Secciones
Síguenos en:
Por su degradación, Amazonia del Brasil ahora es emisora de carbono
incendio Amazonia 2021

Sobrevuelo en el sur del parque Tinigua, ubicado en el departamento del Meta. 11 de febrero de 2021.

Foto:

FCDS

Por su degradación, Amazonia del Brasil ahora es emisora de carbono

Estudio: los bosques de esta región emitieron más carbono del que absorbieron en la última década.

Los bosques de la Amazonia brasileña, víctimas del cambio climático y de la actividad humana, emitieron en la última década más carbono del que absorbieron, una inversión inédita, según un estudio sobre este ecosistema crucial para el planeta.

(En video: ¿Cómo afecta el cambio climático a los animales?).

Sin los bosques, que ejercen como "pulmones" del planeta al absorber entre 25 % y
30 % de los gases de efecto invernadero emitidos por el hombre, el calentamiento global sería mayor.

Pero desde hace varios años, los científicos temen que ese papel sea cada vez menor debido a su erosión, especialmente en el caso de la Amazonia, que representa la mitad de los bosques tropicales en el mundo.

El estudio, publicado el 29 de abril en la revista Nature Climate Change, examinó la región brasileña, que representa 60 % del total de la Amazonia.

Entre 2010 y 2019, este territorio emitió un 18 % más de carbono del que absorbió, es decir, 4.450 millones de toneladas frente a 3.780 millones de toneladas.

"Es la primera vez que contamos con cifras que muestran que hubo una inversión y que la Amazonia brasileña es emisora" de carbono, explicó a la AFP uno de los autores del estudio, Jean-Pierre Wigneron, investigador del Instituto Nacional de Investigación para la Agricultura, la Alimentación y el Medioambiente de Francia (INRAE).

(Le puede interesar: ¿Por qué está lloviendo tanto estos días en varias regiones del país?).

Por el momento, a priori, "los otros países compensan" estas pérdidas y por tanto "el conjunto de la Amazonia todavía no sufrió ese cambio, pero podría hacerlo pronto", agregó Wigneron, para quien estos bosques tropicales son el "último salvavidas" del planeta.

El estudio destaca además cómo las "degradaciones" de los bosques contribuyen en gran medida a intensificar este fenómeno.

Contrariamente a la deforestación, que hace desaparecer el bosque, las degradaciones incluyen todo lo que puede deteriorarlo sin destruirlo totalmente, cómo los árboles fragilizados lindantes con zonas deforestadas, pequeños incendios, mortalidad de los árboles debido a la sequía y otros.

Es la primera vez que contamos con cifras que muestran que hubo una inversión y que la Amazonia brasileña es emisora de carbono.

Para cuantificar este problema, los autores del estudio utilizaron un índice de vegetación obtenido mediante observaciones por satélite que permiten sondear el conjunto de la vegetación y no solamente los estratos superiores del bosque.

Concluyeron que las degradaciones del bosque contribuyeron en 73 % en las pérdidas de carbono, frente al 27 % en el caso de la deforestación, que sin embargo es muy elevada en la Amazonia brasileña.

Prioridad política

"Esto muestra que la degradación del bosque se convirtió en el principal motor de la pérdida de carbono y esto debería ser una prioridad política", afirma el estudio, que cita el impacto del "cambio de política" acontecido con el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, acusado de haber fragilizado la protección de la Amazonia.

"Todos conocemos la importancia de la deforestación de la Amazonia en el cambio climático. Pero nuestro estudio muestra que las emisiones asociadas con las degradaciones del bosque pueden ser todavía más importantes", dijo en un comunicado otro autor del estudio, Stephen Sitch, de la Universidad británica de Exeter.

(También: Los peces del río Grande del Magdalena: únicos y amenazados).

"La degradación es una amenaza generalizada para el futuro de la integridad de los bosques y requiere una atención urgente por parte de la investigación", abogó.

El estudio muestra igualmente la aceleración de la deforestación en la Amazonia
brasileña en el 2019, año de la llegada al poder de Bolsonaro y también de una fuerte sequía: se perdieron 3,9 millones de hectáreas, es decir, 30 % más que en el 2015, y casi cuatro veces más que en el 2017 y el 2018.

El estudio se detiene en el 2019 y los autores instan a continuar la investigación para determinar el efecto de las sequías y de las políticas del gobierno brasileño, que "favorece la expansión de la ganadería en detrimento de la conservación del bosque".

AFP

Encuentre también en Medioambiente:

Estudio revela el verdadero impacto humano en la vida vegetal

'Con complicidad del ICA entran ganado ilegal a la Amazonia': Fedegán

Más de 200 especies están amenazadas por los conflictos armados, UICN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.