La batalla para liberar a orcas y ballenas beluga en Rusia

La batalla para liberar a orcas y ballenas beluga en Rusia

Se difundieron fotografías del hacinamiento de 11 orcas y 87 belugas, lo cual desató la polémica.

Beluga

La beluga pertenece a los odontoceli, un suborden de los cetáceos que tiene dientes, como la ballena orca.

Foto:

123rf

Por: AFP
24 de febrero 2019 , 12:59 a.m.

La caza de decenas de orcas y de ballenas beluga en Rusia, con el fin de venderlas a acuarios del extranjero, sacó a la luz un comercio infame. La lucha por liberarlas provocó un alboroto en el gobierno: algunos estuvieron a favor y otros en contra.

Rusia es el único país donde se pueden cazar mamíferos marinos en el océano con fines 'pedagógicos', un vacío jurídico usado por los traficantes para vender animales en el extranjero, especialmente en China, país que desarrolla una red de parques marinos.

Esta práctica desató una ola de protestas tras la difusión de fotografías de 11 orcas y 87 ballenas beluga hacinadas en Najodka, una ciudad del oriente de Rusia.

"Nunca hubo en el mundo tantos animales capturados en una sola temporada y mantenidos en un único sitio", recalca Dimitri Lissitsyne, a la cabeza de la organización medioambiental Sakhalin Watch, la cual está en medio de una campaña que exige la liberación de los mamíferos hacinados.

Bajo la presión de la opinión pública, las autoridades rusas lanzaron dos investigaciones por 'caza furtiva' y 'malos tratos' a los cetáceos.

El ministerio de Medio Ambiente pidió su liberación inmediata pero la agencia gubernamental encargada de la pesca, dependiente del ministerio de Agricultura, afirma que la caza es legal, teniendo en cuenta que puede camuflarse tras fines de aprendizaje -situación que se aleja de la reclusión evidenciada por las fotografías-.

El caso llegó hasta el presidente ruso, Vladimir Putin, quien ordenó el viernes verificar la situación del cautiverio de los cetáceos a nivel legal; así mismo, solicitó a los dos ministerios, el de Medio Ambiente y el de Agricultura, tomar una decisión conjunta antes del 1 de marzo -7 días exactos-.

Es un caso complicado, afirmó el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, quien recalcó que los animales se encuentran en malas condiciones y corren el riesgo de morir.

"Sufren y por eso el jefe del Estado tuvo que intervenir", recalcó.

Esta práctica desató una ola de protestas tras la difusión de fotografías de 11 orcas y 87 ballenas beluga hacinadas en Najodka, una ciudad del oriente de Rusia

Demanda china

La población de orcas se divide entre las que se alimentan de peces y las que comen focas. No se reproducen entre ellas.

El ministerio de Medio Ambiente intentó catalogar como especie en peligro a los consumidores de focas, cuya población se estima en solo 200 adultos y que, también, es blanco de los cazadores furtivos.

El ministerio de Agricultura, por su parte, considera a las orcas como un 'gran problema' para los bancos de peces de Rusia y se niega a reconocerlas como una especie en peligro de extinción.

Por ahora no se ponen de acuerdo.

Los investigadores consideran que una liberación no debería plantear problema, pero la agencia rusa encargada de la pesca asegura que existe un alto riesgo de provocar una muerte en masa de los especímenes.

Este forcejeo se complicó todavía más cuando Alexander Pozdniakov, un empresario vinculado a las compañías que guardan las ballenas en Najodka, expuso que Estados Unidos podría aprovechar la ocasión para hacerse con esta parte del mercado chino, politizando el problema de las ballenas entre rejas.

"Las empresas estadounidenses retomarán este mercado", afirmó; sin embargo, Estados Unidos dejó de cazar orcas salvajes desde 1970.

En China hay 74 parques marinos con ballenas y delfines, según cifras oficiales, y se están construyendo todavía más megaobras de este tipo. Las 17 orcas exportadas por Rusia desde 2013, con un valor que oscila entre 4 y 6 millones de dólares por cada una según los expertos, fueron a parar a este país.

"Las orcas son las estrellas de los shows", afirmó Oganes Targoulian, militante de Greenpeace, durante una reciente manifestación.

En los países occidentales, la opinión pública se opone a mantener en cautiverio a los mamíferos marinos, pero los rusos están divididos al respecto. Los científicos intentan, por su parte, organizarse ante una posible liberación inédita de los animales: nunca se habían dejado en libertad a una escala tan voluble.


AFP

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.