Lo que arrojó el informe más detallado sobre humedales en el mundo

Lo que arrojó el informe más detallado sobre humedales en el mundo

Entrevista con la Secretaria General de la Convención Ramsar, Martha Rojas Urrego. 

Humedal Ramsar

En total hay más de 2.300 sitios Ramsar en el mundo, que cubren un área parecida a la de Groenlandia. Están desapareciendo tres veces más rápido que los bosques.

Foto:

Quoi Le Phat/ Ramsar

07 de octubre 2018 , 11:56 p.m.

La escena se repite, una y otra vez: mortandad masiva de peces (toneladas de lisas y mojarras flotando sobre el agua), carreteras mal trazadas, cientos de hectáreas transformadas para abrirle paso a las vacas y búfalos, y presiones por parte de arroceros, palmicultores, bananeros y ganaderos. La laguna costera más grande y productiva de Colombia está en estado crítico y, por consiguiente, la gente que depende de ella también lo está.

La Ciénaga Grande de Santa Marta es la fuente de trabajo, ocio y alimento de unas 15.000 familias que habitan los municipios de Sitionuevo, Puebloviejo, El Retén, Remolino y Salamin, en el Magdalena. Aunque el ecosistema fue declarado reserva de la Biósfera por la Unesco en el 2000 y es el primer humedal Ramsar del país, hoy su condición no corresponde a esas categorías internacionales, por lo que los pescadores vienen reclamando desde hace un buen tiempo que sus derechos al medio ambiente sano, a la vida digna, al mínimo vital, al trabajo, a la alimentación y al agua tambalean fuertemente.

La Ciénaga es uno de los más de 2.300 sitios Ramsar que hay en el mundo; humedales continentales y costeros que cubren más de 12,1 millones de kilómetos cuadrados, una superficie casi tan grande como Groenlandia. La mayoría están en Asia (31,8 por ciento), seguido de América del Norte (27 por ciento) y América Latina y el Caribe (15,8 por ciento).

En esa categoría entran ríos, pantanos, manglares, arrecifes y estuarios, los cuales ofrecen servicios que van desde combustible, comida y turismo, hasta reducción del riesgo de desastres (actúan como barreras) y captación de carbono.

No se sabía lo suficiente de ellos hasta la semana pasada, cuando la Convención Ramsar lanzó el informe más detallado que ha hecho hasta la fecha sobre la situación de los humedales en el mundo. El documento advierte que entre 1970 y 2015 desapareció el 35 por ciento del área de humedales. Esa disminución varía del 12 por ciento en Oceanía al 59 por ciento en América Latina. En otras palabras: se pierden tres veces más rápido que los bosques, dicen los expertos.

Los animales están en riesgo

De acuerdo con la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (que evalúa el nivel de amenaza de extinción de especies de flora y fauna), de más de 19.500 especies dependientes de los humedales en el mundo, una cuarta parte está amenazada de extinción. Las más críticas dependen de los ríos y arroyos.

Los niveles más altos de amenaza de extinción corresponden a las tortugas marinas (el 100 por ciento están amenazadas), la megafauna dependiente de los humedales (un 62 por ciento), los reptiles de agua dulce (un 40 por ciento), los moluscos no marinos (un 37 por ciento), los anfibios (un 35 por ciento), los corales (un 33 por ciento) y los cangrejos de río (un 32 por ciento).

EL TIEMPO habló con la colombiana Martha Rojas Urrego, Secretaria General de la Convención Ramsar a nivel global, sobre los principales resultados del estudio ‘Perspectiva mundial sobre los humedales’.

¿Cuál es el principal mensaje que arroja esta investigación?

Es la primera mirada global que se hace de los humedales, de agua dulce y salada. Ahora conocemos más sobre los valores de estos ecosistemas (suministran agua, ofrecen alimento, energía, purifican el agua, capturan carbono, funcionan como esponjas que ayudan a regular los flujos del recurso hídrico, y son importantes en la resiliencia y mitigación de desastres ambientales, tanto sequías como inundaciones).
Tienen una importante biodiversidad. El 40 por ciento de los animales y plantas del mundo viven o se reproducen en los humedales. Y, además, el valor económico por los servicios que prestan los humedales de agua dulce es cinco veces más que el de los bosques tropicales.

Los humedales se están perdiendo tres veces más rápido que los bosques. ¿Cuáles son los principales motores de ese declive?

Detrás de esta cifra está el hecho de que no se los valora, ni a ellos ni a los servicios que prestan. El cambio en el uso (se drenan y se usan para agricultura, desarrollos urbanos e infraestructuras), la contaminación (más del 80 por ciento de las aguas residuales se vierten en los humedales sin un tratamiento adecuado), la polución (por plástico y fecal), la interrupción en el flujo del agua con hidroeléctricas o desviación de ríos, especies invasores y, por supuesto, el cambio climático.

Desde 1970 se ha perdido un 35% de estos ecosistemas

Dada esta reducción en el área de humedales, ¿cómo se pierde la capacidad de absorber CO2 y de cumplir con el Acuerdo de París?

Los humedales son importantes para el cumplimiento del Acuerdo de París, de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y de las metas de biodiversidad Aichi, pero, además, son importantes en términos de mitigación y resiliencia ante fenómenos climáticos extremos.

Por ejemplo, a pesar de ocupar solo el 3 por ciento de la superficie terrestre en el mundo, las turberas almacenan el doble de carbono que los bosques del planeta. Sin embargo, los humedales de agua dulce son también la mayor fuente natural de metano, un gas de efecto invernadero, especialmente cuando no cuentan con un manejo adecuado.

¿La financiación es el problema?

La financiación siempre es un problema para la implementación. Pero también hay grandes oportunidades para obtener recursos del Fondo Verde para el Clima y del Fondo Mundial para el Medioambiente (GEF).

Los países, de manera individual, han pasado sus contribuciones nacionales -para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y evitar que la temperatura del planeta aumente 2°C- y pueden incluir la conservación y restauración de los humedales en ese plan. Los humedales son una ficha clave para mitigar el cambio climático.

¿Cuál es el estado de los humedales en América Latina?

Hay muchos vacíos de información. Según el informe, el 15,8 de estos ecosistemas está en la región, pero no se tuvo en cuenta, por ejemplo, a los grandes humedales de la Amazonia y el Orinoco. Entre 1970 y 2015 América Latina ha experimentado una disminución del 59 por ciento, principalmente en los muestreados en el Caribe.
En este momento hay 418 sitios Ramsar en la región y de esos 7 son de Colombia. Además, hay otros 5 (los de Bogotá, Laguna de Sonso, Ayapel, Río Bita y Zapatosa) que están en proceso de ser designados por la Convención.

En 2016 vino una comisión internacional a monitorear el estado de la Ciénaga Grande, un ecosistema que, para ser un sitio Ramsar, está en condiciones delicadas ¿Le han hecho seguimiento?

Este sitio Ramsar recoge muchos de los desafíos de los humedales en el mundo. Hay muchos factores unidos que crean una situación complicada que amenaza el carácter ecológico del lugar. Las recomendaciones que hicimos fueron varias, entre ellas que sea incluida en el Registro Montreux.

Nuestro análisis arrojó que se está modificando el sistema hidrológico de la Ciénaga (el aporte de agua dulce de los ríos que vienen de la Sierra se están usando para agricultura y, lo que llega, es con un caudal muy reducido; y al mismo tiempo se ha bloqueado la entrada de agua salada del mar), cambios en el uso del suelo, y una gran sobreexplotación de los acuíferos.

La situación de la Ciénaga solo se puede solucionar si trabajan conjunta y coordinadamente los actores locales, regionales y nacionales; con todos los ministerios involucrados. Hay que cuestionarse cómo se puede trabajar con una planificación integral, mostrar más los beneficios y la importancia de su conservación.

¿Qué temas van a abordar en la Conferencia de las Partes, en Dubai?

El encuentro será en Emiratos Árabes Unidos, del 21 al 29 de octubre. El tema principal es: Humedales para un futuro urbano sostenible, dado que la urbanización es una de las grandes causas de pérdida de estos ecosistemas, pero también para destacar experiencias exitosas de conservación como parte del paisaje y de recreación, como es el caso de Londres.

También se hablará sobre agricultura y humedales, género, paz y seguridad, y carbono azul (el carbono que capturan y almacenan los ecosistemas costeros de manglar, pastos marinos y marismas).

TATIANA PARDO IBARRA
tatpar@eltiempo.com
Twitter: @Tatipardo2

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.