Secciones
Síguenos en:
Mares de microplástico / Columnista invitado
2 RÍOS

Cerca de 8 millones de toneladas de plástico son arrojadas al mar en todo el mundo.

Foto:

123RF

Mares de microplástico / Columnista invitado

FOTO:

123RF

Se calcula que en el mundo se arrojan al año cerca de 8 millones de toneladas de plástico al océano.

En el mundo se arrojan al año cerca de 8 millones de toneladas de plástico al mar, siendo algunos países de Asia y África los responsables de más del 80 por ciento de esta tragedia ambiental, debido a malas prácticas de recolectado y a deficiencias en el reciclaje en tierra y en su cultura ambiental.

Si bien existen campañas para desestimular el uso de este material, programas de inserción social para el reciclaje, sensibilización sobre la utilización de pitillos y bolsas en supermercados, así como el desarrollo de empaques biodegradables, el problema de fondo existe debido a la mala práctica de arrojar, durante décadas, plásticos al mar.

Se trata de los microplásticos (MCP), partículas de polipropileno, polietileno y tereftalato de polietileno de cerca de 500 micrómetros a casi 1-2 cm de diámetro. Se estima que en los océanos pueden estar flotando cerca de 35.000 toneladas de ellos, e infortunadamente es ya común encontrarlos en los estómagos de aves, mamíferos y reptiles marinos.

El problema es todavía más grave, tal y como lo indica una investigación de maestría de la bióloga marina colombiana Paula Irene Polanía, de la Universidad de Viena, quien, a partir de estudios hechos en una zona del mar Adriático, revela que sobre estos MCP se desarrolla una biopelícula microbiana diferente a aquella población de vida libre que se encuentra naturalmente en los mares y en ausencia de estas micropartículas.

Durante millones de años, la población microbiana ha sido la base de la red alimentaria marina; allí se conjugan procesos bioquímicos fundamentales para la producción de alimento para todos los animales existentes en los océanos, y sus actores están siendo cambiados de una forma dramática, sin tener claras las consecuencias en la biodiversidad, en la capacidad de abastecer alimento o en las potenciales virtudes que puedan tener para la degradación de estos componentes.

En Colombia son pocos o nulos los estudios sobre esta temática, y deberían empezar a promoverse en un país megadiverso, que es 50 por ciento mar y donde solo se recicla el 18 por ciento de los 11 millones de toneladas de plástico que se producen al año.

ANDRÉS FRANCO HERRERA
Director del Departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de Utadeo

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.