Secciones
Síguenos en:
Litros de luz que iluminan vidas
Litro de luz

Litro de luz

Foto:

Litro de luz

Litros de luz que iluminan vidas

Litro de luz

FOTO:

Litro de luz

Un emprendedor colombiano se dedica a llevar luz a los sitios más necesitados en Colombia.

Camilo Herrera solo tiene 35 años, pero desde hace una década recorre Colombia, América Latina y el mundo llevando “luz a la vida de los más pobres de los pobres a través de la innovación social, el impacto comunitario y la tecnología”, según precisa a EL TIEMPO.

La semana pasada estuvimos en el cabildo indígena de Yunguillo, la reserva indígena más grande de Colombia, con más de 26.000 hectáreas de territorio, cercano a la ciudad de Mocoa, en el Putumayo. Instalamos 60 postes de luz en los 4 cabildos y dos antenas de internet vía satélite, que benefician a más de 1.616 personas”, dice.

(Lea también: Denuncian a hidroeléctrica en Amazonia por muerte de 30 toneladas de peces).

En la actualidad se contabilizan, aproximadamente, 289.693 beneficiarios directos de su emprendimiento en 197 comunidades de Colombia, sin contar las intervenciones que ha realizado en otros 31 países de 3 continentes en los últimos 6 años.

Hemos intervenido en 28 de los 32 departamentos colombianos y en más de 197 comunidades. A nivel mundial, en países como Costa de Marfil y Nueva Guinea, entre muchos otros”, afirma Herrera.

Colombia fue la primera sede en América Latina. Ahora, el emprendimiento de Herrera cuenta con sedes en México y Perú.

(Lea también: 'Stardog Loungewear', ropa amigable con el medioambiente).

Emprendedor Ashoka

Herrera, un empresario con más de 17 años de experiencia, formado en Francia y Costa Rica, recibió en 2018 el apoyo de Ashoka, la mayor red de emprendedores sociales del mundo, y fue reconocido por el MIT como uno de los grandes emprendedores menores de 35 años. Comenzó hace una década, apoyado por un préstamo de 100 millones de pesos que le hizo Constantino Agudelo, un amigo de su papá.

Con ese método se han iluminado más de 4.703 viviendas, en más de 14 ciudades de Colombia

María Lucía Roa, exrepresentante de Ashoka en Colombia, le dijo a EL TIEMPO que desde que lo conoció supo “que era un emprendedor tipo Ashoka: innovador, comprometido y decidido a generar un positivo impacto social. Está cambiando la vida de miles en el mundo”.

Con el préstamo obtenido, Herrera fundó un gran proyecto de innovación social en 2011, que comenzó en Duitama, Boyacá, y que después se extendió como pólvora.

(Lea también: Aprobado el nuevo informe de expertos del clima de la ONU).

Cuenta que empezó por iluminar los hogares sin luz de Duitama “con una tecnología llamada la botella de luz, una innovación del brasileño Alfredo Moser”, creada en 2002 a raíz de los constantes apagones en Brasil.

El invento de Moser se trata de una botella plástica de un litro que se llena con agua y cloro, funciona por refracción de luz solar, alcanza una intensidad aproximada de 60 vatios y no emite CO2.

La botella “se instala en los tejados de las viviendas sin energía y actúa como una claraboya que permite el paso de la luz durante el día”, explica Herrera.

Con ese método se han iluminado “más de 4.703 viviendas en más de 14 ciudades de Colombia, gracias a la colaboración de la empresa privada, que ha financiado esta hazaña con programas de sostenibilidad”, afirma.

(Lea también: Waterlight: Agua del mar que se convierte en luz, en La Guajira).

Litro de Luz

Herrera bautizó su empresa como Litro de Luz porque “desde un principio hemos utilizado botellas de plástico de un litro como elemento principal”, explica.

Dice que se trata de una “empresa de energía solar que opera en áreas rurales, zonas de conflicto y posconflicto en Colombia y América Latina. Nuestra forma es la más rápida, fácil y económica de llevar alumbrado público con internet wifi a cualquier lugar del mundo. Además, este tipo de emprendimiento permite trabajar alineados, estratégicamente, con los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, que hacen parte del plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos”.

Prestamos los servicios de alumbrado público y acceso inalámbrico a internet a comunidades que no tienen energía

Litro de Luz tiene como objetivo “llevar infraestructura de alumbrado público a las más de 1.710 comunidades que aún se alumbran con velas en Colombia, utilizando elementos que se encuentran en cualquier mercado, como las botellas de plástico o tubería de PVC”, dice Herrera.

Y, como si fuera poco, el objetivo de Litro de Luz también incluye la instalación de “servicio de internet satelital, creando una solución completa que, a medida que va iluminando a la comunidad, va desplegando una red inalámbrica de internet para uso de los beneficiarios”.

(Lea también: La ‘memoria ambiental’ de los corales puede ayudar a su restauración).

Litro de Luz cuenta hoy con 17 capítulos activos en Brasil, Filipinas, Italia, México, Senegal, Suiza y otros países.

El equipo actual de Litro de Luz Colombia está compuesto en un 75 por ciento por mujeres profesionales en carreras de administración, ingenierías, ciencias económicas, contables y financieras.

“Prestamos los servicios de alumbrado público y acceso inalámbrico a internet a comunidades que no tienen energía, no tienen servicios de telecomunicaciones y tampoco tienen conectividad a internet, estas comunidades están en zonas no interconectadas”, precisa Herrera.

(Lea también: La deforestación ya es delito y será penalizada hasta con 15 años de cárcel).

El Gobierno colombiano no nos ha parado bolas y no hemos podido lograr que nos escuchen

Su empresa es la única colombiana que desarrolla ese tipo de proyectos en zonas afectadas por el conflicto. “Lo hacemos con el apoyo que conseguimos de la empresa privada y de organismos internacionales como el Pnud y OIM, de Naciones Unidas y otros organismos de cooperación internacional. El Gobierno colombiano no nos ha parado bolas y no hemos podido lograr que nos escuchen”, afirma.

Tanto las luminarias led como los controladores de carga utilizados también han sido desarrollados por su empresa bajo estrictos estándares de calidad internacional.

Más oportunidades

En 2013, Litro de Luz creó el primer prototipo de poste de luz que terminó convirtiéndose en el producto estrella de la compañía, después de varias actualizaciones y mejoras de su desempeño.

Se bautizó con el nombre de Elisa, que hace referencia a las cualidades de marca que tiene el producto: Energía-Luz-Inclusivo-Sostenible-Asequible. “Actualmente existen más de 3.160 Elisas instalados en más de 193 comunidades de Colombia”, revela Herrera.

Tenemos otra comunidad de 805 personas en Siapana y la de Yunguillo, que atiende a más de 1.600 en 4 cabildos

Durante el presente mes de agosto planean instalar 290 Elisas en los municipios de Cáceres, Tarazá, Ituango, Los Ángeles, Cartagena del Chairá, Florencia, Barbacoas, Montañita, Monte Líbano, Puerto Asís, Orito y Valle del Guamuez, que hacen parte de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet). Un instrumento especial de planificación y gestión a 15 años que tiene como objetivo estabilizar y transformar los 170 municipios más afectados por la violencia, la pobreza, las economía ilícitas y la debilidad institucional.

(Lea también: Cómo aprenden las ardillas a saltar de rama en rama sin caerse).

Dos años después, en 2015, su empresa creó a ELIoT (que viene de Energy-Light-Internet of things), un poste de alumbrado público que permite tener acceso a internet y compartir contenidos educativos de manera offline en estas comunidades.

ELIoT, escrito así con mayúsculas y una minúscula, les permite a las comunidades más apartadas conectarse con el mundo y tener acceso a la información.

Uno de los proyectos más importantes que hemos realizado fue en Santa María del Darién. Allí conectamos a más de 500 personas. Además, tenemos otra comunidad de 805 personas en Siapana (La Guajira) y la de Yunguillo (Putumayo), que atiende a más de 1.600 en 4 cabildos”, recuerda Herrera.

(Lea también: El cambio climático y la casa de Humboldt en Ecuador).

Imaginación

El arma más poderosa que tenemos es la capacidad de crear y de imaginar un futuro posible diferente, que transforme la realidad de quienes más lo necesitan. Sin imaginación solo seríamos máquinas que replican tareas, pero que no dan soluciones”, respondió.

El mayor sueño de este destacado emprendedor colombiano es dejarle un legado de luz no solo a Colombia, sino al mundo. “Mi propósito es ser luz para el mundo”, afirma.

GLORIA HELENA REY
Para EL TIEMPO

Más noticias

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.