Jóvenes que no ceden: el año del activismo ambiental

Jóvenes que no ceden: el año del activismo ambiental

El 2019 fue el año en que las movilizaciones ambientales se consolidaron. ¿Qué ocurrió en Colombia?

Manifestación por el clima en Madrid

Este viernes, miles de jóvenes de diferentes nacionalidades salieron a las calles para exigirle a los gobiernos más ambiciones con sus metas de reducción de emisiones en Madrid.

Foto:

EFE

Por: Redacción Medioambiente
06 de diciembre 2019 , 05:44 p.m.

El descontento de los jóvenes sigue avivando masivas movilizaciones en todo el mundo. Mientras en Colombia cientos de jóvenes convocaron a varias masivas manifestaciones pacíficas en el marco del paro nacional, en Madrid, durante la Conferencia de las Partes (COP25), miles de manifestantes salieron a las calles a exigir cambios profundos para contrarrestar los efectos de la crisis climático.

Nuevamente las organizaciones Fridays For Future (FFF) y Extinction Rebellion salieron a las calles para dar un “ultimátum a la clase política”, como ellos lo han llamado, ya que después de casi 30 años de cumbres climáticas, aún no se han tomado acciones concretas. En la manifestación estuvo presente la reconocida activista, Greta Tunberg, quien dio uno de sus particulares discursos.

“Creo que hemos conseguido un montón de cosas. El poder de la gente se ha incrementado. Hemos generado opinión y eso es un gran paso en el camino correcto, pero -por supuesto- no es suficiente. Los efectos del cambio climático están incrementándose desde 2018, desde luego no hay una victoria”, dijo la joven al final de la manifestación.

(Le puede interesar: En imágenes: así fue la marcha por el clima en Madrid)

El 2019 fue el año en que las movilizaciones, en especial ambientalistas, se consolidaron. Marchas como las del 15M, el 27S y el 70 y esta última, 6D, reflejan que la colaboración entre ecologistas, científicos, estudiantes, académicos y líderes sociales han articulado un movimiento que espera acciones radicales de sus estados.

Una fuerte voz que ha llegado a los oídos de las Naciones Unidas, pues durante la Conferencia de las Partes (COP25) en Madrid, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, hizo un reconocimiento a quienes mantienen la presión en las calles para exigir un cambio real.

Manifestación por el clima en Madrid

Al finalizar la manifestación de este viernes, Greta Thunberg dio su discurso a los marchantes. "El cambio viene os guste o no", dijo hoy a los políticos la activista climática.

Foto:

EFE

“Su activismo y su preocupación pueden movilizar a toda la sociedad y allá donde vaya la sociedad, lo políticos y los negociadores tendrán que seguirla. Por lo tanto, lo que les pido es claro: Mantengan la presión, no se rindan, no cedan”, dijo.

Dos de los movimientos más fuertes son Fridays For Future y Extinction Rebellion.

El primero fue creado por estudiantes para apoyar las manifestaciones de Greta Thunberg ante el Parlamento de Suecia cada viernes, y al que hoy se han sumado cientos de jóvenes en todo el mundo. Las imágenes de niños y niñas, incluso menores de cinco años sosteniendo pancartas de “Es hora de actuar ya. Nuestros mundo enferma”, le han dado la vuelta al mundo.

Pero más allá de lo mediático, este tipo de activismo pacífico y creativo ha llevado las discusiones científicas y técnicas a las calles, logrando que la presión social incite a los gobiernos a tomar acciones como la decisión que tomó el Parlamento Europeo de declarar a los estados de la Unión Europea en emergencia climática.

(Le sugerimos: Manada de osos polares flacos y hambrientos puso en alerta a una aldea)

El segundo, Extinction Rebellion, una organización transversal y sin jerarquías que nació en el Reino Unido en 2018 usa la interrupción masiva no violenta para aumentar la conciencia sobre el cambio climático y forzar a los gobiernos a implementar políticas ambientales.

Entre sus acciones más conocidas ha sido la manifestación en abril cuando bloquearon las calles de Londres dejando como resultado a más de 1.000 personas arrestadas. A diferencia de FFF, estos son más arriesgados, ya que incluso han realizado plantones en centrales eléctricas y minas. También han llegado más lejos, pues lograron que el Reino Unido declarar la emergencia climática.

Para Manuel Rodríguez, exministro de Medio Ambiente de Colombia, el movimiento ambiental en el mundo ha ido evolucionando -aunque el actual es más mediático- aún no ha tenido mayores logros, ya que en contra parte ha surgido un movimiento empresarial muy fuerte en contra del cambio climático.

“En una época tuvieron mucha influencia. Por ejemplo, en los 60, ayudaron a formular leyes sobre el agua, el aire, con la creación de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Aunque ahora son más grandes y mediáticas, tienen muy poco poder político”, dijo Rodríguez.

Aun así, lo inusual de estos movimientos, es que además de que estas acciones se han replicado en donde hay fuertes restricciones a las movilizaciones sociales como Rusia, también se han adaptado en Latinoamérica en donde la preocupación por la crisis climática aún no mueve masas.

Los movimientos ambientalistas en Colombia

Para el caso de Colombia, el mensaje de justicia climática se ha adaptado a las problemáticas ambientales de la región.

Así lo ha hecho el movimiento de jóvenes Pacto X El Clima, pues pese a que sus fundadores pertenecen a FFF (Colombia), sus peticiones son distintas: “luchar por la deforestación y por el respeto a la vida de líderes ambientales y minoría étnicas”, explicó Juan José Guzmán, integrante de FFF Colombia y uno de los fundadores de Pacto X El Clima.

“Bajo la misma idea de FFF, nos apropiamos de los problemas ambientales del país y enviamos un mensaje de justicia social a través de manifestaciones, en redes sociales y en eventos que hemos hecho con organizaciones más conocidas como Greenpeace y el Pnud”, agregó Guzmán.

Pese a que estos movimientos en Europa han logrado convocar a más de 10.000 manifestantes, en el caso de Colombia las protestas de los ambientalistas no han sido multitudinarias.

“En Latinoamérica tiene otra connotación la marcha, mientras en Europa los niños marchan para que se respete el futuro de su planeta. En Colombia, por ejemplo, marchamos por las reformas laborales, por la educación. A eso se le suma que marchamos sin garantías de seguridad”, dijo Guzmán.

Sin embargo, en esta dos últimas semanas los ambientalistas han ganado terreno político gracias al paro nacional. Más de 100 organizaciones sociales y líderes tuvieron dos reuniones sin precedentes con el presidente Iván Duque en el marco de las masivas manifestaciones de los últimos días.

En esta Conversación Nacional, como la ha llamado el Gobierno Nacional, los ambientalistas expresaron sus preocupaciones en temas referentes a fracking, minería, agua, asbesto y plástico de un solo uso. Pese a que algunos -los más radicales- se retiraron de esta mesa, el ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, aseguró que de este diálogo recogieron 70 propuestas que serán analizadas por el Estado.

Pero más allá de estas propuestas, esa reunión reveló dos caras del ambientalismo colombiano: los que rechazan el fracking, uno de los temas que más genera indignación en el país, y los que aseguran que es un problema menor.

“Es interesante ver cómo el fracking se volvió la bandera del paro nacional. Si le preguntas a cualquier ciudadano cuáles son los principales problemas ambientales de Colombia, seguro va a decir fracking y realmente es un problema menor en la agenda ambiental. El tema más crítico hacia el futuro para resolver el cambio climático es cómo transformamos la agricultura y la ganadería, y de eso no hay ni una palabra en el pliego de peticiones”, dijo Rodríguez, quien estuvo presente en la mesa de diálogo con el presidente.

Y es que uno de los jóvenes que decidió levantarse de la mesa de diálogo fue Carlos Andrés Santiago, miembro de la alianza Colombia Libre Contra del Fracking. Santiago le preguntó al presidente si iba a prohibir el fracking en Colombia y al no obtener respuesta, aseguró que el presidente no tenía voluntad política para discutir estos temas y salió del recinto.

Aunque esa acción evidenció que no hay acuerdo entre los ambientalistas en ciertos temas, hay otros manifiestos que los une, como exigir la firma del acuerdo de Escazú, una petición que se puso nuevamente sobre la mesa hoy en la segunda reunión con el Gobierno. 

Medioambiente

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.