¿Parques y reservas protegen a los bosques de la tala?

¿Parques y reservas protegen a los bosques de la tala?

Según un estudio, en 15 años se deforestaron 1.400 km2 de bosque en áreas protegidas.

parques Nacionales Naturales

El Parque Nacional Natural Tinigua cuenta con una gran importancia hidria por conservar cuatro cuencas hidrográficas.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Tatiana Rojas Hernández
13 de mayo 2020 , 09:23 a.m.

Para atacar la deforestación, áreas protegidas como los parques nacionales naturales y las reservas naturales se han convertido en mecanismos muy usados en países que buscan resguardar su patrimonio natural. Hoy, el 15 por ciento del territorio colombiano está cubierto por ellas.

Según el reciente informe de la FAO, ‘Una nueva perspectiva: evaluación de los recursos forestales mundiales 2020’, existen 726 millones de hectáreas de bosques en áreas protegidas en todo el mundo. La gran mayoría de estas se encuentran en Sur-américa, con un 31 por ciento.

Sin embargo, un estudio dirigido por la Universidad de Queensland y publicado esta semana en la revista Conservation Biology muestra que, en 15 años, el país perdió más 1.400 kilómetros cuadrados de bosque, un área equivalente a 20.000 canchas de fútbol, aproximadamente.

Además, también reveló que Colombia tiene un desempeño relativamente bajo en prevenir la deforestación cuando se compara con la tasa de deforestación de áreas con características ambientales y sociales similares, pero sin protección.

Le puede interesar: Nuevo récord de deforestación en la Amazonia brasilera

El estudio se enfocó en determinar la efectividad de áreas protegidas de las regiones de la Amazonia, Caribe, Orinoquia, Pacífico y Andes, entre los años 2000 y 2015. Y, aunque la deforestación se ha reducido un 40 por ciento en comparación con las áreas que no tienen ningún sistema de protección, hay algunas que no son tan efectivas.

Según los resultados, las menos efectivas fueron las de la Orinoquia y el Pacífico. “Algo bastante paradójico ya que encontramos que hubo más pérdida de bosque dentro de las áreas protegidas en el Chocó que en áreas similares que no están protegidas. El mismo patrón se encontró para la Orinoquia. Esto es bastante preocupante y se debe estudiar en más detalle, porque nosotros no analizamos las causas”, explica Pablo Negret, autor principal de la investigación.

¿Áreas sin protección?

Para el caso de la región del Pacífico, la situación es tan dramática que incluso en 2018, el 47 por ciento de las alertas tempranas por deforestación del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) se situaron en el Pacífico, casi el doble que en la Amazonia (27 por ciento), la región con el primer lugar en tala de bosques.

En su momento, el Ideam aseguró que las causas estaban asociadas a la presencia de actividades ilícitas como el establecimiento de cultivos de uso ilícito y minería a cielo abierto, así como la extracción de madera para el uso local y para la comercialización.

“La región del Pacífico de Colombia es extremadamente biodiversa e importante a nivel mundial debido a su alta concentración de especies endémicas, por lo que garantizar que las áreas protegidas en esta región del país sean efectivas es especialmente importante”, dijo Negret.

También: Descubren nueva especie de pez en el Parque Natural Chiribiquete

Ahora, para el caso de la Orinoquia, áreas como los parques Tinigua y La Macarena han estado en el top de los parques más deforestados en los último tres años. Entre octubre y diciembre de 2019, en el parque Tinigua se registraron más del 50 por ciento de las alertas de deforestación, dice el último informe de alertas del Ideam. Además, entre el 2000 y 2015, el parque natural Tinigua perdió más de 250 kilómetros cuadrados de bosque, según el estudio de Negret, ‘Effects of spatial autocorrelation and sampling design on estimates of protected area effectiveness’.

Deforestación

Gráfico de deforestación.

Foto:

Pablo Negrete

El gráfico muestra el porcentaje promedio de pérdida de bosque de 2000 a 2015 en cada Parque Nacional de Colombia (n = 38). Los Parques Nacionales de Colombia representan el 94% del total del área protegida analizada. Los valores negativos representan reforestacion. Las barras muestran el porcentaje de bosque perdido y las líneas horizontales rojas muestran el área perdida en km² entre 2000 y 2015 para cada parque nacional. Las líneas verticales negras en cada barra representan intervalos de confianza del 95%. Los números entre paréntesis son el área (km²) de la cubierta forestal dentro de cada parque nacional en 2000.

Para el caso de la Amazonia, los investigadores encontraron que las áreas protegidas sí reducen la deforestación, pero este efecto es muy pequeño. Durante 2000 y 2015, se perdió 1,4 por ciento del bosque dentro de las áreas protegidas, mientras que en áreas similares sin protección se perdió 2,6 por ciento.

“Esto puede parecer una proporción pequeña, pero resulta que este porcentaje corresponde a más de 850 kilómetros cuadrados de bosque perdido en este periodo de tiempo. Esto equivale a un área de 120.000 estadios de fútbol, aproximadamente”, explica Negret.

En la región Caribe, los resultados mostraron que en sus áreas protegidas ha habido regeneración de bosque, lo que es muy positivo. Además, estas áreas fueron las más efectivas en la prevención de deforestación durante este tiempo. Para Negret, esto puede pasar porque las áreas protegidas del Caribe son pocas y relativamente pequeñas, lo que las hace más fáciles de manejar en comparación con, por ejemplo, las áreas en la Amazonia.

“Sin embargo, la región Caribe es una de las regiones en el país donde ha habido más pérdida histórica de ecosistemas nativos, incluyendo los boscosos. Debido a esto, nosotros sugerimos en el artículo que se deben expandir las áreas protegidas en esta región para poder de esta forma proteger los relictos de bosque seco que aún quedan en el país”, agregó Negret.

Rodrigo Botero, quien fue director de la territorial Amazonia de Parques Nacionales Naturales durante 10 años y ahora es director de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible, señala que aunque las áreas protegidas son una de las estrategias más eficaces en Colombia para la conservación, es importante hacer algunos cambios para mejorar su efectividad.

“Se tiene que demostrar la posibilidad de generar mejores condiciones a partir de los servicios que prestan las áreas protegidas. Tenemos que generar un ordenamiento social de la propiedad, mejorar la capacidad de coordinar la inversión pública y la presencia del Estado, además estas zonas deben ser un aliado para las poblaciones que allí viven”, dice Botero.

Deforestación

Quema reciente en el departamento del Meta, en el Parque La Macarena, el pasado mes de mazo de 2020.

Foto:

Tatiana Rojas Hernández

Parques con poco presupuesto

Para funcionar durante el 2020, parques necesitaba 235.490’000.000 de pesos, pero solo obtuvo 103.087’564.843 pesos. Además de la falta de presupuesto, la entidad no cuenta con suficiente personal. En cada área protegida hay en promedio solo siete guardaparques.

Además, su labor es aún más compleja cuando son quienes sufren amenazas y desplazamientos forzados por parte de grupos armados que hoy tienen el control de algunos parques y reservas naturales del país. Este año, Carlos Castaño, exjefe de Parques Nacionales Naturales, denunció que varios guardaparques salieron de 10 zonas protegidas por amenazas de grupos armados. Hasta hoy, esos guardaparques permanecen en Bogotá.

“En general, las áreas del Sistema de Parques Nacionales Naturales tienen un déficit de recursos de inversión y personal. Pero no es solo esto; hay que innovar en gestión, buscar otras formas de gobernanza, acuerdos sociales, etc. Lo que ocurre en La Macarena y Tinigua es el resultado de una omisión del Estado en el tema de tierras de décadas, y aun si tuvieran todo el dinero del mundo, no lo lograrían”, concluye Germán Andrade, biólogo y profesor de la Universidad de los Andes.

Redacción Medioambiente
leyroj@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.