El futuro de los jóvenes activistas climáticos

El futuro de los jóvenes activistas climáticos

Sus protestas alarman sobre el cambio climático, pero deben adoptar objetivos de política realistas.

Protestas en la COP25

Cientos de jóvenes protestando la noche del viernes en la plaza de Cibeles, en Madrid, donde se celebra la COP25.

Foto:

Cristina Quicler / AFP

Por: Daron Acemoglu - Project Syndicate
08 de diciembre 2019 , 01:15 a.m.

El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera ha provocado que las temperaturas de superficie promedio a nivel global aumentaran casi 1 °C en los últimos cien años. No hay dudas en la comunidad científica de que estos cambios son una consecuencia directa de la actividad humana. Sin embargo, parece cada vez más improbable que estemos en condiciones de reducir lo suficiente las emisiones de GEI como para frenar y luego revertir el calentamiento global.

Se espera que los costos de esta incapacidad –aumento del nivel de los océanos, desplazamiento masivo de población, episodios de condiciones climáticas extremas más frecuentes y propagación de nuevas enfermedades infecciosas– sean catastróficos, aun sin considerar los ‘riesgos de eventos excepcionales’ verdaderamente apocalípticos identificados por el difunto Martin Weitzman, de la Universidad de Harvard. Y muchos de los costos serán asumidos por los jóvenes de hoy.

En esta situación, ¿la ‘huelga por el clima’, un movimiento internacional de estudiantes y activistas jóvenes, podría ser la solución? Sí y no. El mundo –particularmente Estados Unidos– necesita un llamado de atención. Hay que hacer añicos nuestra falsa sensación de confort –alentada por discursos engañosos sobre geoingeniería y otros remedios tecnológicos milagrosos–. Ofrecer respuestas sólidas ante los gigantescos desafíos colectivos siempre ha exigido un compromiso sostenido por parte de los ciudadanos y la sociedad civil.

(Le puede interesar: Colectivos de jóvenes activistas reclaman participar en las decisiones sobre la crisis climática)

Pero la transformación social también exige nuevas leyes, normas e incentivos. Sin una legislación relevante, las empresas y los individuos no cambiarán su manera de actuar. Y sin la aparición de nuevas normas, las empresas siempre encontrarán maneras de evadir las nuevas leyes. La legislación y las normas, por lo tanto, deben trabajar en conjunto para establecer nuevos incentivos de larga duración.

La indignación manifestada por los jóvenes activistas climáticos de hoy podría impulsar un cambio en las normas globales. Pero la ola actual de activismo tendrá que ser traducida en un movimiento político organizado que pueda rivalizar con el poder de la industria de los combustibles fósiles, quizá fusionándose con los partidos verdes existentes o tomando el control de estas agrupaciones. El desafío para los activistas es elevar las preocupaciones climáticas por sobre todas las demás cuestiones, para que la gente apoye las políticas destinadas a reducir las emisiones de GEI sin importar sus prioridades económicas, sociales y culturales. Solo entonces podrá desplazarse el centro de gravedad político de la cuestión.

Tal como están las cosas, la mayor debilidad del movimiento juvenil actual es que no tiene una agenda coherente para descarbonizar la producción económica. De hecho, muchos activistas jóvenes consideran que los mercados y el crecimiento económico son parte del problema. Después de todo, la industria de combustibles fósiles por mucho tiempo ha apelado a los principios del libre mercado cuando hacía 'lobby' contra los impuestos y la regulación del carbono.

El mercado como aliado

Pero el mercado podría ser un arma poderosa para combatir el cambio climático. De hecho, no hay ninguna razón para pensar que el crecimiento económico deba ser una víctima de la acción climática. Un impuesto al carbono apropiadamente alto fijaría un precio predecible para el daño que las actividades económicas con grandes niveles de emisiones de carbono infligen a la humanidad, alentando así a las empresas y a los hogares a abandonar las actividades que emiten carbono. Y al indicar que el carbono es una amenaza ambiental importante, un impuesto cumpliría la función dual de alentar un cambio normativo.

Sin embargo, si un impuesto al carbono ha de ser efectivo, necesitaría ser mucho más alto que la tasa actual en muchos países, que se basa en un precio implícito de entre 30 y 50 dólares por tonelada de CO2. Y, aún entonces, los responsables de las políticas y los activistas climáticos tendrán que avanzar un poco más. Si bien un impuesto alentará a las empresas a buscar fuentes de energía más limpias, no es un gatillo lo suficientemente poderoso para el desarrollo de tecnologías alternativas de bajo consumo de carbono. Así las cosas, los impuestos al carbono deberían estar complementados con ‘subsidios verdes’ bien diseñados para las empresas y los investigadores que desarrollan tecnologías eólicas, solares y geotermales, y para aquellos que trabajan en nuevas maneras de limitar las emisiones de las tecnologías existentes.

Al igual que los impuestos al carbono, los ‘subsidios verdes’ potencian el poder del mercado. No es casual que la mayoría de los principales avances tecnológicos del siglo XX –antibióticos, tecnología informática, internet, nanotecnología– provengan de gobiernos que lideraron y crearon mercados. Si bien la investigación y los subsidios financiados por el Gobierno fueron instrumentales a la hora de crear los incentivos, poco se habría logrado sin el sector privado. Para ver cómo es un respaldo estatal sin un mecanismo de mercado robusto detrás, consideremos la desastrosa experiencia de la Unión Soviética en los años 1970 y 1980.

La tarea del activismo

Finalmente, los jóvenes activistas climáticos de hoy no deberían suponer que el futuro de la humanidad en este planeta depende de interrumpir o recortar seriamente el crecimiento económico. Una transición a una economía de bajo consumo de carbono, por cierto, requerirá sacrificios. Los argumentos de que un Nuevo Trato Verde puede reducir las emisiones y, al mismo tiempo, impulsar el empleo en el corto plazo no son creíbles. Pero, en definitiva, el crecimiento económico se puede ver beneficiado por políticas verdes bien diseñadas. Es más, las políticas destinadas a enfrentar el cambio climático tal vez no sean sostenibles en ausencia de crecimiento, teniendo en cuenta que las dificultades económicas pueden disminuir el respaldo público de reformas de amplio alcance.

De todos modos, el futuro del crecimiento no puede confiarse en crear productos cada vez más manufacturados. Nuestra tarea es encontrar maneras mejores y más creativas, y que exijan menos recursos, para satisfacer las diversas necesidades de más de 7.000 millones de personas. Una vez que se haya concluido la transición a una economía más limpia, el crecimiento puede continuar sin agravar nuestra huella climática.

Los activistas climáticos tienen razón de pujar para que exista un entendimiento compartido sobre la necesidad de encontrar mejores maneras de producir y consumir energía. Pero, más precisamente aun, necesitamos que el crecimiento económico continúe –y no solo para mantener el respaldo político de una agenda de políticas verdes–. En un mundo donde más de 1.000 millones de personas todavía viven en condiciones de extrema pobreza y donde miles de millones más aspiran a un nivel de vida más alto, una promesa realista de crecimiento compartido será mucho más atractiva que los reclamos para que se frene el progreso económico.

Tenemos con los activistas jóvenes de hoy una inmensa deuda por haber encendido la señal de alarma. Ahora, necesitamos convertir su entusiasmo en una fuerza política institucionalizada, y desarrollar un plan para una agenda económica potente, bien diseñada y productiva. Los mercados no tienen que interponerse en nuestro camino. Por el contrario, podrían ser un aliado poderoso.

DARON ACEMOGLU*
© Project Syndicate
Cambridge
* Daron Acemoglu es profesor de Economía en el MIT.

Los viernes por el planeta

El movimiento ‘Fridays For Future’ (Viernes por el futuro) nació en agosto del 2018, cuando la activista de 16 años Greta Thunberg protestó frente al Parlamento en Estocolmo (Suecia) por la falta de acciones en relación con la crisis climática. De allí nació la invitación para que estudiantes se unieran a protestar cada viernes.

El movimiento, que en poco tiempo se hizo viral, ya ha convocado cinco huelgas mundiales por el clima, la última el viernes pasado, y se ha replicado en más de 90 países. Colombia no es la excepción, al menos 70 municipios se han sumado a las protestas que piden respuestas concretas por parte de los gobiernos, hoy reunidos en la Conferencia de la ONU sobre cambio climático de Madrid (COP25).

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.