Parques Naturales: el panorama de un país en posconflicto

Parques Naturales: el panorama de un país en posconflicto

Artículos y contenidos relacionados para el especial multimedia.

La situación después de la firma del acuerdo de paz ha planteado escenarios adversos.

https://embed.eltiempo.digital/infografias/2019/01/datos-parques/desktop/

Durante más de 50 años, los parques nacionales colombianos fueron escenarios que sufrieron la violencia del conflicto armado. Después del 2016, año en que entró en vigencia el acuerdo de paz con las Farc, eso debía cambiar.

En muchos sentidos, lo hizo: la presencia de turistas, la exploración científica en estos territorios biodiversos, así como la identificación de nuevas especies y fauna aumentaron entre 2016 y 2019. Otros panoramas son desalentadores: estos territorios están enfrentando situaciones adversas con el incremento de la deforestación, la presencia de cultivos ilícitos y la falta de presupuesto.

Ito, el guerrillero botánico de los Yariguíes

Reinaldo Ardila se dedicó a recorrer la serranía para descifrar la riqueza de su territorio.

Ito se quedó con ese apodo por que su hermano mayor Orlando nunca fue capaz de repetir el nombre que le decían sus padres: Reinaldito. Y así lo conocieron siempre sus amigos, sus nueve hermanos; incluso, como comandante y jefe político del frente de guerra nororiental del Eln, esas pocas letras siempre lo identificaron.

Cuatro cosas constantemente estuvieron presentes en la vida de Reinaldo Ardila Gómez, recuerda su hermano Jaime. Un lapicero, una máquina de escribir, una cámara fotográfica y unos binoculares. Los usaba para las exploraciones que hacía entre los paisajes de San Vicente de Chucurí (Santander), donde nació el 26 de febrero de 1956.

¿Cómo es ser un investigador en los parques durante el posconflicto?

El biólogo Esteban Carrillo hizo parte en dos de las expediciones de Colombia Bio.

La entrada en vigencia del acuerdo de paz ha planteado grandes retos para los parques naturales del país, en el incremento de la deforestación y el aumento de cultivos ilícitos. Pero ha generado, al mismo tiempo, nuevas alternativas de exploración científica en lugares donde el conflicto armado hizo presencia y de los cuales no se cuenta con ninguna información de su biodiversidad.

Con la salida de la guerrilla de las Farc de grandes hectáreas de tierra, se plantea la creación de las Expediciones Colombia Bio con el fin de llevar un grupo de científicos de diferentes áreas a recorrer y documentar las especies que alberga el país.

Hallazgos de las expediciones Colombia Bio

La expedición en el Camino de los Andaquíes se realizó entre el 20 de enero y el 10 de febrero de 2017.

Cortesía Esteban Carrillo
Colombia Bio

El proyecto contó con el acompañamiento de Colciencias y el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas, Sinchi.

Cortesía Esteban Carrillo
Colombia Bio

La investigación en Camino de los Andaquíes se llevó a cabo en el Huila y Caquetá.

Cortesía Esteban Carrillo
Colombia Bio

El trabajo que se ha adelantado en las expediciones se realiza en jornadas intensivas de recorridos de hasta 20 días.

Cortesía Esteban Carrillo
Colombia Bio

En las expediciones también se hace revisión de las cámaras trampas que se tienen dentro de los parques.

Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas, Sinchi
Colombia Bio

Los procesos de exploración de estos territorios son exhaustivos y requieren de trabajo constante, largas horas de caminata, registros fotográficos y a mano de las observaciones de la fauna y flora.

Cortesía Esteban Carrillo
Colombia Bio

Antes de comenzar el trabajo científico, se realizó una presentación con los habitantes de la zona sobre el impacto de la expedición.

Cortesía Esteban Carrillo
Colombia Bio

Si es necesaria se usa la trampa de niebla para atraparlas. Se sujetan con cuidado para detallarlas y obtener más datos. Después se liberan.

Cortesía Esteban Carrillo
Colombia Bio

Las expediciones se realizan siempre en compañía de habitantes de la zona.

Cortesía Esteban Carrillo
Colombia Bio

El camino comenzó en el caso de Esteban en Acevedo (Huila), a 1600 m de altura y terminó en Belén de los Andaquíes, a poco más de 300 m de altura.

Cortesía Esteban Carrillo

La comunidad campesina que lucha para ser reconocida en área protegida

En el Parque Munchique, la población quiere cambiar los cultivos de coca por proyectos productivos.

Cuando decenas de familias llegaron a las inmediaciones de El Tambo (Cauca) huyendo de la violencia que se tomaba la región en la década de 1910 nunca pensaron que se iban a asentar en lo que posteriormente se convertiría en el Parque Nacional Natural Munchique.

Nosotros llegamos cuando todo era montaña virgen, llegamos a explotar esas montañas, a abrir, a formar nuestro nivel de vida, porque la mayor parte de nosotros veníamos de una situación en Cajibío y Balboa muy crítica por la guerra. Entonces se llegó buscando una oportunidad de vida”, narra Mildred Campo, líder campesina del corregimiento de La Gallera, dentro de esta área protegida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.