Pueblos indígenas: la solución de la crisis en la Amazonia

Pueblos indígenas: la solución de la crisis en la Amazonia

El director de Gaia Amazonas habla sobre los incendios forestales en Brasil.

Amazonia

Las protestas por la falta de acción del gobierno brasileño frente a los incendios en la Amazonia se han repetido en varios países.

Foto:

Efe

Por: Francisco Von Hildebrand*
26 de agosto 2019 , 09:09 p.m.

Si bien la Amazonia se extiende a lo largo de nueve países, sus contribuciones sociales y ambientales son patrimonio de la humanidad entera: absorbe cada año más de 1 millón de toneladas de CO2 de la atmósfera y almacena el 20 por ciento del agua dulce del planeta. Pero la Amazonia es más que un bosque. Por milenios, 385 pueblos indígenas han custodiado este territorio con sus sistemas de conocimiento. Hoy, el bosque tropical más extenso del planeta y sus pueblos originarios piden a gritos la ayuda de todos. En los últimos 50 años, el fuego ha sido utilizado para convertir extensas áreas de bosques amazónicos en paisajes agropecuarios. 

El fuego es la herramienta más completa y de menor costo para la destrucción de miles de hectáreas de bosques para la presencia de vías, hidroeléctricas, minería, petróleo y deforestación. Según un análisis de la Raisg, esto ha generado una pérdida de 29,5 millones de hectáreas de bosque, un territorio equivalente al tamaño de Ecuador.

(Lea también: DiCaprio y otros famosos que contribuyen a desinformar sobre Amazonia)

El panorama es preocupante. Según lo datos del satélite Modis Aqua de la Nasa, del 1.º de enero al 20 de agosto, en toda la Amazonia se han presentado 80.000 incendios forestales y se ha perdido aproximadamente un 15 % de sus bosques. Brasil lidera este penoso ranquin con 54.000 incendios, ya que el Gobierno brasilero justifica la flexibilización de las políticas ambientales como una necesidad para mejorar la economía. La cifra es seguida por Bolivia, con 11.763, y Perú, con 5.078 incendios.

Incendios en la Amazonia

Vista aérea de los efectos de uno de los incendios en la Amazonia de Rondonia (Brasil).

Foto:

Efe

En Colombia también se presenta esta dinámica de acaparamiento de tierras, y en lo corrido del año se han reportado 4.461 incendios, localizados en Putumayo, Caquetá, Meta y Guaviare. Estas son las zonas en donde se encuentran los focos más grandes de deforestación en la Amazonia colombiana, que coinciden con las áreas en donde se está expandiendo la frontera agrícola a partir de una visión económica que privilegia la transformación del bosque.

Estos incendios no son un hecho aislado. La invasión de áreas destinadas a la protección como parques nacionales y territorios indígenas que se encuentran por ‘fuera del mercado’, la explotación ilegal de los recursos naturales y el asesinato de líderes de comunidades tradicionales, indígenas y ambientalistas también han aumentado.

En este momento histórico, el mundo no se puede dar el lujo de tener un presidente nacionalista en el país que alberga el 66 % de la Amazonia

Para Bolsonaro es justificable tumbar el bosque amazónico con el fin de integrarlo al resto del territorio nacional y a la economía del país. Sus políticas de promoción de inversión e infraestructura y el rechazo a los esfuerzos regionales en defensa de la Amazonia, como el corredor Triple A, demuestran que no solo le está dando la espalda a Brasil sino al mundo entero. Su argumento es que no quiere que internacionalice ‘su’ Amazonia, y acusa a los movimientos indigenistas y ambientalistas de provocar estos incendios para deslegitimar su gobierno.

Jair Bolsonaro

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

Foto:

Reuters

En este momento histórico, el mundo no se puede dar el lujo de tener un presidente nacionalista en el país que alberga el 66 % de la Amazonia, cuando de esto depende la supervivencia de la humanidad. Ni los países amazónicos ni el resto del mundo podemos sentarnos como espectadores a presenciar cómo se quema el área de mayor biodiversidad del planeta.

Años de trabajo en el terreno de ONGs, Pueblos Indígenas y Gobiernos, han demostrado que la estrategia más efectiva para gobernar estos vastos territorios es a partir de la visión tradicional del manejo del territorio. El aporte de estos sistemas culturales es vital para redefinir las nuevas metas de protección de la biodiversidad a nivel mundial.

El último informe Ipbes, de la ONU, detalla que los pueblos indígenas históricamente han manejado y preservado mejor la biodiversidad que los gobiernos nacionales. Afirma que los pueblos indígenas gestionan aproximadamente el 37 % de la tierra mundial no protegida, la cual continúa en un estado natural. La conclusión de los hallazgos es clara: los pueblos indígenas y la conservación que ellos lideran deben estar en el centro de cualquier nuevo tratado global en pro de la naturaleza. El conocimiento local e indígena es y será clave para la protección de la biodiversidad en el planeta y la salud de nuestros ecosistemas.

FRANCISCO VON HILDEBRAND
*Director de la Fundación Gaia Amazonas

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.