Voluntad política, factor crítico para afrontar la contaminación

Voluntad política, factor crítico para afrontar la contaminación

Medellín y Bogotá están en alerta por mala calidad del aire. Insisten en aplicar normas existentes.

Contaminación del aire en Bogotá

Según el Ministerio de Ambiente, en Colombia circulan unos 200 mil vehículos pesados diésel. Es decir, autos que tienen más de 20 años y siguen en las vías

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Por: Medioambiente
10 de marzo 2019 , 01:12 a.m.

Los niveles de contaminación del aire por encima de parámetros tolerables para la salud humana llevaron esta semana a las autoridades de Bogotá y Medellín a declarar la alerta ambiental, situación que demuestra la urgencia de medidas efectivas para enfrentar una problemática que golpea las dos principales ciudades del país.

En el mundo, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), nueve de cada 10 personas están inhalando, cada día, un aire nocivo, un coctel tóxico que causa ocho millones de muertes anuales, más que el sida, la tuberculosis y la malaria, o lo que sería lo mismo, 15 veces más que todas las guerras, el terrorismo y otras formas de violencia ¡juntas!

La polución es uno de los enormes desafíos que enfrenta este siglo, un problema que afecta la salud de miles de millones de personas –en especial, a los más vulnerables–, trunca el desarrollo económico y la productividad de los países, exacerba la pobreza, afecta los ecosistemas naturales y genera significativos costos para el sistema sanitario.

Frente a este escenario, la gran pregunta es: ¿qué tenemos que hacer para mejorar esta situación?

Para el profesor Ricardo Morales Betancourt, del departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de los Andes, es “imperativo imponer estándares de emisión más exigentes a la flota de transporte y de carga en Colombia, y renovar los vehículos obsoletos que aún circulan por las ciudades”.

El experto insiste en que muchos de los vehículos que hoy transitan por nuestras calles están prohibidos en Europa y Norteamérica por sus altos niveles de emisión. Son nocivos.

En Colombia, aproximadamente un 80 por ciento de la contaminación del aire proviene de fuentes móviles (camiones, volquetas, motos, buses y taxis) y el 20 por ciento restante, de fuentes fijas (chimeneas, industrias, incendios y minería).

Según el Ministerio de Ambiente, actualmente hay unos 13 millones de vehículos, y el 5 por ciento son pesados diésel, los famosos ‘chimenea’, es decir, unos 200.000 autos que tienen más de 20 años y siguen andando.

Por eso, Jorge Alexánder Bonilla, Ph. D. en Economía de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), insiste en que el principal problema de este país “se llama diésel”, pero lo más difícil para mejorar la calidad del aire en Colombia son tres cosas: “Voluntad política, coordinación interinstitucional y aterrizar las políticas nacionales a la esfera local”.

Lo mismo opina Johnattan García Ruiz, investigador de la Escuela de Salud Pública de Harvard. Para él, puede existir una gran lista de soluciones, pero no sirve de nada si los políticos no tienen interés en ejecutarlas.

Es imperativo imponer estándares de emisión más exigentes a la flota de transporte y de carga en Colombia

“El problema de la calidad del aire no radica en que no sepamos qué hacer para mejorarlo, es que teniendo una ruta de acción no estamos actuando con la determinación que se requiere. Pareciera que estuviésemos esperando una situación de extremo riesgo ambiental para tomar las medidas que hoy ya podríamos estar ejecutando. Fallamos en la ejecución, en el monitoreo y en la evaluación de los planes. Estamos perdiendo tiempo”, advierte García.

Lo preocupante, más allá de las alertas en Bogotá y Medellín, las dos ciudades más contaminadas del país, es que hay 46 municipios en Colombia que en este momento no cuentan con estaciones de monitoreo. La gente que vive en Cúcuta, Buenaventura, Sincelejo, Riohacha, Tuluá, Tunja, Barrancabermeja, Girón, Apartadó y Florencia, por dar algunos ejemplos, no tiene ni idea de en qué condiciones se encuentra el aire que entra a sus pulmones.

Asimismo, Luis Jorge Hernández, profesor asociado de la Universidad de los Andes y experto en salud pública, señala que hay que empezar dando un paso básico: cumplir la resolución 2254 de 2017, en la cual se regula la calidad del aire en Colombia y se establece la obligatoriedad de planes de descontaminación.

“El país debe tomar en serio el problema. En el Plan Nacional de Desarrollo se sigue insistiendo en la revisión técnico-mecánica, pero no hay medidas estructurales. Se está perdiendo una oportunidad. No hay una visión futura de cero combustibles fósiles hacia 2030-2040; mientras que Chile ya la tiene al 2040, y México y la Unión Europea, al 2030”, señala el experto.

Otros expertos sugieren que es importante poner fin a los subsidios y exenciones fiscales para los contaminantes, recompensar el reciclaje, fomentar el transporte público e incluir el carbón en el impuesto nacional al carbono.

Por ejemplo, en una investigación liderada por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) –en la que se señala por primera vez la relación entre la longitud de la red de carriles para bicicleta, el tipo de transporte seleccionado por las personas y los impactos asociados en la salud– se encontró que “si en las 169 ciudades estudiadas la bicicleta fuera seleccionada en el 24,7 por ciento de los desplazamientos, se podrían evitar más de 10.000 muertes prematuras al año”.

Teniendo una ruta de acción no estamos actuando con la determinación que se requiere

Países más contaminados

El informe ‘IQAir AirVisual’, realizado en colaboración con Greenpeace y presentado esta semana, deja ver que el problema de contaminación del aire no conoce de fronteras. Santiago de Chile (en el puesto 20), Lima (en el 22), Ciudad de México (en el 30) y Bogotá (en el 44) son las capitales más contaminadas de Latinoamérica. En la clasificación por países, Colombia se ubica en el puesto 50, mientras que Bangladés, Pakistán, India, Afganistán, Baréin, Mongolia y Kuwait se llevan la peor tajada.

“Las principales fuentes de emisiones que contribuyen a la contaminación en todos los países son: la agricultura, el transporte con vehículos ineficientes y los estándares de combustible, así como la quema de biomasa para la calefacción y cocción doméstica y comercial”, señala el estudio.

MEDIOAMBIENTE
En Twitter: @ElTiempoVerde

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.