Columnista invitado: Pesos, ciencia y ambiente

Columnista invitado: Pesos, ciencia y ambiente 

Ernesto Guhl habla sobre el preocupando presupuesto con el que queda la cartera ambiental. 

Parques Nacionales Naturales

Parque Nacional Natural Sierra de la Macarena.

Foto:

Fotos del libro Parques Nacionales Naturales de Colombia 2018 Villegas Editores

Por: Ernesto Guhl Nannetti
30 de agosto 2018 , 07:00 a.m.

Hoy en día es imposible imaginar un país en el que el progreso socioeconómico no esté claramente apoyado en la ciencia y en la tecnología o que no busque contar con un territorio que ofrezca servicios ecosistémicos de buena calidad, que mantengan y eleven la calidad de vida de su población.

Es más, diversos países que han tenido dificultades financieras derivadas de los modelos económicos tradicionales, han creado nuevas opciones sostenibles de bienestar y desarrollo aumentando su inversión en ciencia y medioambiente.

Sin embargo, durante el gobierno anterior los recursos del Presupuesto General de la Nación (PGN) para atender estos temas esenciales, fueron disminuyendo año tras año y en el proyecto de presupuesto para 2019, las asignaciones propuestas disminuyeron hasta niveles que hacen imposible no solamente avanzar, sino mantener lo ya logrado.

La gran inestabilidad sufrida tanto en el Sistema Nacional Ambiental, con sus 7 ministros, como por Colciencias, con 9 directores en 8 años

Los recursos asignados en el PGN al sector ambiental entre 2015 y 2018 disminuyeron de $ 411.302 millones a $364.699 y para 2019 se propuso recortarlos a $ 194.845, apenas el 46 por ciento de lo asignado en 2018.

Los institutos de investigación del sistema que han venido consolidándose desde su creación en 1994 y han hecho fundamentales aportes al conocimiento del país y el funcionamiento de sus ecosistemas, llevaron la peor parte pues para 2019 se propuso no asignarles nada.

En cuanto a Parques Nacionales, se reduce su asignación un 60 por ciento con respecto a la muy insuficiente de 2018, haciendo prácticamente imposible que cumplan su misión de conservar las áreas protegidas del país. Mientras que para el Ministerio del Medio Ambiente, la asignación en 2015 fue de $ 142.080 millones y la propuesta para 2019 es de $ 9.876 millones.

Es realmente imposible entender la lógica de éstas propuestas, que comprometen el futuro del país y se contraponen con decisiones que le valieron al Presidente Santos aplausos de la comunidad internacional, pero que no se respaldaron con recursos nuevos, como la ampliación de las áreas protegidas o la investigación de la abundante biodiversidad de nuestro territorio, esencial para la conservación de los ecosistemas de los que dependemos. Tampoco es comprensible la pasiva actitud del ministerio frente a la desviación de los recursos del impuesto al carbono hacía otros fines.

En su discurso de posesión el Presidente Duque se refirió explícitamente a la tarea vital de la conservación y restauración de los ecosistemas y a la importancia de la ciencia y la investigación como motores del desarrollo sostenible. Las declaraciones de los nuevos funcionarios que liderarán estos temas dejan en claro la intención de estimular la relación con la empresa privada y la cooperación internacional para desarrollar proyectos de investigación y gestión en sus campos de interés, lo cual está bien y plantea alianzas importantes. Sin embargo la financiación por estas vías tiene un carácter aleatorio y coyuntural, que hace difícil mantenerla como fuente permanente.

Además, el país tiene enormes necesidades en la investigación básica de sus atributos naturales y su aprovechamiento sostenible y en la conservación de sus áreas protegidas, cuya financiación continua y confiable es una responsabilidad indelegable del Estado. De otro lado, es indispensable avanzar en los dominios de las ciencias sociales y humanas, para construir una sociedad más equitativa y tolerante, lo que constituye también nítidamente una responsabilidad estatal. Es necesario ir más allá de la visión productivista.

Para desarrollar las propuestas enunciadas por el Presidente, el Gobierno y el Congreso Nacional deben corregir la propuesta de presupuesto para 2019 del gobierno anterior, asignando a la ciencia y el medioambiente los recursos que hagan posible iniciar el camino hacia formas de desarrollo novedosas y sostenibles en el diseño del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022.

Ernesto Guhl Nannetti
Miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. 

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.