Secciones
Síguenos en:
Actividad humana fuerza a animales a alejarse de su hábitat para vivir
América del Norte perdió 3.000 millones de aves desd

América del Norte perdió 3.000 millones de aves, casi el 30% del total, debido principalmente a la pérdida de hábitats a causa de la actividad humana.

Foto:

Reuters

Actividad humana fuerza a animales a alejarse de su hábitat para vivir

El desplazamiento de los animales lejos de su hábitat ha aumentado un 70 por ciento.

Que la actividad humana supone una amenaza para la supervivencia de las especies y la biodiversidad, se sabía. Ahora, un estudio científico cifra por primera vez el alcance del impacto de los humanos sobre la vida de los animales, sus movimientos y hábitats, y advierte que las consecuencias son “profundas”.

Para la investigación, los científicos recopilaron y analizaron 208 estudios sobre 167 especies animales a lo largo de 39 años para ver cómo afectaban las perturbaciones humanas sus desplazamientos.

(Le puede interesar: Las especies de aves y mamíferos que se han salvado de la extinción).

Evaluaron especies de todo tipo, desde la mariposa naranja dormilona de 0,05 gramos hasta el gran tiburón blanco de más de 2.000 kilos; en total estudiaron 37 especies de aves, 77 de mamíferos, 17 de reptiles, 11 de anfibios, 13 de peces y 12 de artrópodos (insectos).

Además, los científicos tuvieron en cuenta las actividades que producen cambios en el hábitat de los animales, como la tala de árboles o la urbanización, y otras, aparentemente no tan invasivas, como la caza, la actividad militar o el ocio y el turismo.

(Le puede interesar: Colombia Birdfair, Previniendo la Extinción, ahora en formato virtual)

“Es vital que comprendamos la escala del impacto que los humanos tienen sobre otras especies animales”, porque alterar los movimientos de los animales puede tener consecuencias “profundas” como “mermar sus recursos, sus posibilidades de supervivencia y sus tasas de reproducción, y provocar aislamiento genético e, incluso, su extinción local”, advierte Tim Doherty, ecólogo de la Universidad de Sidney y autor principal del estudio.

La investigación, hecha por científicos de la Universidad de Sídney y la Universidad de Deakin (Australia) y publicada este lunes en Nature Ecology & Evolution, concluye que la caza, los aviones, la actividad militar o el ocio modifican mucho más el comportamiento de los animales y sus desplazamientos que otras acciones humanas como la tala o la urbanización.

“Es vital que comprendamos la escala del impacto que los humanos tienen sobre otras especies animales”, porque alterar los movimientos de los animales puede tener consecuencias “profundas”

Según el estudio, estas perturbaciones “episódicas” provocan un cambio global del 35 por ciento en los desplazamientos (aumento y disminución), mientras que modificaciones del hábitat (como talas, agricultura y urbanización) provocan un cambio del 12 por ciento.

(Lea: Fotos: las 10 especies halladas en la isla Providencia).

El estudio cifra el aumento de los desplazamientos de los animales lejos de su hábitat en el 70 por ciento y las disminuciones de los movimientos de los animales en el 37 por ciento.

Esta “reestructuración global” de los movimientos de los animales provocada por la actividad del hombre tiene impactos potencialmente profundos en las poblaciones de animales, las especies y los procesos de los ecosistemas, advierte el estudio.

Los animales adoptan mecanismos de comportamiento para ajustarse a la actividad humana, como huir o evitar a los humanos, desplazarse más lejos para encontrar comida o pareja, o hallar un nuevo refugio para evitar a los humanos o a los depredadores”, detalla Doherty.

La reestructuración de los movimientos no solo tiene consecuencias directas sobre las especies animales, sino también efectos secundarios que repercuten en importantes procesos ecológicos como la polinización, la dispersión de semillas o la renovación del suelo.

A la vista de los resultados del estudio, Doherty propone mejorar la gestión de la biodiversidad animal, reforzar la protección de los paisajes relativamente poco afectados por el impacto humano, como el entorno marino, y extender la protección legal a más áreas salvajes.

(Recomendado: La pesca lleva al borde de la extinción a tiburones y rayas)

En cuanto al impacto de las perturbaciones “episódicas”, sugiere gestionar “cuidadosamente” actividades como la caza y el turismo en los espacios naturales, especialmente durante los periodos de cría de los animales.

Y “cuando la modificación del hábitat sea inevitable, recomendamos que el conocimiento del comportamiento de los movimientos de los animales sirva de base para el diseño y la gestión del paisaje, con el fin de garantizar los movimientos de los animales”, añade Doherty.

Reducir el impacto negativo de la actividad humana en el movimiento de los animales será vital para asegurar la biodiversidad
en un mundo cada vez más dominado por el ser humano, concluye.

EFE (MADRID)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.