Secciones
Síguenos en:
#NoalPuertodeTribugá: el llamado que hacen los ambientalistas
AUTOPLAY
Debate sobre la construcción del puerto de Tribugá
Debate Puerto de Tribugá

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

#NoalPuertodeTribugá: el llamado que hacen los ambientalistas

La Gobernación busca declarar la construcción de este puerto como una obra de utilidad pública.

El golfo de Tribugá, una de las zonas a las que llegan las ballenas jorobadas para aparearse y dar a luz a sus ballenatos, también es la zona en donde la Sociedad Arquímedes, una empresa mixta de entidades públicas y privadas colombianas, planea construir un nuevo puerto en el océano Pacífico que conecte el norte del país con Asia.

(Le puede interesar: Santurbán y el proyecto minero que intenta llegar a Santander)

Esta propuesta, que es de vieja data, tiene hoy a ambientalistas, líderes políticos y reconocidos intelectuales liderando una campaña en redes sociales en contra del proyecto, consideran que tendrían enormes impactos económicos, ambientales y sociales.

En una carta firmada por más de 50 organizaciones aseguran que de llegarse a construir el puerto, “los ruidos y las colisiones de los barcos afectarían el corredor migratorio de al menos 1.500 ballenas jorobadas que visitan la zona anualmente”.

A eso se sumaría la pérdida de manglares, bosques y playas de anidación de tortugas y otros ecosistemas claves, rompiendo la conectividad en el Chocó biogeográfico, uno de los hot spots de biodiversidad a nivel mundial.

Si bien, en términos de licencias, el proyecto está muy lejos de conseguir un aval tanto de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) como de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), muchos sectores temen que desde el departamento del Chocó se promueva un “falso” desarrollo, como en efecto hoy está ocurriendo.(Contexto: 917 hectáreas de manglar, en riesgo por construcción de puerto)

Nuquí Colombia

Aguas cristalinas y cero multitudes, son las características más importantes de esta joya ubicada en Nuquí.

Foto:

Archivo particular

¿Una obra de interés social?

El pasado 26 de agosto, la Gobernación del Chocó emitió el decreto 0201 de 2020, en el que se citaron a sesiones extraordinarias de la Asamblea Departamental del Chocó para discutir, entre otros, un proyecto de ordenanza que busca declarar como obra de utilidad pública e interés social el megaproyecto del puerto de Tribugá y su infraestructura conexa como la carretera que debe conectar a Quibdó y Nuquí, y que atravesaría la serranía del Baudó. La primera sesión se realizó ayer.

Frente a esto, la Fundación MarViva lideró la campaña que se ha tomado las redes sociales #NoalPuertodeTribugá, acompañados de cientos de ciudadanos y expertos que consideran que el proyecto, además, va en contravía del modelo de desarrollo que la población de Nuquí ha construido.

(Además: Cinco verdades de las carboeléctricas en el mundo/ Opinión).

En efecto, Arnold Rincón, director de la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó, advirtió que el proyecto “podría traer afectaciones sobre las comunidades y no es una actividad compatible con el área protegida”.

Sin embargo, para uno de los que apoyan el proyecto, Martín Emilio Sánchez, alcalde de Quibdó, este proyecto dinamizará la economía del departamento. “Es muy importante tener un puerto en Nuquí, porque también se tiene proyectada una estación del tren que iría de Quibdó a Nuquí, de Quibdó a La Virginia y de Quibdó a Medellín. Esto es para nosotros un desarrollo sostenible, especialmente para una región con el mayor desempleo en el país. Si se llegara a construir el puerto, podríamos tener 3.300 empleos directos”, señala el funcionario.

(Le puede interesar: La Anla inaugura nueva sede física en Bogotá para orientación).

Para Daniela Durán, coordinadora de Incidencia Política de la Fundación MarViva, declarar el proyecto del puerto de Tribugá como obra de utilidad pública e interés social conlleva dos puntos importantes: primero, que el proyecto está por encima del interés de las comunidades, “esto implica la expropiación de los territorios de comunidades afro e indígenas que sean necesarios para construir el puerto de Tribugá y las obras conexas, como la carretera y la vía férrea”.

A eso se suma, según Durán, que esta declaratoria impulsará a que el departamento invierta sus recursos en la obra. “Esto, claro está, no los exime de cumplir los requisitos legales como la licencia ambiental, la concesión portuaria y la consulta previa”, añade Durán.

(En otras noticias: Cómo opera en Asia la mayor flota de pesca ilegal del mundo).

De acuerdo con Brigitte Baptiste, rectora de la Universidad EAN y experta ambiental, "emprender grandes transformaciones de territorios silvestres de importancia global es inviable a estas alturas de la historia. Lo que deberíamos estar haciendo es reparar los daños que previas intervenciones han generado al territorio y la sociedad, sea por ignorancia o ambición".

Por su parte,  Jimmy Bonilla, biólogo marino y habitante de Nuquí, "el proyecto no rompe por sí mismo la funcionalidad del ecosistema marino donde se instala. Las diferentes terminales e infraestructuras sumergidas asociadas a la dinámica portuaria de Buenaventura dan fe de la sucección ecológica y agregación de fauna marina que hay allí".(También: Registran dos nuevas especies de bagre-sapo en cuenca Magdalena- Cauca)

Pescadores de Nuquí

Pescadores de Nuquí.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Un proceso a medio camino

Entre los argumentos de quienes impulsan este proyecto está que el mar del golfo de Tribugá llega a profundidades de 20 metros a menos de dos kilómetros de la playa. Con lo cual buques con cargas de hasta 200 mil toneladas podrían llegar a este puerto. Además, según los cálculos de la Sociedad Arquímedes, “el proyecto podría disminuir hasta en un 90 por ciento de los costos de transporte de mercancías”.

EL TIEMPO consultó al presidente la Sociedad Arquímedes, William Naranjo, y aseguró que “el proyecto fue declarado de interés estratégico para el Chocó, de ahí se espera declarar utilidad pública para que coadyuve en el proceso de ordenamiento territorial, donde las comunidades serán tenidas en cuenta. El 51 por ciento de la sociedad es del departamento del Choco y eso reitera el compromiso ambiental”.

(Lea también: Impuesto al carbono: 'Es MinHacienda el que no ha cumplido').

Sin embargo, para lograr su construcción tienen que cumplir con tres requisitos legales. Se conoce que la empresa presentó un documento, ‘Pronóstico ambiental de alternativa’, en enero de este año, un requisito previo para iniciar el proceso de licenciamiento. Pero no cumplió con los requisitos de forma ni de contenido. Como lo mencionó el Ministerio de Ambiente en su cuenta de Twitter: “En la Anla no hay trámite alguno relacionado con el diagnóstico ambiental de alternativas del puerto de Tribugá, porque los documentos que se entregaron no cumplían los requerimientos para el inicio de la evaluación”.

(Siga leyendo: Canal de Panamá, amenazado por el cambio climático).

Y por último, para obtener la concesión portuaria por parte de la ANI tienen que presentar una póliza de garantía del proyecto. Aunque ya lo hicieron, no ha sido aceptada por parte de la ANI en dos ocasiones, asegura la Fundación MarViva.

TATIANA ROJAS HERNÁNDEZ
REDACCIÓN MEDIOAMBIENTE
LEYROJ@ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.