesto nacional al carbono sería destinado al Fondo Colombia en Paz (FCP) y no dice en qué porcentaje, lo que se supone que es el 100 por ciento. Eso significa que todo lo que se recaude va al Ministerio de Hacienda, que luego se lo envía al FCP, y ahí sí se destina en los porcentajes establecidos: 5, 25 y 70.

¿En dónde está el dinero en este momento?
Ahora se encuentra como Presupuesto General de la Nación, en el Ministerio de Hacienda. No lo hemos podido usar.

¿Por qué?
Para poder obtener esos recursos, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible debe crear una subcuenta en el FCP y se debe determinar un Plan Operativo de Anualidad de Pagos (Poap). Tienen que decir en qué van a destinar el dinero y deben presentar los proyectos detallados para que se les pueda desembolsar.

¿Quién tiene que crear el Poap?
Se crea a través del consejo directivo del Fondo Colombia en Paz. Una vez creado el Poap, le debemos solicitar al Ministerio de Hacienda que traslade los recursos para ahí sí atender todos los proyectos que se han previsto.

¿Minambiente hace parte del consejo directivo?
Sí. Junto con Minhacienda, Minagricultura, el alto consejero para la Paz, dos miembros privados (Arturo Calle y Mario Hernández) y la directora del Departamento para la Prosperidad Social (DPS), Susana Correa.

Hablemos de ese 70 % destinado al posconflicto: ¿cuáles son los criterios de sostenibilidad que se han definido?
Todavía estamos teniendo reuniones con el Ministerio de Ambiente para ver cuáles son los criterios que ellos consideran viables dentro de los proyectos del FCP. Sin embargo, quedó claro que se tendrán que trabajar proyectos sostenibles en los 170 municipios PDET (esto tiene como objetivo poner en marcha los instrumentos de la Reforma Rural Integral en los territorios más afectados por el conflicto armado, la pobreza, las economías ilícitas y la debilidad institucional). Son para proyectos productivos. 

¿Pero qué entiende el FCP como ‘criterios de sostenibilidad’?
Estamos en esas conversaciones con el Minambiente para sacar esa excelente hoja de ruta y el marco en el que trabajaremos conjuntamente para que no se cree ningún manto de duda frente a la destinación de los recursos.

¿Entonces, esas reglas del juego aún no existen?

No. Y hasta que no se cree el Poap, que es la gobernanza de cómo será el manejo del dinero, no se puede hacer nada.

¿O sea que la traba es del Ministerio de Ambiente?

Pues, es una tarea que le corresponde al ministro Ricardo Lozano. Y luego, el FCP, junto con la Alta Consejería, nos articulamos para saber cómo enfocar los recursos.

¿El anterior ministerio dejó algún borrador?

No, no dejó nada. Nosotros hemos venido pidiendo, insistentemente, que avancemos en ese tema, pero no pasa nada. Tanto que en el consejo directivo ya vamos a llevar la creación de una subcuenta para que podamos tener esos recursos, que están quietos en Minhacienda y necesitamos ponerlos a mover ya. El posconflicto requiere muchísimos recursos.

¿Cuándo esperan tener la plata para usarse?

No puedo decir con exactitud una fecha, pero creo que el año entrante, a mediados de enero.

¿Hay alguna zona o proyecto específico en el que tengan claro que se usará la plata del impuesto al carbono?

El Catatumbo. Nos gustaría desarrollar muchos proyectos en pro de generar valor ahí
.
¿Usted cree que si se le sacó del bolsillo el impuesto nacional al carbono al Minambiente, fue un ‘conejo’ a la ley de páramos?

No lo considero. Estas dos áreas vienen trabajando en pro de recuperar un país, ese es el objetivo. El Ministerio de Ambiente tiene una tarea fundamental, que es frenar la deforestación y adaptarnos al cambio climático. Hay que crear estrategias para que los dos vayamos por la misma vía porque muchos de nuestros temas confluyen, por ejemplo erradicación de cultivos ilícitos en núcleos de deforestación y proyectos productivos en páramos.

TATIANA PARDO IBARRA
Twitter: @Tatipardo2
tatpar@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.