Secciones
Síguenos en:
Hay esperanza: las aves y mamíferos que se han salvado de desaparecer
Animales

La ‘echo parakeet’ (‘Psittacula eques’) endémica de la isla Mauricio, pasó de ‘peligro de extinción’ a ‘vulnerable.

Foto:

Jacques De Speville

Hay esperanza: las aves y mamíferos que se han salvado de desaparecer

Sin medidas de conservación, la tasa de extinción  hubiera sido entre tres y cuatro veces mayor.

Muere el último ejemplar de una especie y hasta ahí llegó su existencia en el planeta. Desaparece y solo queda en el recuerdo, en los últimos registros fotográficos, en pinturas, en colecciones biológicas o en museos de historia natural.

(Le puede interesar: Histórico: el Senado le exige a Duque prohibir minería cerca a páramos)

Con la especie desaparecen también algunas de las funciones que cumplen en los ecosistemas. Pero cuando se les sigue la pista, se monitorean, se identifican las causas que conllevan la disminución de sus poblaciones y se inician acciones para conservarlas, la historia toma otro rumbo.

El estudio ‘¿Cuántas extinciones de aves y mamíferos ha prevenido la acción de conservación reciente?’, que revisó las especies de aves y mamíferos reportadas en estado inminente de extinción, encontró que los programas de conservación y las legislaciones que protegen la biodiversidad funcionan: entre 28 y 48 especies que estaban en el riesgo más crítico de desaparecer aún están vivas y se han ido recuperando, como el loro orejiamarillo colombiano, el charrán chino o la cigüeñuela negra neozelandesa, entre las aves, y de los mamíferos, el hurón patinegro de Norteamérica, el lince ibérico o el conejo ribereño surafricano.(También: Septiembre de 2020 fue el más caluroso registrado en el mundo)

Animales

En el 2015, el lince ibérico (‘Lynx pardinus’) pasó de ‘peligro crítico’ a ‘peligro’, al aumentar su población.

Foto:

Nathan Ranc

En el caso del loro colombiano, la especie no se extinguió “por una combinación de medidas de conservación en las tres cordilleras y el hallazgo de nuevas poblaciones en la cordillera Oriental”, de acuerdo con el vicerrector de investigación de la Pontificia Universidad Javeriana y coautor del estudio, Luis Miguel Renjifo.

Para definir las especies por estudiar, los 46 autores del artículo científico, publicado en Conservation Letters, tomaron como base 1993, año en que entró en vigor el Convenio sobre Diversidad Biológica, así como el 2010, cuando se define el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica (más conocido como las 20 metas Aichi), cuya meta 12 indica que para 2020 “se habrá evitado la extinción de especies en peligro identificadas y su estado de conservación se habrá mejorado y sostenido, especialmente para las especies en mayor declive”.(Lea: 'La Anla tomó la mejor decisión': MinAmbiente sobre proyecto de Minesa)

“La tasa de extinción habría sido entre tres y cuatro veces mayor para el período 1993-2020 y entre 12 y 26 veces mayor en el período 2010-2020” si no se hubieran adoptado medidas para salvarlos, concluyen los investigadores.

La información de las listas rojas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que muestra el grado de amenaza de las especies, fue el primer insumo para incluir las especies candidatas. Luego fueron reduciendo la muestra a aquellas que contaban con menos de 250 individuos maduros en 1993, quedando 368 aves y 263 mamíferos.

De ellas identificaron las que tenían amenazas persistentes y alguna medida de conservación vigente: quedaron 48 aves y 25 mamíferos. Con toda la información recopilada, y tras consultar a más de 130 expertos sobre el estado de esas poblaciones y la posibilidad de que se hubieran extinguido de haberlas dejado sin medidas de conservación, quedaron de finalistas 39 especies de aves y 21 de mamíferos.

Entre las acciones para protegerlas, los autores destacan el control de especies invasoras, programas de conservación en los zoológicos, la protección del ecosistema, legislación al respecto y la reintroducción de las especies a sus hábitats naturales.

El estudio podría incluso subestimar los efectos de la conservación, dice Renjifo, porque es posible que otras excluidas de la muestra también se pudieran haber extinguido en el período 1993-2020. “Lo que pasa es que no fueron analizadas porque se escogieron las especies que estaban en la mayor inminencia de extinción”, agrega.(Podría interesarle: La científica colombiana que será premiada por National Geographic)

La afectación a los ecosistemas por la agricultura y la acuicultura, las especies invasoras y la caza son las principales amenazas que sufren aves y mamíferos, es decir, todas ellas son actividades producidas por la actividad humana.

En Colombia, dice María Piedad Baptiste Espinosa, investigadora adjunta del programa de Ciencias de la Biodiversidad del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, “tenemos programas nacionales o estrategias de conservación, siempre guiados por el Ministerio de Ambiente”, para el oso andino, el manatí, el cóndor andino, y otros que agrupan varias especies como el de felinos de Colombia o el de mamíferos acuáticos, por mencionar algunos ejemplos.

Los resultados del estudio “evidencian y hacen tangible cómo contribuyen ciertas herramientas de conservación en aves y mamíferos, lo cual es valioso porque demuestra que han funcionado”, dice Baptiste.(Poblaciones habrían llegado 803 años a. C. a la Serranía de la Lindosa)

Phil McGowan, investigador de la Universidad de Newcastle (Inglaterra) y líder del estudio con su colega Rike Bolam, llamó la atención sobre la tasa de extinción natural, que, dijo, es muy baja comparada con la forma como el planeta está perdiendo especies actualmente por culpa de la actividad humana. “Se estima que la tasa es cien o mil veces mayor a la tasa natural”, afirmó.

Y agregó: “Si la tasa de extinción sigue siendo mucho más alta que el nivel natural de extinción, corremos el riesgo de perder tantas especies que cumplen funciones críticas en nuestro planeta, pérdidas que se pueden sentir a nivel local, regional o potencialmente global, y pueden ser de forma lenta e incremental, en lugar de una sola gran llamada de alarma”.

LISBETH FOG CORRADINE
Editora Pesquisa Javeriana

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.