Secciones
Síguenos en:
Plomo, la punta del iceberg de lo que ocurre en la laguna de Tota
AUTOPLAY
Plomo en el agua de la laguna de TotaEL TIEMPO estuvo en los alrededores del cauce de la laguna de Tota para conocer, con las autoridades ambientales y las comunidades, de donde proviene el plomo en el agua que halló la Fiscalía en niveles excesivos que afectarían la salud humana.
Laguna de Tota

César Melgarejo. EL TIEMPO

Plomo, la punta del iceberg de lo que ocurre en la laguna de Tota

EL TIEMPO estuvo en la laguna de Tota para conocer el origen de este material pesado. 

Aquitania, la capital cebollera, es uno de los siete municipios de Boyacá que se abastecen del agua de la laguna de Tota, un ecosistema de gran valor para el sector agrario y turístico del país. Gran parte de su población ha vivido con la sentencia de que el agua que consumen de la laguna está contaminada con desechos biológicos y agroquímicos

(Contexto: Lago de Tota, con exceso de plomo, no suministrará agua a 7 municipios)

Sin embargo, pocos habían escuchado de un material pesado conocido por sus efectos negativos en la salud humana: el plomo, que según un informe de la Fiscalía se halló en altas dosis en la laguna de Tota (por encima de 95 veces los límites de tolerancia).

La noticia, que se replicó en todo el país, dejó a muchos confundidos. Como a Nancy Daza, una habitante de Aquitania, porque no sabe qué es el plomo y qué efectos tiene en su salud, y porque pensó que no podría volver a usar el agua que sale de su llave.

“Siempre he consumido el agua de botella para preparar los jugos y el café, porque sabemos que el agua de Aquitania no es de calidad, pero para cocinar alimentos sí uso la de la llave. Por eso, al escuchar la noticia mi mamá me preguntó: ‘¿Qué será el plomo? ¿Será por eso que hay tanta gente en el pueblo con cáncer?’”, le dijo a EL TIEMPO en un recorrido por este municipio.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el plomo es un metal tóxico que se acumula en el cuerpo y afecta los sistemas nervioso, hematológico, gastrointestinal, cardiovascular y renal. “Los niños son más vulnerables a los efectos neurotóxicos del plomo; un nivel relativamente bajo de exposición puede causar daños neurológicos graves, y en algunos casos, irreversibles”, afirma la OMS.(Lea: Las zonas de Bogotá y Colombia donde hay dificultades por lluvias)

Laguna de Tota

La laguna de Tota está rodeada por cultivos de cebolla, papa y arveja, también hay ganadería e infraestructura turística que la está deteriorando, dicen las autoridades ambientales.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Ante este grave hallazgo, la Procuraduría General actuó. En cabeza de la procuradora 32 Judicial I Agraria y Ambiental de Boyacá, Alicia López Alfonso, y el procurador delegado para Asuntos Ambientales y Agrarios, Diego Trujillo Marín, interpusieron una acción de tutela (que ya fue admitida) para que entre todas las autoridades ambientales establezcan de dónde viene la contaminación y tomen medidas para detenerla.

Y mientras lo hacen, el ente de control también solicitó evitar que tanto Aquitania como Sogamoso, Tota, Cuítiva, Firavitoba, Iza y Nobsa siguieran consumiendo esta agua hasta que se conozca el origen de este contaminante, y se ofrezcan alternativas de consumo de agua de calidad.

(También: La reutilización de envases plásticos en el mundo creció un 22 %)

Pero esta noticia ‘bomba’, como la catalogó Herman Amaya, director de la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), tiene sus justas proporciones, según Amaya.

“Yo no puedo inferir que un cuerpo de agua de 2.000 millones de metros cúbicos tiene plomo solo con dos muestras que hicieron. Además, estas muestras las hicieron alrededor de una industria piscícola. La hipótesis es sencilla, allí hay rejas, y en un proceso de erosión, la soldadura suelta plomo. En ese punto tomamos medidas y se cerró por prevención para entrar a clarificar qué ocurre”, dijo Amaya en una conversación con este diario.

-¿Entonces no hay exceso de plomo como dice la Fiscalía?

“Lo que quiero decir es que la gente no está consumiendo plomo, porque las alcaldías hacen mediciones de metales pesados y no han encontrado. Sin embargo, en un unos puntos sí hay contaminación de este metal tóxico y en exceso, por eso salimos a buscar cuáles son los vertimientos que están llevando plomo al lago, que es mi tarea”.

Amaya asegura que para tener información completa en este cuerpo de agua se harán 24 muestras en diferentes puntos de la laguna. “Ya hemos hecho algunas con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales y el Ministerio de Ambiente, esperamos que los primeros resultados salgan hoy o mañana”. (Recomendado: ‘Ecopetrol no está tomando medidas ante recurrentes derrames de crudo’)

Laguna de Tota

Un campesino fumiga un cultivo de cebolla. Se sabe que estos químicos están llegando a la laguna de Tota.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

¿De dónde proviene?

Mientras César Villamizar, un campesino de Aquitania, recolecta la cebolla y la prepara para ser enviada a la central de Corabastos en Bogotá, dice que la contaminación siempre se ha discutido, pero nadie hace nada al respecto.

“Las autoridades nunca han tratado de descontaminar el lago y determinar de dónde viene la contaminación. Ahora, que digan que tiene plomo es grave, porque todos los pueblos dependen de esa laguna”, cuenta Villamizar.

(Podría interesarle: Parar las emisiones no bastaría para detener el calentamiento global)

La procuradora judicial de Boyacá tiene la hipótesis de que este plomo sale del excesivo e irregular uso de la gallinaza que se utiliza como abono en los cultivos, especialmente de cebolla; del mal manejo de los excrementos humanos; del cultivo de truchas y del incontrolable uso de pesticidas y agroquímicos. Estos cuatro elementos se convierten en un coctel contaminante que sobrecarga de plomo este importante acuífero.

De acuerdo con Trujillo, la noticia no debe enfocarse en que la Fiscalía solo realizó dos muestras, porque actividades que degradan a la laguna están en todo su alrededor.
Hoy, incluso se desconocen qué contaminantes que provienen de los agroquímicos llegan al lago. “Como Corpoboyacá debo identificar los vectores que tiene el cuerpo de agua, pero tengo una debilidad institucional enorme, porque eso le puede costar a la corporación 7.000 millones de pesos y mi presupuesto es de 15.000”, señala Amaya.

Un problema de fondo

En efecto, no hay autoridad ambiental que niegue las tensiones que existen en la zona desde años atrás y que no han logrado frenar.

Por ejemplo, el descontrolado uso del suelo, deforestación en la cuenca, en donde no se respeta la ronda del lago, las piscícolas con niveles de contaminación, los vertimientos de desechos humanos, en especial del municipio de Aquitania y de los hoteles, que llegan directamente a la laguna. “Lo que claramente aumenta los niveles de nitrógeno y de fósforo en el lago, que deterioran el ecosistema”, dice el director de Corpoboyacá.

Lo absurdo, para la Procuraduría, es que ninguna autoridades ambiental ha hecho nada por evitar esa degradación. “El gremio de los ganaderos y cebolleros es tan fuerte que se creen con un derecho de disponer del territorio sin ningún control. Mientras que Corpoboyacá, al parecer, no tiene la fuerza de hacer algo, teniendo la normalidad a su favor”, agregó Trujillo.

En su defensa, Amaya dice que no es tan sencillo sancionar una actividad legal que lleva más de 70 años en la región como es la producción de cebolla, en donde, incluso, los grandes productores han llegado a las alcaldías. “El tema es que es muy fácil decirlo, pero cómo vas a decirle a un campesino que se tiene que salir de la franja, eso tiene una enorme complejidad social. Además, yo no tengo las herramientas legales para hacerlo”, explica.

¿Y si llegan con alternativas?

“Pero cómo hacer eso si a los funcionarios de la corporación los amenazaron de muerte cuando se establecieron las jornada de seguimiento. Este es un gremio extremadamente complejo. La única forma de hacer algo por la laguna es declararla como una zona especial de manejo. Voy trasladar la solicitud al Ministerio de Ambiente, que declare la ronda de la laguna una zona especial agroecológica”.

Mientras cada sector y entidad ambiental señala responsables, y menciona sus ataduras, la Procuraduría insiste en que es necesario integrar al Ministerio de Agricultura, la Agencia Nacional de Tierras, el Ministerio de Turismo y todas las entidades ambientales de orden nacional y departamental para avanzar en un ordenamiento que proteja un ecosistema clave para la sostenibilidad alimentaria del país y para el ecoturismo.

TATIANA ROJAS HERNÁNDEZ
REDACCIÓN MEDIOAMBIENTE
LEYROJ@ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.