¿Qué significa que los animales sean sujetos de derechos?

¿Qué significa que los animales sean sujetos de derechos?

Estas serían las implicaciones del proyecto de Cambio Radical para reformar la Constitución.

Perro callejero

El proyecto hace un llamado a la ciudadanía y a las autoridades para proteger y hacer efectivos los derechos animales.

Foto:

Yomaira Grandett / El Tiempo

Por: Vida
20 de septiembre 2018 , 03:47 p.m.

Representantes de Cambio Radical presentaron el pasado miércoles un proyecto ante la Corte Constitucional, con el fin de que los animales sean considerados sujetos de derechos.

“El proyecto pretende la modificación de dos artículos de la Constitución. Uno de ellos establece actualmente que los animales deben tener especial protección por parte del estado y las autoridades, pero no se especifica cómo”, explica Juan Carlos Losada, representante a la Cámara del partido Liberal por Bogotá. Esto hace que los derechos de los animales queden a libre interpretación por parte de la Corte.

Desde hace años, diferentes instituciones han trabajado en las protección de animales abandonados o maltratados. De hecho, en la actualidad la ley penaliza estos actos y quien cometa un crimen contra un animal puede ir a la cárcel. Sin embargo, este tipo de actuaciones no están contempladas dentro de la Constitución.

Si los animales se declaran sujetos de derechos en la Carta Magna, como pretende Cambio Radical, “hacer efectivos estos derechos no dependería de la voluntad política de cada gobierno, sino que sería permanente”, dice Eduardo Peña, coordinador de campañas para América Latina de Animal Defenders International.

El experto explica que al dar la categoría de derechos a los animales se garantiza su protección ante la ley y la justicia. En el acto legislativo se plantea que “las autoridades tienen que desarrollar políticas que garanticen la protección de los animales”.

“El proyecto de ley es muy ambicioso y desde la organización lo aplaudimos. Busca que los animales sean protegidos de tratos crueles, actos degradantes, muerte innecesaria, procedimientos injustificados que puedan causales dolor y angustia. En ese sentido, hay un llamado a la ciudadanía y a los órganos públicos, sobre todo al judicial, para que se articule con las leyes existentes”, dice Peña.

¿Qué pasaría con las corridas?

En principio, este acto legislativo incluiría a todos los animales. Es decir, no solo a los que habitan en zonas protegidas, sino a los domésticos, a los que hacen partes de espectáculos como corridas de toros o coleo e, incluso, a los que hacen parte de investigaciones científicas.

Esto supondría un reto para la Corte, explica Peña, pues la sentencia 666 del 2010 (que discute corridas de toros y demás espectáculos) no prohibió los espectáculos con animales y decretó que hay usos que deben mantenerse regulados, como los animales usados en investigaciones científicas, de consumo y tradiciones ancestrales. Esto, agrega Peña, es admitido con criterios de bienestar animal.
 
El proyecto abriría una puerta a otras legislaciones. En este aspecto, dice el representante Losada, la declaración de derechos de los animales es importante porque hasta ahora la Corte ha ponderado los derechos animales con los derechos culturales humanos. Esto, para Losada, quiere decir “que se han priorizado los derechos culturales de una minoría de poder, que sigue creyendo que la tortura de los animales es cultural”, refiriéndose específicamente a corridas de toros, corralejas, peleas de gallos y coleo.

De ser aprobado este proyecto, la Corte tendría que ajustar las normativas con respecto “a los supuestos espectáculos culturales con animales a una nueva realidad constitucional”, continúa Losada. Los animales tendrían la calidad de sujetos de derechos en rango constitucional y no solo en rango legal, como ocurre hoy.

“Esperaríamos que la corte, ante una nueva realidad, tenga que tomar unas determinaciones en términos del cuidado, la protección y el bienestar de los animales en el caso de las corridas, las corralejas, las peleas de gallos y el coleo”, agrega Losada.

La viabilidad del proyecto

Existen leyes y precedentes que dan recursos legales a los ciudadanos para la protección de los animales, como la ley 1774 del 2016 que reforma el Código Civil para penalizar el maltrato. Incluso, recuerda Peña, el año pasado la Corte Suprema de Justicia hizo un hábeas corpus a un oso andino, para garantizar su derecho de vivir en un entorno de bienestar.

En este sentido, la pretensión de Cambio Radical es “elevar a nivel constitucional lo que ya se estableció en el Código Civil, que declara que los animales son seres sintientes, sujetos de derecho”, dice Losada.

Sin embargo, para el representante “es muy difícil de aprobar porque es una reforma constitucional que requiere ocho debates. Fue radicado apenas este miércoles, es decir, debe tener cuatro debates antes de diciembre. Desgraciadamente, ya comienza con una dificultad de trámite en el Congreso porque se vienen los proyectos del gobierno nacional y este sería de difícil trámite”.

El proyecto, si llega a buen término, estaría listo hasta dentro de un año.

VIDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.