Jabones artesanales para el cuerpo y el alma

Jabones artesanales para el cuerpo y el alma

La familia Cancino Revelo creó Terragua pensando en el medio ambiente y en las personas.

Terragua, jabones artesanales

Marta Lucía Revelo y el diseñador Germán Cancino y sus hijos hicieron de Terragua su proyecto de vida.

Foto:

Cortesía Terragua

Por: NATALIA DÍAZ
01 de marzo 2019 , 10:16 p.m.

Hace unos años, la arquitecta Marta Lucía Revelo y el diseñador Germán Cancino decidieron construir un nuevo estilo de vida lejos de la ciudad.

A Aguabuena, su finca ubicada en el municipio de Ráquira, llegaron con sus dos hijos pequeños a diseñar una manera totalmente sustentable de vivir. Pusieron sanitarios secos, trataron las aguas grises, dieron un manejo a los residuos orgánicos y montaron sus propios cultivos para comer natural y sano. “Y queríamos utilizar parte del agua que usábamos en la ducha para regar las plantas, pero salía contaminada por el jabón”, cuenta Marta.

Comenzaron a buscar alternativas biodegradables, pero no encontraron en el mercado lo que querían. “Hay muchos que son biodegradables pero no naturales. Para nuestra familia es vital la protección y conservación del agua”, dice Germán.

Así que decidieron hacer sus propios jabones y asegurarse de que tuvieran las dos características. Esos jabones artesanales también fueron regalos para los amigos, quienes quisieron seguir usándolos y así se fue creando un negocio que pronto se llamo Terragua, en el que trabajan junto a sus hijos, y que recientemente abrió una tienda en Villa de Leyva.

El emprendimiento casó perfecto en su nuevo modelo de vida, pues sus jabones, sales de baño, aceites esenciales y espráis son libres de químicos de síntesis, colorantes y fragancias artificiales, conservantes y parabenos. Además, están hechos aprovechando las propiedades benéficas de plantas y árboles como la ruda, la cúrcuma o el enebro, pasando por cítricos como la lima, la mandarina y la naranja, y las esencias herbales de la melisa, limonaria, albahaca, caléndula, manzanilla o el jengibre.

Marta Lucía y Germán aseguran que su propuesta es la expresión concreta de un proceso de búsqueda, crecimiento y evolución personal, realizado con el rigor académico de su formación, al que con el paso del tiempo fueron integrando el saber ancestral de tradiciones espirituales y filosóficas de Oriente, Occidente, así como de nuestro mundo indígena.

La idea es que cada producto se elija no solo por su afinidad aromática o beneficio dermocosmético, sino también de acuerdo con un propósito personal determinado por las propiedades energéticas y vibracionales aportadas por las plantas.

Nuestros jabones proporcionan los medios para trabajar aspectos físicos o emocionales como protección y voluntad, limpieza energética; o buscar fuerzas generadoras de renovación, sincronía, paz interior, o bien trabajar el amor propio o el desapego”, afirman. Pero sobre todo llevan un mensaje: “Que se puede ser feliz y exitoso haciendo lo que se ama”.

NATALIA DÍAZ

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.