Plan para vigilar el impacto del cambio climático en áreas protegidas

Plan para vigilar el impacto del cambio climático en áreas protegidas

Estudian las aves para medir efectos en su supervivencia de un aumento en las emisiones de GEI.

Aves Colombia

Según ProAves actualmente se protegen 27.816 hectáreas que equivalen al 60% del avifauna colombiana.

Foto:

Guillermo Osa

Por: Redacción Medioambiente
27 de octubre 2018 , 10:24 a.m.

Desde hace un año, Parques Nacionales Naturales de Colombia y National Audubon Society vienen trabajando en un proyecto piloto que estudia las aves como indicadores de los efectos del cambio climático en las áreas protegidas del país, particularmente en Chingaza, el Santuario de Fauna y Flora Alto Río Fonce, y la Serranía de los Yariguíes.

Lo que hicieron los investigadores fue recoger una base de datos sobre las distribuciones de las aves para toda América (donde hay unas 1.000 especies) y así modelar dos escenarios futuros: uno con emisiones altas de gases de efecto invernadero (GEI) donde no se hace nada para reducirlas, y otro de bajas, donde se hace uso de energías renovables y se disminuye el apetito por los combustibles fósiles.

El resultado es la ‘idoneidad climática’ de las especies de aves de cada área protegida; es decir, el rango de temperatura, precipitación y cambios en el clima que cada especie necesita para sobrevivir. Estas proyecciones indican cuáles especies se mantendrán estables en cada una de las áreas protegidas, cuáles mejorarán o empeorarán su condición y cuáles podrían llegar a colonizar.

Para el caso de Chingaza, el clima se mantendrá idóneo para al menos 22 especies, mientras que 50 especies que actualmente no habitan allí podrían colonizar el parque, y el clima podría volverse idóneo, aumentando su potencial de colonización y teniendo como efecto la reducción de poblaciones de otras especies que actualmente sí viven allí.

“Para ciertas aves, especialmente aquellas asociadas a los páramos y bosques alto andinos, el clima idóneo podría desaparecer en el futuro.
En este caso, al menos 49 especies (representadas por Pyrrhura callyptera) tendrían que adaptarse a un clima cambiante o verse potencialmente extirpadas del área protegida”, asegura Parques Nacionales.

Según una investigación realizada por el Instituto Alexander von Humboldt, de presentarse un aumento en la temperatura de 2 °C en Colombia, ninguna especie de aves se vería totalmente desplazada o bajo riesgo inminente de extinción; pero si el aumento de temperatura alcanza los 5 °C, lo que corresponde a un desplazamiento de 909 m. s. n. m., el hábitat de cinco especies desaparecerá por completo, causando potencialmente su extinción. Estas especies –que habitan zonas como las serranías del Darién, Perijá y Chiribiquete– son Basileuterus ignotus, Asthenes perijana, Odontophorus dialeucus, Chlorostilbon olivaresi y Tangara fucosa.

“El cambio climático es la principal amenaza para las aves, pero dentro de las áreas protegidas hay otra amenaza: la fragmentación del hábitat. Esto hace que los parques parezcan islas aisladas de conservación en medio de una mezcla de amenazas, lo que no favorece la conectividad y el flujo genético. Por eso creemos que el sistema de áreas protegidas en Colombia debe ser más dinámico, pensado a escala regional y no como una unidad independiente descontextualizada de la realidad del territorio”, asegura Diego Ochoa, de Audubon Colombia.

El 'Libro Rojo de aves', elaborado entre el Humboldt y la Universidad Javeriana, habla, además, de que el país tiene 140 aves en alguna categoría de amenaza: 17, en peligro crítico de desaparecer; 56, en peligro y 67, vulnerables. Adicionalmente, 28 especies se consideran casi amenazadas, de nueve hay datos insuficientes y una ya está extinta.

“La pérdida de hábitat por agricultura y ganadería es la más grave; también, la cacería y la colecta –tráfico ilegal o para mantener a las aves como mascotas–, los cultivos de uso ilícito, la modificación de sistemas naturales –como el drenaje de un humedal o el desvío de un arroyo–, la explotación forestal, y la minería legal e ilegal”, le dijo a EL TIEMPO Ángela Amaya, bióloga e investigadora de la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la Javeriana.

La pérdida de hábitat por agricultura y ganadería es la más grave; también, la cacería y la colecta

Su estado a nivel global

De acuerdo con una investigación realizada por SEO Birdlife, un 40 por ciento de las casi 11.000 especies de aves que existen en el planeta han perdido población desde 1988. Las prácticas agrícolas insostenibles afectan al 74 por ciento de las especies amenazadas de aves (1.091 de 1.469); la tala indiscriminada, al 50 por ciento; la presencia de especies exóticas invasoras, al 39 por ciento, y la caza o captura ilegal, al 35 por ciento. Los investigadores estudiaron una causa adicional que no había sido evaluada antes: el cambio climático, que afecta al 33 por ciento de las especies globalmente amenazadas.

Otro estudio, de la University of British Columbia (Canadá), liderado por Jonathan Rolland, asegura que los mamíferos y las aves tendrían más posibilidades de evolucionar y adaptarse al clima cambiante que otras especies, ya que tienen mayor capacidad para regular la temperatura del cuerpo, mantener el calor de sus embriones, cuidar de sus crías y migrar. Sin embargo, el desplazamiento puede implicar atravesar centros urbanos, grandes extensiones agrícolas o ganaderas, lo que llevaría a muchas especies a su extinción.

REDACCIÓN MEDIOAMBIENTE@ElTiempoVerde

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.