¿Por qué no mejora la calidad del aire a pesar de la cuarentena?

¿Por qué no mejora la calidad del aire a pesar de la cuarentena?

 Los incendios forestales en el país y en Venezuela serían la causa, aseguran expertos.

Calidad del aire en Medellín

A pesar de la reducción de congestión vehicular en las ciudades por el aislamiento obligatorio, esto no se ve reflejado en el ambiente.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Por: Medioambiente
26 de marzo 2020 , 09:47 p.m.

Por estos días cuando las grandes capitales se vieron obligadas a funcionar a media máquina como medida de protección contra la pandemia mundial covid -19—en un hecho sin precedentes— el ya conocido enemigo invisible sigue suelto: la calidad del aire ha empeorado pese al poco flujo vehicular y el apagón de algunas industrias en Medellín y Bogotá.

Según el Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá (Siata), el material particulado PM 2.5, catalogado como uno de los contaminantes del aire más perjudiciales para la salud, ha predominado en la capital antioqueña.

Hoy, 26 de marzo, 9 estaciones de PM 2,5 están en naranja y 9 en rojo. El Siata sugiere elevar las medidas restrictivas a nivel de alerta, y agrega: "La afectación de la calidad del aire en el Valle de Aburrá en lo corrido de 2020, y debido a los incendios de cobertura vegetal, no tiene precedentes en los últimos años". 

En cuanto a Bogotá, aunque por momentos es moderado, en otros vuelve a estar en niveles peligrosos para la salud. Hoy, según reporta el Iboca, la plataforma que monitorea la contaminación en la capital, de las 12 estaciones, solo dos están en un nivel regular, mientras que las demás están un nivel moderado.

Este panorama ha provocado que muchos se pregunten qué es lo que realmente contamina el aire. Empezó el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien en su cuenta de Twitter dio a entender que los automóviles no eran los responsables de la mala calidad del aire que respiran los paisas.

El funcionario, exactamente, dijo: “La crisis ambiental a pesar de la cuarentena deja claro que el Área Metropolitana no ha reconocido causas reales de contaminación, ha sido simplista. Hay que aprovechar condiciones actuales para investigar a fondo y establecer medidas que permitan anticipar fenómenos”.

A la misma conclusión llegaron algunos ciudadanos, quienes comentaron en redes sociales que, así las cosas, no tenía sentido tener pico y placa cuando se declara alerta por mala calidad del aire.

Ante la confusión expertos y entidades salieran a explicar de dónde provienen los contaminantes y qué factores intervienen cuando las cosas empeoran.

De acuerdo con Siata, la entidad que Quintero criticó en su comentario, “las emisiones locales (carros particulares, industria, transporte público y camiones) no son las únicas que pueden afectar la calidad del aire. La evidencia sugiere que fuentes externas (incendios locales y externos) pueden aumentar drásticamente los niveles de material particulado en la atmósfera del Valle de Aburrá”, publicó en su cuenta de Twitter.

Recomendamos este hilo en el que explican lo que ocurre en Medellín

Los mismo afirma el profesor de la Universidad de los Andes Luis Jorge Hernández. “En la última semana los niveles de contaminación por PM han estado altos debido a los incendios de biomasa en el Caribe y la Orinoquia Colombo venezolana. Esta contaminación es arrastrada por los vientos a las ciudades. Lo anterior no quiere decir que el combustible diésel del transporte público y de carga no esté contaminando, sino que la situación sería peor si tuviéramos este transporte al 100 por ciento”.

¿Qué tanto aportan los incendios en la mala calidad del aire?

Daniel Bernal, creador del portal aireciudadano, que se dedica al monitoreo de la calidad del aire en Bogotá, asegura que gracias a la imágenes satelitales se ha logrado demostrar que esta crisis de todos los años entre febrero, marzo y abril es por los incendios forestales que se suman a la contaminación local. ¿Sin embargo, es posible saber cuánto aportan los combustibles y cuánto la quema de biomasa?

“Según la Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá solo hay un sensor de black carbon que es lo que más fácil diferencia la combustión de los motores de las otras emisiones. Según la Secretaría de Ambiente, tienen ocho más que están probando”, explicó Bernal.

De acuerdo con la Secretaría de Ambiente de Bogotá, otras herramientas que usan para establecer que los incendios afectan la calidad del aire en la capital son: "Pronóstico local de calidad del aire (modelo propio de la Secretaría), pronósticos y modelos globales de la NASA, NOAA Y ESA, imágenes satelitales de las agencias mencionadas anteriormente y el modelo CIMAQ, que integra meteorologia global (modelo WRF), modelación fotoquimica de contaminantes e inventario de emisiones local y global".

En Medellín, según Siata, también cuentan con sensores de Black Carbon, capaces de separar las emisiones de combustibles de aquellas provenientes por la quema de biomasa. “En condiciones normales, el aporte por quema de biomasa no es significativo con respecto al de los combustibles”, dijo la entidad en su cuenta de Twitter.

Para David Aguiar Gil, profesor de la escuela ambiental de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antoquia y coordinador del laboratorio Giga, las imágenes satelitales le dan fuerza a la hipótesis de que son los incendios responsables de la mala calidad del aire, pero se requiere un proceso de confirmación con investigación aplicada.

“Esta situación particular sugiere la necesidad de saber de qué se compone el contaminante que se respira. Eso nos ayudará a saber cuáles son los porcentajes de aporte que tienen todas las fuentes. Porque lo que nos han dicho es que el contaminante PM 2,5, el 80 por ciento lo ponen las fuentes móviles y el 20 por ciento la industria, eso cierra en un 100 por ciento, entonces la pregunta es ¿en dónde están cuantificados los otros agentes”.

De acuerdo con Aguiar, esto ya lo ha desarrollado la Universidad de Antioquia y Siata. “Nosotros tomamos los filtros que capturan las muestras y los sometemos un proceso de caracterización y logramos identificar, eso se podría trabajar más”.

¿Qué hace el Gobierno Nacional?

A propósito del silencio que ha guardado el Gobierno ante el problema, la semana pasada varios expertos emitieron un comunicado sobre el tema.

“Durante más de tres semanas se han registrado notorios niveles de mala calidad del aire, lo que incide directamente en la salud de la población. Desde la academia, varios investigadores han realizado grandes esfuerzos por comunicar esta situación de forma técnica (...). Pese a ello, entidades nacionales (...) no se han expresado al respecto, guardando silencio ante un escenario que debería ser una prioridad para el país tanto por las implicaciones adversas sobre la biodiversidad, como por los efectos negativos en la calidad del aire y la salud de las personas”, dijo Omar Ramírez, experto en calidad del aire y quien también firmó el comunicado.

Por otro lado, para Bernal, las medidas que están en manos de los gobiernos locales no están tocando a los grandes contaminantes, de ahí la molestia de quienes usan vehículos particulares.

“En el caso de Bogotá, los más contaminantes son los vehículo de carga que aportan el 40 por ciento de los contaminantes, mientras que el particular y camperos el 15 por ciento y buses el 35 por ciento, por eso la gente se queja, porque se ataca a los vehículos particulares, porque es más fácil de controlar; ya que cuando se meten con el transporte de carga amenazan con paro y con desabastecimiento”, dijo.

¿Hay incendios activos?

En un video, Yolanda González, directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), aseguró que la calidad del aire mejoró en las grandes ciudades por la reducción del flujo vehícular y “la no presencia de incendios forestales y a la llegada de nuestra primera temporada de lluvias”. Lo cual, para muchos expertos que han estado monitoreando la calidad del aire usando imágenes satelitales, no es cierto.

“Afirmar que no hay incendios, como lo hizo el IDEAM, es irresponsable. Además, hacer una declaración sobre incendios forestales después de más de tres semanas en las que el país ha estado enfrentando el fenómeno y limitar su declaración a Bogotá y Medellín sin hacer mención de ninguna otra región del país, es realmente sorprendente. El rol del IDEAM debe ser serio, activo y, especialmente, técnico como ente asesor del gobierno nacional en materia ambiental”, explicó Ramírez.

De acuerdo con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, ayer se registraron 11 incendios de cobertura vegetal, es decir pastos y chamizos. Hoy, según la entidad, solo dos incendios siguen activos.

Finalmente, es importante mencionar que las medidas locales que han adoptado las ciudades para disminuir la polución son significativas para mejorar la calidad del aire, aún si los factores que producen la contaminación son externos.

Claramente, las entidades aún tienen mucho por investigar en calidad del aire, pero hasta ahora, según expertos, han logrado mostrar un panorama real de la situación y contrario a lo dicho por el alcalde de Medellín, han hecho un buen trabajo. 

MEDIOAMBIENTE
leyroj@eltiempo.com
@ElTiempoVerde

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.