‘El principal enemigo del desarrollo sostenible es la codicia’: Sachs

‘El principal enemigo del desarrollo sostenible es la codicia’: Sachs

El economista estuvo en Colombia inaugurando el Centro de los ODS para A. Latina y el Caribe.

Jeffrey Sachs

El economista Jeffrey Sachs, en la inauguración del Centro ODS, en la Universidad de Los Andes.

Foto:

Felipe R. Cazares

Por: Tatiana Pardo Ibarra
21 de septiembre 2018 , 08:31 p.m.

El reconocido economista estadounidense Jeffrey Sachs hizo una visita rápida a Colombia este viernes, con dos propósitos particulares. El primero, inaugurar el Centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para América Latina y el Caribe, con sede en la Universidad de Los Andes, y cuyo propósito es contribuir, desde la academia, a la discusión de cómo transitar por una senda de desarrollo sostenible durante los próximos años, además de ayudar a formar nuevos líderes jóvenes interesados en tener voz dentro de estos escenarios regionales.

Aprovechó también para llamar la atención, como lo suele hacer cada que tiene la oportunidad, sobre el momento crucial por el que atraviesa el planeta. Instó a los políticos, científicos, empresarios y actores de la sociedad civil a abrazar tres ideas transversales al desarrollo sostenible: desarrollo económico, justicia social y sostenibilidad ambiental.

“No tenemos más tiempo. No podemos gastar otros 20 años para cumplir con los ODS. Hay que hacerlo ya”, dijo Sachs, para luego mostrar su preocupación por “la extinción masiva de especies, el cambio climático y la contaminación”.

EL TIEMPO habló con este experto, quien además lidera la Red de Soluciones del Desarrollo Sostenible desde la Secretaría de las Naciones Unidas.

¿Usted tiene esperanza en que podamos cumplir con el Acuerdo de París y las metas planteadas al 2030?

Bueno, ahora todo es muy difícil porque el presidente Donald Trump está absolutamente en contra de lo que tenemos que hacer para avanzar. Él es un ejemplo de ignorancia y políticas corruptas. La industria petrolera domina las políticas estadounidenses y Trump no cree en reglas, en procesos y negociaciones internacionales, por lo que es una personalidad peligrosa. Los poderosos son los que menos están sufriendo los efectos del cambio climático, y hay gente muy irresponsable tomando las decisiones. Esto es un asunto muy serio.

¿Pero con el líder de la potencia económica por fuera, es posible evitar que la temperatura del planeta aumente 2°C?

Soy más pesimista. Estados Unidos en este momento son dos mundos en uno. Pero también hay un gran esfuerzo por parte de otros actores de decir: ‘No, no somos el presidente Trump. No queremos dejar el Acuerdo de París. Él no nos representa a nosotros, ni representa el futuro, ni a la ciencia’. Así que esto es lo que estamos intentado decir dentro de nuestro país pero también al resto del mundo. Tenemos que lidiar con esto porque es la realidad y hay que hacerlo ya porque no tenemos tiempo.

Trump es tan irresponsable que incluso dice este tipo de cosas cuando los huracanes llegan con toda su fuerza a Estados Unidos, y destruyen lugares y matan gente, y él solo sigue negando el cambio climático; eso solo hace parte de su inestabilidad mental, clínicamente hablando.

Donald Trump está absolutamente en contra de lo que tenemos que hacer para avanzar. Él es un ejemplo de ignorancia y políticas corruptas

¿Cuál es el principal enemigo del desarrollo sostenible?

La codicia. Cuando las personas o las empresas son codiciosas destruyen el ambiente y promueven la injusticia y la desigualdad. El principal amigo de la sostenibilidad, en cambio, es la justicia, entre nosotros, con la naturaleza y con las futuras generaciones. Así es como vamos a resolver todos estos problemas que ya vemos.

¿De los 17 ODS que hay, cuál cree que es el más importante, el pilar?

Creo que son los ODS 3 y 4: Salud y bienestar, y educación de calidad. La educación es lo más importante para que las personas construyan capacidades y estén preparadas para el futuro, y los gobiernos tienen una gran responsabilidad de asegurar que cada niño, desde la primera infancia, tenga la oportunidad de alcanzar todas sus aspiraciones.

Muchos trabajos van a desaparecer por las máquinas, especialmente en la agricultura y la manufactura. Es necesario preparar personas con las habilidades necesarias para el siglo 21 y fortalecer la innovación.

La educación es lo más importante para que las personas construyan capacidades y estén preparadas para el futuro

Hablamos mucho de cambio climático, ¿pero qué aspectos son los que deberían preocuparnos más?

Cuando nos referimos al medioambiente hay dos grandes aspectos que debemos tener en cuenta: primero, es necesario cambiar nuestro sistema energético a uno descarbonizado y más bien concentrarnos en las energías renovables, solar o eólica, que son la llave del futuro.

Segundo, hay que manejar nuestra tierra apropiadamente, sin que acabemos con el Amazonas, por ejemplo, y contaminemos y degrademos los suelos. Un manejo sostenible de la tierra (respetando la naturaleza) y la transformación energética son los dos pilares para la protección ambiental.

Tenemos que encontrar el lenguaje político, social y económico para decir ‘no’. América Latina es la despensa agrícola del mundo, sería fácil hacer dinero, ¿pero a qué costo lo piensan hacer?.

TATIANA PARDO IBARRA
tatpar@eltiempo.com
Twitter: @Tatipardo2

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.