¿Cómo evitar las conductas de caza de nuestros felinos?

¿Cómo evitar las conductas de caza de nuestros felinos?

Aquí algunos consejos para que los estímulos de caza de su gato no lo lleven a prácticas riesgosas.

mascotas

Los felinos domésticos conservan casi intacto su instinto de caza, tal y como lo tienen sus parientes lejanos en la vida silvestre.

Foto:

istock

Por: Gabriel GarcÍa*
11 de octubre 2019 , 10:34 p.m.

Quienes comparten su hogar con mininos quizá en algún momento han sido los destinatarios de regalos como mariposas u otros insectos, e incluso ratones o aves, víctimas de una tarde de aventuras de los felinos domésticos.

Si bien es una conducta frecuente de los gatos, es necesario prestarles atención porque aquello que se inicia como un extraño detalle para el amo puede convertirse en una actividad depredadora que fácilmente se sale de control.

A pesar de haber pasado por un proceso de domesticación, los felinos domésticos conservan casi intacto su instinto de caza, tal y como lo tienen sus parientes lejanos en vida silvestre. Por esta razón nos demuestran todas sus habilidades al dar saltos de un lugar a otro y acechar ferozmente sus juguetes en los momentos de esparcimiento.

Genéticamente llevan este impulso y no responde necesariamente a un estímulo por conseguir alimento, ya que en la mayoría de los casos lo ponen en práctica teniendo el plato de comida lleno o estando satisfechos. Simplemente la oportunidad se presenta y el minino encuentra el momento para convertirse en un hábil cazador.

Los felinos silvestres aprenden las conductas de caza y posterior consumo de la misma de las madres: ellas capturan a su presa y la llevan ante sus crías para que en familia se alimenten. Las crías aprenden que esa es la manera de conseguir alimento.

El caso del felino doméstico es diferente, ya que al estar bien alimentado y satisfecho tiene menos necesidad de salir de caza, razón por la cual estas conductas obedecen a estímulos físicos y cerebrales generados por la curiosidad de lo nuevo, los movimientos y el juego de cazador versus presa.

Además, nuestros gatos de casa nos consideran parte de su familia y por eso quieren contribuir a nuestra alimentación llevando lo que para ellos es un sabroso bocado.

¿Cuáles son los riesgos?

Aunque es una práctica normal, puede ser riesgosa para su salud y la de otros animales con los que convivimos, como al cazar las aves que se encuentran en los alrededores y reducir significativamente su población. Además, al cazar roedores e insectos, los gatos están expuestos a venenos, parásitos, caídas o atropellamientos de vehículos.

¿Cómo evitarlo?

La principal herramienta que tenemos a mano es la educación. Aunque educar a un gato es difícil, no es una labor imposible, y necesitará de paciencia y comprensión para apaciguar los instintos felinos. Es clave que el gato cuente con un entorno seguro y adecuado que le brinde la cantidad necesaria de estímulos de todo tipo a través de juguetes o elementos en casa.

-Juguetes: estos le permitirán al gato estar mentalmente activo y pasar horas de esparcimiento sintiéndose un cazador de vida silvestre, además de permitirnos pasar tiempo con ellos observando cómo saltan de un lugar a otro. En tiendas de mascotas se los puede encontrar de diferentes tamaños, texturas y sabores. También se pueden hacer en casa con hilo, lana, entre otros elementos.

-Escondites: no se necesita invertir mucho dinero comprando elementos para nuestro hogar. Desde una caja de cartón o una bolsa de papel (con huecos que les permitan respirar) hasta túneles en espuma o guacales les llamarán la atención y les brindarán satisfacer la necesidad de observar sin ser observados.

-Superficies elevadas y de diferentes texturas: los gatos aman los lugares altos que les permitan observar el panorama desde otra perspectiva, que tengan texturas llamativas para sus almohadillas digitales y que les posibilite afilar sus uñas. Idealmente se deben ubicar en lugares soleados y seguros para ellos y para nosotros.

Otras medidas son restringir o vigilar las salidas de nuestros gatos para corregir estos comportamientos, brindarles alimentación que supla los requerimientos nutricionales y tener a la mano elementos que produzcan ruido para ahuyentar a los gatos y a sus posibles presas.

GABRIEL GARCÍA- MÉDICO VETERINARIO
PARA EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.