Hallan por primera vez en Buenaventura a cuatro elefantes marinos

Hallan por primera vez en Buenaventura a cuatro elefantes marinos

El avistamiento es inusual ya que es común ver a esta especie en zonas templadas, como la Patagonia.

Elefante marino

Los elefantes marinos fueron avistados por pobladores desde el 30 de diciembre pasado.

Foto:

Archivo Particular

Por: Daniela Gallo Hidalgo
08 de enero 2020 , 09:20 p.m.

Por primera vez en Buenaventura, en la desembocadura del río Yurumanguí, fue avistada una familia de cuatro elefantes marinos. Un hallazgo que tiene sorprendidos a los pobladores de esta región del país, ya que esta especie vive comúnmente en zonas del norte, hacia Estados Unidos, o del sur, hacia la Patagonia.

El primer avistamiento de la especie fue por parte de los pescadores de la comunidad de Yurumanguí, el pasado 30 de diciembre. Posteriormente, los habitantes informaron a la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) de la existencia de otros tres más.

Biólogos marinos de esta Corporación hasta el momento han confirmado uno de los cuatro avistamientos.

(Lea también: ¿Cómo y por qué se producen las heladas?)

Elefante marino

Los machos pueden alcanzar los 6 metros o más de largo y hasta cuatro toneladas de peso, mientras que las hembras no superan los 3 metros y los 900 kilogramos.

Foto:

Archivo Particular

Edward Sevilla, biólogo marino de la CVC, dijo que hasta ahora en los recorridos que han hecho en la zona solo han podido ver un elefante marino. Y se encuentran haciendo un monitoreo para registrar a los demás.

Además agregó que los ejemplares encontrados, de acuerdo con los registros, “miden tres metros y en su mayoría se encuentran saludables, a excepción de uno que se cree está golpeado debido al contacto con pescadores”.

Ante esta situación que tiene a las autoridades ambientales sorprendidas, Sevilla explicó que la llegada de esta especie a las costas del río Yurumanguí es resultado del cambio climático, específicamente el cambio que las temperaturas han generado en las corrientes marinas.

“Hay un cambio en las corrientes marinas de la zona sur, en la Patagonia chilena (cruces entre unas corrientes con otras), lo que ha podido influir en que estos animales hayan tomado una ruta diferente a la habitual y hayan llegado a esta región”. Sin embargo, recalcó que están en un proceso para verificar si el arribo de los elefantes marinos efectivamente se debe a eso.

El experto también añadió que los elefantes marinos suelen confundirse con leones marinos, los cuáles son comunes en la región porque son más tropicales.

Aclaró que los elefantes marinos “habitan en climas más templados y suelen encontrarse al sur en zonas como la Patagonia chilena o argentina, las islas Malvinas y, al norte, en Estados Unidos o en México”, y que por ello, encontrarlos en esta región colombiana es inusual.

Con este hallazgo se completarían dos avistamientos de elefantes marinos en el Pacífico colombiano. De acuerdo con Edward Sevilla, el primero ocurrió hace año y medio en Chocó.

Los machos pueden alcanzar los 6 metros o más de largo y hasta cuatro toneladas de peso, mientras que las hembras no superan los 3 metros y los 900 kilogramos. Sevilla dijo que aún no saben si los animales son de la especie del sur o del norte, pues la única forma de verificarlo es a través de un análisis genético que en el momento no es fácil de realizar.

Con este hallazgo se completarían dos avistamientos de elefantes marinos en el Pacífico colombiano. De acuerdo con Edward Sevilla, el primero ocurrió hace año y medio en Chocó. “Se encontró un sola especie de elefante marino, la cual suponemos tenía bajo peso, debido a su contextura; en ese momento, tampoco pudimos hacerle un análisis real para saber de dónde venía, y conocer sus características, debido a que toda la información obtenida fue mediante las fotografías que la comunidad nos remitió”.

En el momento, no realizarán ningún proceso de traslado, solo jornadas de educación ambiental con la comunidad para explicarles que, con el fin de proteger su hábitat, no deben acercarse demasiado a ellos, ya que según la CVC, “aunque el elefante marino no se caracteriza por atacar a humanos, tiene una mordida que puede ser peligrosa”.

Por último, la entidad la recomendó a los pobladores no deben darles comida y tomar fotos en silencio. Además, “le explicamos a los pescadores que deben evitan usar mallas en el mar para no lastimarlos”, dijo Sevilla.

DANIELA GALLO HIDALGO
PARA EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.