Ciudades más verdes, un sueño que no es para nada imposible

Ciudades más verdes, un sueño que no es para nada imposible

Para hacer más ‘verdes’ las ciudades deberíamos volverlas literalmente de ese color.

7 especies árboles

Los debates sobre cómo ‘enverdecer’ las ciudades suelen reconocer la importancia de una infraestructura sostenible y una planificación urbana inteligente.

Foto:

César Melgarejo / Archivo EL TIEMPO

Por: Pascal Mittermaier - Project Syndicate
16 de febrero 2019 , 09:27 p.m.

¿Cómo luciría una ‘ciudad verde’? ¿Se parecería a Copenhague, con sus altas tasas de transporte en bicicleta y reciclaje? ¿O a Curitiba, en Brasil, con su planificación centrada en el peatón? ¿O quizás a la capital de Etiopía, Adís Abeba, que depende completamente de energías renovables?

En la actualidad, con más del 50 % de la población mundial viviendo en áreas urbanas –proporción que crece rápidamente– la respuesta a esta pregunta dará forma a nuestro futuro. Puede que sea más directa de lo que pensamos: para hacer más ‘verdes’ las ciudades –es decir, menos contaminadas, más eficientes en el manejo de sus recursos y más resistentes en lo ambiental– deberíamos volverlas literalmente de ese color.

Los debates sobre cómo ‘enverdecer’ las ciudades suelen reconocer la importancia de una infraestructura sostenible y una planificación urbana inteligente. Pero a menudo pasan por alto que la infraestructura original del mundo es la misma naturaleza y que soluciones basadas en ella pueden ayudar a las ciudades a abordar algunos de sus mayores retos de planificación, como la polución del agua, la escasez de agua y el calor extremo, todos los cuales están siendo exacerbados por el cambio climático.

Por ejemplo, existen estudios que demuestran que los árboles de la calle pueden reducir la polución del aire –la gran amenaza que afecta la salud humana, especialmente en áreas urbanas, según la Organización Mundial de la Salud– al filtrar material particulado fino, como el que emiten los motores de combustión interna. También son muy efectivos para contrapesar el “efecto de isla de calor urbano”, que puede causar temperaturas peligrosamente altas en verano.

Y plantar árboles puede ser algo particularmente eficaz si se usa con objetivos concretos, como una barrera en caminos muy transitados o áreas industriales, o para proteger zonas vulnerables como escuelas y casas de reposo. Más aún, plantar árboles en vecindarios de menores ingresos y recursos, que a menudo tienen menos cubierta vegetal, puede ayudar a mitigar la desigualdad (reduciendo las tasas de enfermedades respiratorias y su elevado costo económico, por ejemplo).

Plantar árboles puede ser algo particularmente eficaz si se usa con objetivos concretos, como una barrera en caminos muy transitados o áreas industriales

Ciudades esponja

Otro gran reto urbano con el que puede ayudar la naturaleza es el manejo de las aguas. Los materiales que componen las ciudades modernas son en su mayoría impermeables, por lo que no pueden absorber las aguas de lluvia. Como resultado, cuando caen tormentas fuertes, las aguas caídas sobrecargan los sistemas de drenaje, llevando sustancias contaminantes por las calles urbanas hacia los ecosistemas locales. Los jardines de lluvia –pequeños bolsillos de vegetación nativa en depresiones naturales y puntos bajos– pueden solucionar este problema al reunir y filtrar aguas de lluvia para que la Tierra pueda reabsorberla, recargando los acuíferos y aumentando la biodiversidad.

En las ‘ciudades esponja’ chinas, como Shenzhen, los jardines de lluvia, junto con techos verdes y humedales artificiales, ya se están usando para manejar las aguas de las tormentas, con la ayuda de materiales de pavimentación permeables que permiten que el agua filtre hacia el sustrato.

Las intervenciones naturales más allá de los límites urbanos también pueden ayudar a dar respuesta a los retos del manejo de las aguas. En Nairobi, el aumento de la actividad agrícola en la cuenca del Tana Superior causó una cantidad tan alta de sedimentos que redujo los flujos de agua hacia la ciudad, que está corriente abajo. La escasez de agua resultante afectó desproporcionadamente a los residentes más pobres, que a menudo se veían obligados a comprar bidones de agua a precios exorbitantes. También cayó la producción de energía hídrica. Pero hoy, a través del Fondo Hídrico Nairobi-Tana Superior, se combinan recursos estatales y privados para ayudar a los campesinos a implementar prácticas agrícolas más sostenibles, como el uso de cultivos de cobertura, lo que ha permitido no solo mayores flujos de agua hacia Nairobi, sino rendimientos agrícolas más altos. Y esto es importante, porque cerca de la mitad de las ciudades del mundo sufren de escasez periódica de agua.

Puede que las soluciones basadas en la naturaleza no sean suficientes para solucionar todos los retos que enfrenta una ciudad. Las áreas urbanas también pueden necesitar infraestructura construida de manera sostenible y bien diseñada para el manejo del aire y el agua, y sistemas de energías limpias integradas, además de opciones de transporte público eficientes para ayudar a reducir la polución y las emisiones de carbono. Pero las soluciones basadas en la naturaleza ofrecen beneficios que ya no nos podemos permitir ignorar.

PASCAL MITTERMAIER
Autor de este análisis, es el director global para el tema de ciudades en The Nature Conservancy.
© Project Syndicate.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.