Secciones
Síguenos en:
Poblaciones habrían llegado 803 años a. C. a la Serranía de la Lindosa
Semillas

Diferentes tipos de semillas que el antropólogo encontró en los suelos negros de la Serranía de La Lindosa con los que descubrió la fecha en la que vivieron las primeras poblaciones en la Amazonia.

Foto:

Juan Miguel Kosztura

Poblaciones habrían llegado 803 años a. C. a la Serranía de la Lindosa

Un análisis de la Universidad Nacional muestra cómo era el manejo del bosque de estas poblaciones.

En la serranía de La Lindosa, uno de los centros arqueológicos más importantes del país, en el departamento del Guaviare, el antropólogo y magíster en Medioambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional Juan Miguel Kosztura confirmó la presencia de poblaciones que habrían llegado al norte de la Amazonia al menos unos 803 años antes de Cristo (a. C).

(Le puede interesar: El 40 % del Amazonas puede convertirse en un ecosistema tipo sabana)

Su hallazgo, más allá de establecer la fecha más antigua para las primeras poblaciones humanas asociadas a terras pretas o suelos negros amazónicos –un suelo creado por el hombre y que representan una evidencia de su existencia en esta región–, también da luces de cómo intervinieron la selva para su supervivencia.

“Se pensaba que la Amazonia era un ente prístino; que los humanos que vivían hace mucho tiempo allí no alteraban el medioambiente; que no había una idea de manejar el recurso y que no eran seres activos en la transformación de los ecosistemas, pero no es así”, menciona Kosztura en conversación con EL TIEMPO.

(Recomendado: El audaz plan para salvar el Ártico con vidrio)

Serranía de la Lindosa

La investigación muestra que las poblaciones antiguas de la Amazonia preferían asentarse cerca de los ríos.

Foto:

Juan Miguel Kosztura

¿Cómo lo descubrió?

En el 2018, con la ayuda de dos expertos, Tomás León Sicard, profesor del Instituto Estudios Ambientales de la Universidad Nacional, y Gaspar Morcote- Ríos, arqueólogo y profesor del Instituto de Ciencias de la misma institución, salieron de Bogotá hacia Guaviare en busca de estos suelos negros amazónicos.

Machete en mano, se adentraron en el bosque espeso de la serranía de la Lindosa, muy cerca del Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, para delimitar las zonas de excavación y así hallar los vestigios de las poblaciones humanas antiguas.

Por investigaciones previas, se sabe que estos suelos se encuentran en varios puntos arqueológicos de la Amazonia en Perú, Bolivia, Brasil y Colombia, y que su alta densidad está asociada a las cuencas hidrográficas.

(Lea: Después de 3.000 años, los demonios de Tasmania regresan a Australia)

En nuestro país, generalmente están en cuatro sitios: en el río Caquetá, en la zona de Araracuara y La Pedrera, en el enclave del río Guaviare-Guayabero, en la zona de la serranía La Lindosa y en el departamento del Amazonas, en cercanías de Leticia.

Son suelos con propiedades muy interesantes, tienen coloraciones oscuras, texturas arenosas, altos contenidos de cerámicas y líticas

¿Cómo es posible que estos suelos arrojen ese tipo de evidencia?

"Varios investigadores sugieren tres tipos de génesis para las terras pretas. Dicen que eran pozos en donde se depositaban las basuras; que son producto de acciones propias de los cultivos y que eran sitios en donde estas poblaciones antiguas tenían sus viviendas", dice Kosztura.

Y añade, "son suelos con propiedades muy interesantes, tienen coloraciones oscuras, texturas arenosas, altos contenidos de cerámicas y líticas, que son lo que normalmente se encuentra en la arqueología”.  

Es decir, que son muy diferentes a los suelos arcillosos de la Amazonia: suelos ultisoles y oxisoles, muy antiguos y pobres en nutrientes, que han estado expuestos a procesos de lavados continuos. 

Para conocer la fecha en la que estas poblaciones estuvieron ubicadas en la serranía de La Lindosa, específicamente en las veredas Raudal del Guayabero y Las Brisas, del municipio de San José del Guaviare, en donde se concentraron sus excavaciones, usaron las semillas y fragmentos de carbón que encontraron en las terras pretas analizadas.

“Usamos fragmentos de palma Attalea maripa que luego fueron enviados a la Universidad de Arizona para determinar la antigüedad de estas evidencias. Los resultados indican que son de 803 años antes de Cristo, la fecha más reciente reportada de población para terras pretas en la Amazonia”, explicó Kosztura.(También: Duque de Cambridge pide combatir cambio climático como con covid-19)

Palmas, un recurso clave

En uno de los lotes analizados hallaron 7.389 fragmentos de semillas y 2.265 fragmentos de carbón. En un segundo lote hallaron 1.1998 fragmentos de semillas y 509 fragmentos de carbón. Además de identificar las especies que estaban consumiendo esas poblaciones, las muestras indican un manejo consciente del bosque.

Es decir, según Kosztura, se pudo haber dado una domesticación del bosque al construir islas dentro de la selva amazónica. “Esta hipótesis la reforzamos con evidencia de los datos arqueobotánicos, tomando como indicador antropogénico las palmas, que nos hablan de actividad humana”.

En este punto, otro de los descubrimientos interesantes fueron las palmas y sus frutos para el consumo. “Nos encontramos unas ocho especies. Esto nos indica que estos humanos estaban consumiendo y en cierta medida usando estas especies”, añadió Kosztura.

Pero también encontraron rastros de vegetación secundaria de las familias Annonaceae, Araceae, Fabaceae, Euphorbiaceae y cultivos de maíz y yuca como Zea mays y Manihot sp.

Además, hallaron carbón vegetal, con lo que lograron identificar eventos que evidencian quemas del bosque propiciadas por el hombre. “Es decir, esas poblaciones desarrollaron estrategias como la tala y quema, lo que afectó diferentes especies y dio espacio a nuevas. Es decir, el bosque prístino que está ahí fue modificado”, reitera Kosztura.(Le podría interesar: Santurbán: la Anla archiva el proyecto de minería Soto Norte)

Poblaciones actuales

Aparte de buscar las principales relaciones entre las sociedades antiguas y el manejo de las plantas a través de las terras pretas, Kosztura también quiso entender la relación que tienen las actuales poblaciones con este tipo de suelos y cómo los usan.

“Hice entrevistas a los campesinos del raudal del Guayabero, un sitio con mucha historia. Fue uno de los caseríos que más población tuvieron en la Amazonia en los años 80. Les pregunté sobre las razones por las que llegaron allí, sobre sus actividades económicas y los conocimientos de los suelos que tienen sobre la serranía de La Lindosa”, menciona Kosztura.

Logró establecer que estas poblaciones actuales, la mayoría provenientes de otros departamentos, no saben qué tipo de suelos tienen y los están usando mal, en su mayoría para tener ganado. Cuando es posible que estos suelos puedan ser aprovechados no necesariamente para agricultura, sino, por ejemplo, para viveros.

“Creo que conocer el potencial de los suelos negros de la Amazonia puede servir en la seguridad y soberanía alimentaria de las poblaciones, usándolos de manera sostenible. Incluso, sé que comunidades indígenas en Peña Roja están utilizando las terras pretas como cancha de fútbol”, concluyó.

Otras noticias del sector 

¿Qué es la Alianza por los Páramos de la que habló Duque en la ONU?¿Quién es Carlos Correa, nuevo ministro de Ambiente?Noruega ofrecerá imágenes satelitales para monitorear la deforestación

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.