¿Mascotas vegetarianas?

¿Mascotas vegetarianas?

Antes de decidirse por esta opción debe conocer la anatomía y fisiología de su amigo peludo.

Mascotas istock

No existen estudios concluyentes respecto a si los perros y gatos pueden ser vegetarianos o veganos, por ello, debe consultar a un especialista primero.

Foto:

istock

Por: Gabriel García
06 de septiembre 2019 , 06:43 p.m.

Un alto porcentaje de las consultas que se realizan a los médicos veterinarios tienen que ver con la nutrición de perros y gatos, ya que en muchos casos el alimento que se les suministra a los animales tiene que ver con la dieta que se lleva en el hogar. En los últimos años, una pregunta se hace cada vez más frecuentemente: ¿pueden perros y gatos ser vegetarianos o veganos?

Es un tema controversial, con posiciones a favor y en contra; pero vale la pena decir que, si bien no existen estudios concluyentes, antes de decidirse por esta opción vale la pena conocer la anatomía, fisiología y requerimientos nutricionales de perros y gatos, así como las costumbres de cada hogar y las alternativas que se encuentran en el mercado.

Eso sí, antes de tomar una decisión es clave consultar con un médico veterinario, quien podrá asesorarlo teniendo en cuenta las condiciones específicas de su amigo peludo.

Lo que tiene a favor

Los argumentos a favor de una dieta vegetariana consideran que es más saludable, ya que algunos concentrados comerciales están compuestos de partes animales que no son aptas para consumo humano y pueden contener trazas de antibióticos, pesticidas y otros elementos con los cuales los productos cárnicos destinados a consumo humano han sido tratados.

Otra razón habla de los costos medioambientales que conlleva producir carne (especialmente bovina). Según el Instituto de Agricultura y Políticas Comerciales, la industria cárnica (animales, mataderos y medios de transporte de animales y subproductos) emite por lo menos 578 toneladas métricas de gases de efecto invernadero por año, esto sumado a la deforestación por el cambio en el uso de la tierra. Finalmente, otro argumento es el estilo de vida de los amos, quienes al llevar una dieta vegetariana o vegana, prefieren que sus mascotas también la tengan.

Nutrientes que necesitan

Los requerimientos para perros y gatos son los mismos (aunque en diferente proporción): agua, proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas y minerales. El agua permite el transporte de nutrientes y productos de desecho dentro del organismo. Carbohidratos y lípidos son fuentes de energía para desarrollar funciones orgánicas. Las proteínas, además de aportar energía, tienen una importante función en la construcción y regeneración de tejidos. Y, finalmente, minerales y vitaminas participan en diferentes procesos metabólicos.

Teniendo en cuenta lo anterior, las dietas tradicionales o vegetarianas deben proporcionar dichos nutrientes o complementarse para cubrir el déficit y mantener las funciones vitales, de ahí que estas dietas contengan mayor proporción de elementos sintéticos por carecer de tejidos animales.

Lo que tiene en contra

Perros y gatos necesitan consumir tejidos animales para obtener aminoácidos esenciales (como la taurina, L-carnitina y arginina), ácido araquidónico y linoleico, calcio, zinc y vitaminas como la A, la D y la B12. Estos, en dietas vegetarianas, solo podrían adquirirse al consumir suplementos alimenticios o cantidades excesivas de proteína vegetal, que no tiene la misma calidad que la proteína animal, conllevando a diarreas y problemas hepáticos al aumentar el nivel de fibra. Además, al tener mayor disponibilidad de carbohidratos, los animales pueden presentar diabetes, inflamaciones gastrointestinales, flatulencia e incluso obesidad.

Algunos vegetales como espinaca, espárragos y remolacha son ricos en saponinas, que en grandes proporciones son tóxicos para perros y gatos

Con los gatos es más complejo ya que el déficit de nutrientes esenciales puede llevar a problemas visuales y auditivos, cardíacos, dermatológicos, inmunológicos, reproductivos y óseos.

Algunos vegetales como espinaca, espárragos y remolacha son ricos en saponinas, que en grandes proporciones son tóxicos para perros y gatos. Las dietas vegetarianas pueden favorecer la presentación de cálculos e infecciones, al cambiar el pH de la orina y alterar la flora bacteriana.

Otro argumento hace referencia a que productos como arroz, trigo, soya o maíz pueden producir alergias alimenticias, ya que contienen proteínas como el gluten, generando prurito, caída del pelo, entre otros.

Así evolucionó el tema

Si revisamos el árbol genealógico del perro, podemos encontrar que sus antepasados eran carnívoros estrictos y que por esto ha sido su cercanía con el hombre, lo que evolutivamente los ha convertido en lo que hoy podría llamarse carnívoros selectivos, e incluso omnívoros (que comen de todo), ya que su dieta ha sido modificada por nosotros. Pero no solo eso, su dentadura ha sido alterada: en la antigüedad, sus piezas dentales eran semejantes a las de los felinos, lo que les permitía desgarrar músculos de sus presas con facilidad y tragar entero, ya que los ácidos gástricos se hacían cargo de casi todo el proceso digestivo.  

Hoy, su dentadura, aparte de desgarrar, les permite romper fibras y triturar partículas como, por ejemplo, el alimento concentrado y algunos vegetales; además, su intestino se ha modificado, siendo de una longitud intermedia entre los carnívoros (que es corto) y los herbívoros (que es más largo para realizar procesos de fermentación).

Diferente es el caso de los gatos domésticos, ya que su evolución ha sido menos drástica: hoy siguen siendo carnívoros estrictos y aunque el alimento concentrado contiene ingredientes naturales como cereales y vegetales, los felinos de casa son más selectivos a la hora de comer y tienen requerimientos nutricionales específicos que se cubren con dietas que incluyen proteína animal.

Lo que no debe olvidar

Antes de cambiar a su amigo peludo al vegetarianismo es clave asesorarse con un veterinario que le diseñe una dieta balanceada que, acompañada de los suplementos adecuados, proporcione los nutrientes esenciales en cada etapa de vida.

Si, además, desea evitar los alimentos concentrados, puede preparar alimentos en casa recibiendo asesoría veterinaria para evitar intoxicaciones.

-No realice cambios bruscos: deben ser procesos de días o semanas para que el sistema digestivo se acostumbre al nuevo alimento.

-Observación y controles veterinarios periódicos: para asegurar la salud del animal y anticiparse a posibles enfermedades que puedan presentarse por déficit nutricional o como consecuencia del cambio de dieta.

-Hay vuelta atrás: no debe comprometer la salud de su mascota. Si presenta problemas de salud o no se ven motivados con la dieta vegetariana, debe suspenderla.

GABRIEL GARCÍA-MÉDICO VETERINARIO
PARA EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.