Secciones
Síguenos en:
Simples consejos para hacer de su casa un hogar sostenible
Muebles sostenibles

Pliega.co es una marca de mobiliario de cartón reciclado y reciclable que, además de asequible, es versátil.

Foto:

Cortesía Pliega

Simples consejos para hacer de su casa un hogar sostenible

Muebles reciclables es una opción para empezar a tapizar la casa de verde.

Los pronósticos de agencias de tendencias como WGSN señalaron que el 2020 iniciaba con buenas vibras verdes, gracias a las influencias de los activistas climáticos, “destacando innovaciones en la manufactura y el mercadeo de ciertos productos que guiarían a la sustentabilidad durante la nueva década”

Inclusive, antes de la pandemia se hablaba de la reevaluación de la basura (como un nuevo ingreso), las alianzas colaborativas con organizaciones ambientalistas, la educación a través de las experiencias (talleres sobre huertas, reutilización de desechos, etc.) y la apuesta por el modelo circular de la economía mediante el arriendo de productos –desde electrodomésticos hasta ropa– como las iniciativas que harían de la mentalidad sostenible un estilo de vida.


(Le puede interesar: Una huerta urbana para sobrellevar el aislamiento en casa)


“El covid-19 ha generado estrés en la vida de la gente, y más personas acuden a Pinterest para encontrar bienestar e ideas de autocuidado”, señala el más reciente informe de tendencias de búsqueda de la red social que reúne a 400 millones de usuarios y que destaca un incremento en el interés en torno a las ideas para el bienestar mental, incluyendo los nuevos hábitos que abogan por la reconexión del hogar con la naturaleza.

“Los retos y la incertidumbre también son la chispa para la creatividad, y para planear la casa soñada”, puntualiza el informe sobre nuevas prioridades de esta red social, que resalta un incremento del 172 por ciento en las búsquedas de sus usuarios sobre hábitos ecoamigables en el 2019. Estos son algunos de los imprescindibles en el hogar.(También: Cómo mantener, cuidar y conservar plantas de interior)

Cepillo de dientes de bambú

Bambú más aceite de ricino es la ecuación básica para sumarse al estilo de vida sostenible desde el baño de la casa.

“El cepillo de dientes de bambú es el producto estrella porque es la manera más fácil de empezar la transición”, explica Andrea Gómez Merchán, fundadora de la primera tienda zero waste del país, La Tortuga y La Liebre, donde desde hace tres años se popularizó el uso de este tipo de cepillos dentales que son 100 % reciclables.

“Depende de la marca, algunos tienen las cerdas de nailon y solo hay que separarlas del mango con un alicate para clasificarlas en el bote de reciclaje (el nailon es plástico reutilizable) y el mango se composta”.

Otras marcas tienen las cerdas de aceite de ricino, por lo cual son 100 por ciento biodegradables (también hay que separar las cerdas, pues tienen una unión de aluminio que se recicla). El bambú y el aceite de ricino de las cerdas se descomponen en siete meses, agrega Gómez, quien sugiere reutilizar los mangos para identificar los cultivos de las huertas caseras. (Relacionado: Aprenda a reciclar en casa siguiendo estos sencillos pasos)

Bioenvolturas alimenticias

Algodón 100 por ciento recubierto de cera de abejas, resina de pino y aceite de coco orgánico son la apuesta de Claudia Espinosa y su emprendimiento familiar Oki Bee Eco Wraps, que nació en 2018 con el interés de promover la apicultura y la polinización.

“Pusimos en el jardín 10 colmenas para proteger las abejas; cuando vimos los resultados –teníamos un árbol de pera que nunca había florecido– e investigamos que en otros países empleaban la cera de abejas para prolongar la vida de los alimentos, hicimos estas envolturas con nuestra cera”, cuenta la abeja reina de esta iniciativa que aprovecha las cualidades antibacteriales de sus ingredientes.

“Encontramos las cantidades exactas de cada ingrediente para que sellen bien; cuando se adhieren al alimento, evitan que la comida se oxide”, agrega la creadora de estas envolturas que, además de evitar el desperdicio de comida, reemplazan a las películas plásticas adherentes.

Su vida útil es de aproximadamente un año, pero se pueden reencerar para que vivan un año más; o si no se quieren usar más, se reciclan, se usan para limpiar o se compostan, cortadas en tiras, y en 4 meses serán abono.

Mobiliario reciclable

Con 18 años de experiencia en el desarrollo de estanterías de cartón para grandes superficies y escenografías, Camilo Leyva le hizo un nuevo pliegue a su agencia Cyan Visibilidad de Marca.

“En dos meses hemos vendido más de 450 escritorios de cartón en todo el país”, cuenta el diseñador industrial que en el confinamiento democratizó el ecodiseño con muebles de cartón de gran calibre, recubiertos con una resina ecológica para mayor duración e impermeabilización y plegables que no superan los 232.050 pesos (es el precio del producto de oficina más costoso: una estantería de seis compartimientos y doble archivador).

Hoy Pliega.co es una marca de mobiliario de cartón reciclado y reciclable que, además de asequible, es versátil. “En todas las casas estamos en home office o en home schooling y en las familias más acomodadas hay un escritorio, pero no uno para cada integrante”, agrega Leyva, quien estrena diseños cada semana, desde escritorios para niños con juegos didácticos incluidos hasta mesas para el laptop ideales para quienes no tienen espacio para un escritorio y deben trabajar en un sofá. Por estos días está trabajando en desarrollos de mobiliario de cartón ecológico para la habitación.

Compostera

Con el auge de las huertas caseras y los jardines interiores, se incrementó la popularidad del compostaje, mediante contenedores que inclusive pueden convertirse en aliados decorativos.

Es el caso de las Vivarachas, las composteras de la diseñadora gráfica y jardinera Camila Posada, elaboradas de la mano de una familia de alfareros de El Carmen de Viboral, Antioquia.

“Son Vivarachas porque son contenedores de vida ya que el compostaje es un proceso continuo, en el que aprovechamos un alto porcentaje de residuos que generamos en casa y que no sabríamos cómo tratarlos más que como basura”, explica la antioqueña, quien, además de distribuir sus composteras, educa a la hora de convertir los residuos de frutas, verduras, papel y cartón (servilletas, el tubo del papel higiénico o la cubeta de los huevos) en abono para las plantas del hogar, del edificio o de la calle. “En cualquier suelo estarán mucho mejor que en relleno sanitario”, puntualiza Camila.

ESPECIAL PARA EL TIEMPO@lavidaentenis

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.